¿Tu realme X2 Pro se queda pillado? Así puedes descongelar la pantalla

Móviles

El realme X2 Pro es uno de los smartphones de gama alta con mejor relación calidad precio, ha conseguido ganarse un hueco ante el público, pero esto no le deja fuera de problemas. Uno de los más repetidos y que están teniendo que sufrir los usuarios es que el móvil se queda congelado o pillado, algo que tiene solución.

No vamos a negarlo, es uno de los problemas más frustrantes dado que tenemos pocas posibilidades y las soluciones se limitan, aún así vamos a mostrarte diferentes soluciones para recuperar tu realme X2 Pro y seguir disfrutando de todas sus características, entre las que destaca su gran procesador Snapdragon 855+ o la configuración de cuádruple cámara.

Cómo recuperar el realme X2 Pro cuando se queda pillado o congelado

Este error es más habitual de lo que nos gustaría, no solo en realme, también en otros móviles aunque por suerte para nosotros la compañía ha pensado en una solución que en la mayoría de casos funcionará. No importa si el realme X2 Pro se queda pillado o congelado durante el inicio o después cuando estamos utilizándolo, ya sea con una app que se bloquea o en una llamada. Antes de hacer nada, siempre podremos utilizar las combinaciones de teclas, que podrían ayudarnos a reiniciar el móvil entre otras cosas.

realme x2 pro se queda pillado congelado

La solución que nos ofrece realme consiste en mantener los botones de inicio y subir volumen pulsados a la vez durante 8 segundos para reiniciarlo. Al cabo de este tiempo soltamos los botones y el realme X2 Pro se reiniciará sin borrar nada de nuestro móvil y podremos volverlo a utilizar con normalidad.

El problema puede venir de la batería

En el momento que nuestro realme X2 Pro se queda pillado y no podemos hacer nada para utilizarlo, no podemos descartar nada y una de las realidades es que podría ser causa de la batería. Para intentar solucionar este problema y si el anterior método no ha funcionado, debemos conectarlo a la corriente con el cargador y cable originales.

Después de haberlo dejado durante al menos 30 minutos cargando, utilizamos el mismo método que usamos anteriormente. Pulsamos el botón de inicio y subir volumen durante 8 segundos, confiando en que ahora sí se apague y reinicie con éxito.

Haz un Hard Reset si no queda otra solución

Cuando hayamos probado con los métodos anteriores, tendremos  que recurrir al Hard Reset con el que nuestro realme X2 Pro eliminará todos los archivos, fotografías y el resto de datos. Podemos intentar conectarlo a nuestro ordenador a través de un cable USB, pero si no lo detecta, no debemos forzarlo.

realme x2 pro tumbado

Para llevar a cabo del Hard Reset del realme X2 Pro debemos seguir los siguientes pasos:

  • Con el teléfono congelado pulsamos el botón de encender y bajar volumen a la vez.
  • Cuando aparezca el logotipo de realme soltamos ambos botones.
  • Escogemos el idioma inglés.
  • Con las teclas de volumen nos colocamos en Wipe Data.
  • Con el botón de encender aceptamos.
  • Nos colocamos sobre Format Data y aceptamos.

Cuando se hayan eliminado todos los datos y archivos, nuestro relame X2 Pro se volverá a encender como el primer día que lo compramos y podremos volverlo a utilizar sin problemas.

Recomendaciones para que el problema no se repita

Una vez hemo solucionado el problema, tenemos que intentar asegurarnos de que no nos vuelva a pasar y la mejor manera de prevenirlo sin duda alguna es mantener las actualizaciones de nuestro realme X2 Pro al día, evitando que se vuelva a quedar pillado o congelado. Para comprobar las actualizaciones debemos dirigirnos a los Ajustes > Actualizaciones del sistema e instalar las que tengamos disponibles.

También recomendamos mantener las aplicaciones actualizadas en la Play Store de Google y no almacenar demasiadas aplicaciones que no utilizamos. A pesar de contar con 6, 8 o 12 GB de RAM, una de las recomendaciones del fabricante consiste en no mantener demasiadas aplicaciones abiertas a la vez y cerrarlas en la multitarea al menos una vez al día.

Escrito por Rubén De la Calle