¿Tiene algo que envidiar el mejor reloj Amazfit al Apple Watch 7?

Durante los últimos años los relojes inteligentes han ganado una extrema popularidad entre los usuarios gracias al enorme número de funciones que integran y que resultan de gran ayuda durante el día a día. Dos dispositivos de esta índole muy conocidos son por un lado los Apple Watch y por otro los Amazfit.

Los primeros son conocidos por equipar la mejor tecnología hasta el momento, mientras que los otros gozan de reconocimiento por el bajo precio que acostumbran a percibir. Sin embargo, los usuarios desconocen a ciencia cierta los parecidos que existen entre ellos y es que, pese a contar cada uno con un precio alejado considerablemente entre sí, ambos muestran características coincidentes.

Para ello vamos a servirnos de los modelos más actuales de cada marca. En lo que respecta a la empresa de Cupertino, el smartwatch más reciente es el Apple Watch 7; mientras que, por otro lado, la compañía china cuenta con el Amazfit GTR 3 Pro para competir en la gama alta de wearables.

Amazfit planta cara

La fabricante asiática ofrece un catálogo de relojes inteligentes asequibles en su totalidad. Sin embargo, estos cuentan con tecnología punta con la intención de ofrecer una experiencia de gama alta, y lo cierto es que lo consiguen. La diferencia de precio entre ambos modelos es evidente, puesto que el accesorio de Apple cuesta 429 euros frente a los 199 euros del Amazfit GTR 3 Pro, aunque esto no quiere decir ni por asomo que uno muestre un rendimiento mucho más significativo que el otro.

amazfit gtr 3 pro

El dispositivo de la firma oriental equipa una pantalla AMOLED Ultra HD cuya visualización es completamente óptima en todo momento, así como micrófono integrado para realizar llamadas telefónicas desde el reloj. Asimismo, presume de 150 modalidades deportivos y una infinidad de sensores para monitorizar toda clase de información. Propiedades interesantes que no tienen nada que envidiar junto a un diseño circular que no tiene nada que ver con la forma rectangular por el que opta su competidor.

De hecho, hay un factor diferencial que puede influir de forma notable en la decisión del consumidor y es que la batería del smartwatch de Amazfit llega a alcanzar los 12 días de duración. La mitad en el caso de hacer uso de mediciones en tiempo real, GPS u otras funciones. El Apple Watch 7 solo logra alcanzar una media de 30 horas de manera aproximada. El cambio es muy pronunciado y aquí hay un claro ganador.

Un software único

Claro está, el hardware no es lo único relevante a la hora de buscar un reloj inteligente. Un software de calidad es también una faceta que hay que tener en cuenta. Sobre todo si hablamos de watchOS 8, es decir, la versión más moderna del sistema operativo. Como todos sabemos, iOS de iPhone se caracteriza por su fascinante optimización, logrando un programa fluido, sin cuelgues y repleto de posibilidades.

Apple Watch 7

La versión para smartwatches no se queda atrás y ofrece una experiencia rápida como nunca antes. Si bien es cierto que Zepp OS goza de una interfaz limpia y atractiva, pero el gran problema es que no disfruta de aplicaciones por parte de terceros. Esto quiere decir que los parecidos tienen que ver únicamente con las especificaciones de hardware, debido a que, en cuanto a software, la balanza está algo desequilibrada.

La pregunta es si realmente merece pagar esa diferencia de precio. Aquí entran las necesidades del usuario en juego, que deberá decidir en función de lo que realmente busque. Si quieres abstenerte de cargar el dispositivo lo máximo posible, no hay duda de que Amazfit promete una mayor autonomía, aunque si prefieres una experiencia completa queda claro que Apple se lleva la palma.

¡Sé el primero en comentar!