Por qué los Redmi que llegan a España son diferentes a los chinos

Xiaomi abastece al mundo de un set de móviles bastante completo y variado. Estos se dividen entre los lanzados por la propia marca china y las subdivisiones hoy por hoy independientes, POCO y Redmi. Esta última es un caso realmente interesante debido a su metodología de venta.

Los teléfonos móviles vendidos en China siempre han guardado ciertas diferencias respecto a la versión que llega a España. Principalmente, porque los distribuidos en el país asiático no disponen de los servicios de Google, aunque tampoco cuentan con un paquete de idiomas extendido, pues solo puede establecerse el chino o el inglés.

Sin embargo, en Redmi no solo ocurren estas circunstancias, sino que también muestra aspectos diferentes en lo que respecta a las propiedades de sus smartphones, como es el caso del nuevo Redmi Note 11 que está por llegar y que será el sucesor de la serie Redmi Note 10.

Adiós MediaTek

Según la información que ha salido a la luz durante estas últimas semanas, Xiaomi habría optado por la decisión de modificar el procesador de los Redmi Note 11 que llegarán a España. En el caso de los modelos vendidos en China, estos traen consigo una CPU MediaTek Dimensity 810. Por otro lado, la versión Pro de este dispositivo lleva integrado un Dimensity 920.

Snapdragon 778 5G

Si los rumores son ciertos, los terminales de Redmi llegarían con unos semiconductores Snapdragon en el resto de los mercados, entre los que se encuentra España. Los datos apuntan a que podrían ser un Snapdragon 778G para el Redmi Note 11 Pro y un Snapdragon 695 para el modelo base.

Por el momento se desconoce la fecha exacta de su llegada a territorio español, pero se estima que los nuevos teléfonos de la marca se lanzarían durante el primer trimestre de 2022. Una fecha que no se encuentra muy lejos.

Por qué estos cambios

Si bien es cierto que algunas de las alteraciones que sufren los móviles en función del mercado se deben a la legislación del territorio en concreto. Pero las cuestiones relacionadas con este aspecto giran en torno a nociones comentadas en el inicio como la imposibilidad de acceder a las aplicaciones de Google, el idioma o problemas en torno a la conectividad 5G que afecta a las llamadas en Xiaomi.

En lo que a las especificaciones se refiere, este cambio en sus componentes sería únicamente una decisión de la propia empresa por diversos motivos. De hecho, Samsung lleva un tiempo siguiendo una práctica similar, pues varios de sus terminales cuentan con un procesador distinto dependiendo del mercado.

En el caso de Xiaomi, puede que se deba al hecho de apostar por una compañía del mismo país de origen que la compañía, pues MediaTek también proviene de China, mientras que Qualcomm es estadounidense.

¡Sé el primero en comentar!