¿Por qué Amazfit no cuenta con Wear OS en sus relojes?

No cabe duda de que los wearables de Amazfit son algunos de los más deseados en el mercado. No solo por sus precios agresivos, sino también porque junto con ellos podemos disfrutar de unas características de primer nivel en muchos casos. Unos wearable que todavía no se han plegado a Wear OS, el sistema operativo de Google, ¿por qué?

Google no ha tenido tanta suerte en el mercado de los wearables como en el de los teléfonos móviles. Mientras que en este último su cuota de mercado es superior al 80%, y roza el 90%, en el caso de los wearables es mucho menor, siendo un sistema operativo que se podría definir como minoritario, si nos aferramos al número de marcas que confían en él. No es el caso de Amazfit, que no cuentan con relojes que soporten este sistema operativo.

Hay vida más allá de Wear OS

En el caso de los wearables, el peso de Google no es tanto, y es así por algunas razones de bastante peso. El mercado de relojes inteligentes no es comparable al de los teléfonos móviles, ya que son ciertas características las que los usuarios valoran por encima de otras que son realmente importantes cuando hablamos de teléfonos móviles. Amazfit siempre ha utilizado su propio sistema operativo, y además desde el pasado verano está introduciendo poco a poco en sus relojes el nuevo sistema Zepp OS. Un cambio que está mejorando uno de los aspectos clave de un wearable.

Esferas personalizadas smartwatch Wear OS

Estamos hablando de la autonomía, que como es lógico, se trata de algo básico en un reloj o pulsera. Y precisamente ese es uno de los puntos fuertes de este sistema de Huami, la empresa detrás de Amazfit, ya que el consumo de energía es muchísimo menor con este sistema operativo. Por tanto lo que obtienen los usuarios de la marca son algunos de los relojes con más autonomía del mercado, sin renunciar a las características que realmente le importan a estos. Y es que con Wear OS de Google pasa algo parecido a Android o Windows, frente a iOS o MacOS.

Agua Amazfit Bip

Son sistemas operativos enormes, con mucho peso, y que necesitan de una cantidad ingente de recursos que al final arruinan la parte que es realmente importante en un dispositivo móvil, como es la eficiencia de funcionamiento. Por eso es raro que en el futuro veamos un reloj de Amazfit con Wear OS, sencillamente porque le está yendo muy bien con su propio sistema operativo, a todos los niveles, y no tiene sentido cambiar algo que está funcionando apropiadamente.

Sin dependencia de las apps de Google

Mientras que en los móviles Android no contar con las apps y servicios de Google es algo casi trágico, en el caso de los wearables, no es así. No pasa nada por no llevar Google Maps, Gmail o el buscador de Google, porque lo que buscan los usuarios en un wearable son otras cosas. Por ejemplo, hablamos de buenas apps de seguimiento de la salud, precisas, e interesantes esferas para personalizar nuestro reloj, y todo ello con una autonomía notable, que a veces puede ser de varias semanas.

Relojes Amazfit

Lo demás es accesorio, y aunque Wear OS es un sistema extraordinario en opciones, en muchos casos es un lastre demasiado grande que llega a comprometer el rendimiento del dispositivo. Y es que las claves del éxito de los relojes Amazfit, fluidez de rendimiento y autonomía, solo se pueden conseguir hoy en día con su Zepp OS, y no con Wear OS, de ahí que sea improbable que veamos este último en sus relojes. No hay que descartar un modelo concreto, pero desde luego no lo veremos como su sistema operativo por defecto, mucho deberían cambiar las cosas.

1 Comentario