El móvil que permanece cargado durante 15 años y funciona se llama Spare One

Generales

Con la llegada de los móviles táctiles de gran pantalla ha habido un damnificado por excelencia que no es otro que la autonomía. Esto hace que en ocasiones en las que el móvil es vital, la batería no siempre esté disponible. Para esas situaciones llega Spare One.

El Spare One dista mucho de ser un prototipo o una idea genial. Es una realidad tangible que además y como veremos tiene mucho sentido. Para empezar y como hemos comentado tiene carga para estar operativo 15 años ¿es broma? Ni mucho menos. Se trata de un móvil que lleva una pila doble AA en su interior (puede ser una de litio NiMh recargable), que está garantizada por 15 años y que una vez encendida garantiza hasta 10 horas de conversación y 1440 horas en espera (dos meses).

Con todas las funciones

Como cualquier móvil GSM funciona con su tarjeta SIM e incluso puede realizar llamadas al 112 sin necesidad de tarjeta SIM. Para las llamadas de urgencia dispone de un botón central identificado con la señal de emergencia. Además, tiene un teclado numérico que puede tener marcación directa en cada una de sus teclas. Esto hace posible que el móvil se use, por ejemplo, como accesorio del kit de emergencia en un automóvil, llevando el número de asistencia técnica programado en la tecla 1.

Spare one hora de emergencia

El Spare One dispone de dos LED, uno para indicar la autonomía de la batería y dos para saber si tenemos cobertura de red. Como os podéis imaginar las dimensiones son bastante contenidas (120 x 60 x13 mm) igual que el peso, que se queda en75 gramos

Spare one hora de emergencia

Como os podéis imaginar el Spare One, distribuido por Sistemas Avantia Autoparts, es un móvil ingenioso, original y sobre todo útil en lugares y situaciones donde nos hace falta llamar sin más, es el caso de una urgencia o de la práctica de actividades el aire libre. Del mismo modo las personas mayores son otro colectivo ideal para este producto.

Spare one hora de emergencia

 

Escrito por Miguel Ángel Muñoz