Comparativa entre el Galaxy S21 5G y el Galaxy S10 5G. ¿Tanto se ha mejorado?

Suele decirse que es aproximadamente cada dos generaciones, donde realmente se aprecian cambios significativos entre los diferentes modelos de una misma familia. Siguiendo esta premisa, es lógico que haya muchos usuarios con el Galaxy S10 en sus manos, se estén planteando comprar el Galaxy S21. Pero por otro lado, pensamos en esos usuarios que sin tener ninguna de las dos generaciones, puedan estar dudando entre comprar el Galaxy S21 5G o el rebajado Galaxy S10 5G.

A fin de cuentas, un gama alta cuenta con más recorrido que otros terminales, dado que cuando salen a la venta, lo hacen a la vanguardia de la tecnología del momento. Es lo que ocurre con el Galaxy S10 5G, que a diferencia de lo que pudiera parecer, aún es capaz de plantar batalla a muchos de los gama alta que se lanzan en 2021, incluyendo el propio Galaxy S21. Veremos cómo los clásicos avances del paso del tiempo son insalvables para el Galaxy S10 5G, pero cómo en otros sigue siendo superior.

Pantalla, peso y grosor

En lo primero que nos fijamos es en la pantalla, donde encontramos la primera gran diferencia. El Galaxy S21 5G tiene un panel AMOLED de 6.2 pulgadas, con una resolución de 1080 x 2400 pixels, con tasa de refresco de 120 Hz y compatible con HDR10+. Además, este panel está protegido por Gorilla Glass Victus, el cristal más duro de la historia de Corning. Este terminal tiene un agujero para alojar su sensor selfie y un formato de 20:9

Sin embargo, el Galaxy S10 5G, tiene un panel mucho más grande, llegando a las 6.7 pulgadas y con una resolución bastante mayor, de 1440 x 3040 pixels. No obstante su formato es menos panorámico con 19:9 y está protegido por Gorilla Glass 6. También es compatible con HDR10+, pero en este caso la tasa de refresco se queda en los 60 Hz. Ambos terminales son resistentes al agua y al polvo gracias a su certificado IP68.

Samsung Galaxy S21

Algo que nos llama la atención, es el que Galaxy S10 5G cuenta con una mejor relación pantalla/marcos, con el 89.4% del frontal aprovechable, frente al 87.2% del Galaxy S21 5G. El peso pluma es para el S21 con sus 169 gramos, frente a los 198 gramos del S10 5G, pero vemos que ambos terminales empatan con 7.9 milímetros de grosor.

Cerebros Exynos

En el apartado del rendimiento, vemos cómo los dos terminales tienen el sello de Exynos. En concreto, el Galaxy S21 con el nuevo Exynos 2100 de 5nm, que llega acompañado de 8 GB de RAM y 128 o 256 GB de memoria interna no ampliable. Por su parte, el Galaxy S10 5G cuenta con un Exynos 9820, de 8nm, que también está acompañado por 8 GB de RAM y 256 GB con una variante superior 512 GB de almacenamiento, que tampoco puede ampliarse.

Exynos-2100

Hay una diferencia en el sistema de archivos, contando el S21 5G con el estándar UFS 3.1 frente al estándar UFS 2.1 del Galaxy S10 5G. Si tomamos todo este conjunto de hardware y lo pasamos por un programa de benchmarking como es AnTuTu, vemos cómo el Galaxy S21 5G roza los 650.000 puntos, frente a los 416.000 puntos del Galaxy S10 5G. Ambos podrán con cualquier tarea que se le quiera exigir a un gama alta, pero lógicamente el nuevo modelo tendrá un mayor recorrido en el tiempo.

Diferencia en las cámaras

Hay una diferencia sustancial en las cámaras de ambas generaciones. El Galaxy S21 5G vuelve a lucir un sensor principal de 64 megapixels, acompañado de sensores gran angular y ultra gran angular de 12 megapixels. Por su parte, el Galaxy S10 5G tiene un sensor más, luciendo cuatro cámaras traseras con sensores gran angular y ultra gran angular de 12 y 16 megapixels cada uno, un sensor telefoto de 12 megapixels y un cuarto sensor ToF 3D.

En la parte frontal, el Galaxy S21 5G tiene un único sensor selfie de 16 megapixels, mientras que el Galaxy S10 5G tiene dos sensores, de 10 megapixels y un sensor ToF 3D. Si tenemos en cuenta las capacidades de grabación de vídeo, el nuevo modelo sube el listón al poder grabar vídeo en resolución 8K a 24 fps, mientras que el S10 5G puede hacerlo a un máximo de 4K. Sin embargo, con la cámara frontal los dos son capaces de grabar vídeo en 4K.

Conexiones y batería

Los dos terminales pueden conectarse a redes 5G, algo en lo que tampoco gana ventaja el S21 5G. Sin embargo, es el Galaxy de hace dos años el único que mantiene el jack de 3.5mm para auriculares, que ya no integra la gama alta de Samsung. Ninguno carece de NFC, Bluetooth 5 o USB-C, además de sensor de huella en pantalla.

Las diferencias en la batería también juegan a favor del Galaxy S10 5G, ya que cuenta con 4.500 mAh y carga rápida de 25W, carga inalámbrica de 15W y carga inversa de 3.5W. La misma tecnología de carga que encontramos en el Galaxy S21 5G, pero con una batería menor, de 4.000 mAh.

Galaxy S10 5G

Si tenemos en cuenta las actualizaciones y según la política de Samsung, el Galaxy S10 5G acabará sus días con Android 12, mientras que el Galaxy S21 llegará a conocer Android 14. Actualmente, ambos terminales se mueven con Android 11, por lo que a nivel de funcionalidades de One UI, su rendimiento es similar.

¿Y los precios cómo quedan?

Tal y como hemos visto, el Galaxy S10 5G cuenta aún con ventaja en apartados como la pantalla o la batería, mientras que el rendimiento, las cámaras y la durabilidad de las actualizaciones están del lado del S21 5G. Teniendo en cuenta estos aspectos, ahora mismo podemos comprar un Galaxy S21 5G en oferta por 777 euros, en su variante de 128 GB. Por su parte, el Galaxy S10 5G ha bajado mucho de precio y ahora mismo puede ser nuestro por 599 euros, teniendo en cuenta que es una variante de 256 GB que duplica la capacidad de su hermano.

¡Sé el primero en comentar!