Los sensores que no pueden faltar en tu smartwatch

Cada vez resulta menos extraño ver cómo todo el mundo porta en su muñeca un smartwatch. Estos se han popularizado en exceso durante estos últimos años debido a su versatilidad, pues hoy en día puedes encontrar opciones que funcionan como si de un teléfono móvil se tratase.

Uno de los apartados más importantes para los usuarios a la hora de buscar reloj inteligente es la integración de la máxima cantidad posible de sensores. Principalmente, porque gracias a ellos puedes no solo controlar el estado físico de tu cuerpo sin complicación, sino también proporcionan la posibilidad de hacer uso del GPS para guiarnos únicamente a través de este accesorio sin recurrir al smartphone.

Sensores obligatorios

Smartwatch

Si estás pensando en hacerte con esta clase de wearable hay ciertos sensores que debe incorporar de manera obligatoria, pues son de gran utilidad durante el trascurso del día. Justo por este motivo, a continuación, exponemos aquellos que no pueden faltar en tu próximo smartwatch.

GPS

Seguramente hablamos del sensor más popular de los últimos tiempos. La geolocalización se ha convertido en una herramienta fundamental para los smartphones y los relojes inteligentes también suelen incorporarla. Gracias a ella el dispositivo puede ubicarte a la perfección y utilizar sistemas de navegación. Además, le permite conocer la distancia que has recorrido u otros aspectos relevantes.

ECG

Conocido como electrocardiograma, este detector garantiza el placer de controlar los latidos de tu corazón para realizar un seguimiento y ofrecer en la aplicación correspondiente información sobre la salud cardíaca. Para estar al tanto de tu estado corporal es de gran ayuda.

Brújula

Un añadido que va de la mano del ya mencionado GPS. Si tu smartwatch integra en su interior una brújula puedes recurrir a servicios de navegación como Google Maps, pues el accesorio reconocerá en todo momento la dirección en la que te estás moviendo.

Magnetómetro

SI quieres que tu nuevo complemento te localice a la perfección no solo debe traer consigo GPS y brújula, sino también un magnetómetro para servirse del campo magnético de la Tierra para establecer tu ubicación exacta con base a las coordenadas.

Smartwatch

Sensor óptico de frecuencia cardíaca

La gran mayoría de relojes inteligentes vienen acompañados de esta particularidad actualmente, pero si por algún casual tu alternativa preferida no lo incluye, quizá deberías optar por otra opción. Este sensor cuenta con la función de la medición de los latidos por minuto del corazón. La finalidad es llevar un control para saber si ocurre alguna anomalía.

Sensor de luz ambiental

Su funcionalidad es la de reconocer la luz de nuestro alrededor con el objetivo de regular el brillo de la pantalla correctamente. De este modo, si la iluminación es pobre se encargará de aumentar el nivel de luminosidad para que la visualización sea óptima.

Giroscopio

Este sensor se encarga de medir nuestra velocidad angular. Esto se traduce en el rastreo del dispositivo cuando se encuentra en movimiento. Unido al siguiente que veremos a continuación, el wearable es capaz de reconocer cuando estamos corriendo o haciendo ejercicio.

Acelerómetro

Es prácticamente imposible toparte con un smartwatch que no venga acompañado de un acelerómetro. De lo contrario, que no se te pase por la cabeza comprar uno que no lo incorpore. Gracias a este sensor el dispositivo puede manejar la velocidad de desplazamiento, así como la posición en la que se halla.

Estos son los sensores fundamentales que sí o sí tienen que estar en tu próxima adquisición. Sobre todo, si pretendes hacer ejercicio y llevar un seguimiento de este, pues te ayudará a conocer información clave de la actividad y tu estado, aunque si buscas un reloj inteligente para tu hijo la cosa puede cambiar completamente, así que es cuestión de que le des vueltas a tus verdaderas necesidades.

¡Sé el primero en comentar!