Uno de los principales fabricantes de móviles del planeta ha dado el gran paso de expandir su marca por Europa como nunca antes. Vivo, una de las firmas chinas más importantes, ha decidido dar el salto a varios mercados europeos, donde venderá multitud de dispositivos, no solo smartphones, sino diversos complementos y dispositivos.

La firma quiere ampliar su base de seguidores con nuevos adeptos de nuestro continente, y para ello va a llevar a cabo una ambiciosa estrategia de expansión. Gracias a un evento virtual, Vivo ha anunciado su llegada a seis países europeos, entre los que se encuentra España.

Profundo trabajo de campo para dar el salto a Europa

La experiencia nos dice que no es fácil saltar desde un mercado como el Chino al Europeo, y viceversa, porque no son ni mucho menos mercados en los que se acepten fácilmente nuevos actores. Y para dar un paso firme, Vivo ha explicado cómo se ha preparado a conciencia su desembarco en tierras europeas. Concretamente la marca ha anunciado que venderá sus productos además de en España, en Francia, Alemania, Italia, Polonia, y Reino Unido. Para ello, desde Vivo han realizado numerosas investigaciones previas, y han entrevistado a más de 9.000 personas en toda Europa.

Vivo

Denny Deng

El objetivo ha sido conocer qué es lo que necesita cada consumidor para sentirse seducido por el catálogo de la marca. Denny Deng, presidente de Negocios en Europa de Vivo ha transmitido en el evento que «Estamos realmente emocionados de venir a Europa, de aprovechar esta oportunidad para presentarnos oficialmente, y de dar a conocer nuestra primera línea de productos para los mercados europeos. Éste ha sido un año complicado para todas las personas y negocios a nivel mundial, y han cambiado muchas cosas. Sin embargo, nuestro compromiso con las personas y nuestros negocios en Europa no ha sufrido ninguna transformación, ya que nuestra filosofía es y siempre será hacer las cosas correctas, y hacerlas bien».

Vivo

El presidente de Negocios en Europa de Vivo ha presumido de los 370 millones de personas que utilizan sus dispositivos en todo el mundo, como uno de los mejores credenciales para generar confianza en el consumidor europeo. A este despliegue en seis mercados, le ha precedido casi un año de presencia de sus oficinas en territorio europeo. La experiencia previa de la marca ha demostrado que los equipos granados de diversas nacionalidades pueden aportar mucha experiencia y una visión del negocio diferente y adaptada al entorno. En el caso de Vivo en Europa, el equipo de más de 70 personas tiene hasta 16 nacionalidades distintas. Todos ellos con amplia experiencia en sectores relacionados o complementarios. Además cada país cuenta con su propio equipo, formado por un total de 120 personas, compuesto de diversos grupos de expertos locales.

Una trayectoria de 25 años

La empresa comenzó en 1995 vendiendo teléfonos fijos y móviles, aunque fue en 2011 cuando comenzó a fabricar los smartphones que han hecho de esta empresa una enseña reconocida en todo el mundo. Pero principalmente en China, donde es el segundo fabricante de smartphones.

Vivo

Además ocupa también la segunda posición en un mercado tan enorme como el Indio, y ocupa el primer lugar en Indonesia. Son un total de 30 los mercados en los que se encuentra la marca, y actualmente ostenta un 9%de cuota de mercado a nivel mundial. Si hablamos del 5G, Vivo ya es el tercer fabricante a nivel mundial con un 12,9% de cuota.

Innovación como seña de identidad

La marca china se ha distinguido de su competencia en los últimos años por innovar más que ninguna otra. Hablar de Vivo es hacerlo de dispositivos que arriesgan y son pioneros en diferentes facetas. De hecho la marca ha distribuido el móvil más delgado del planeta, así como el primero móvil con lector de huellas en pantalla, o el primer teléfono que contaba sin borde alguno en su pantalla, allá por 2018. Incluso el móvil con el que se estrenan en Europa, el Vivo X51 5G, estrena la primera cámara móvil con Gimbal incorporado.

Vivo

Una innovación que no es precisamente fruto de la casualidad, sino del talento de un amplio equipo de profesionales que se han especializado en la investigación y desarrollo de cada uno de los apartados de los teléfonos móviles de la marca. Un total de 10.500 personas trabajan para crear teléfonos sorprendentes y que vayan por delante de su competencia en el mercado.

Benfen, una manera personal de hacer las cosas

Vivo se escuda en su cultura corporativa Benfen para explicar su vertiginoso éxito en los países donde está presente. Los socios de Vivo han sido testigos de una manera de hacer las cosas diferente, focalizándose en hacer lo correcto y hacerlo bien. El empeño de la marca es ofrecer lo que necesitan los usuarios en cada momento, no innovar porque sí, sino que los dispositivos que lleguen a sus clientes ofrezcan verdaderas soluciones a sus demandas cotidianas. Vivo controla el procesador de conceptualización, desarrollo, fabricación y distribución de sus dispositivos de principio a fin, todo ello gracias a un gran número de empresas que colaboran con ellos de una manera muy estrecha.

Vivo

Asociación con grandes eventos en Europa

Una de las estrategias que va a poner en marcha Vivo en Europa es la de la asociación con eventos que puedan generar no solo una gran visibilidad para la marca, sino un sentido de pertenencia positivo entre sus potenciales clientes. Para ello se ha asociado con la UEFA para convertirse en el smartphone oficial de la cita futbolística. Hablamos no solo de la próxima Eurocopa, que se ha tenido que retrasar por razones obvias relacionadas con el COVID, sino también para el Campeonato Europeo de Fútbol de la UEFA de 2024.

vivo

Denny Deng quiso recordar que «Compartimos la pasión del fútbol con nuestros amigos de todo el mundo, lo que es una razón más para que nos entusiasme esta nueva alianza con la UEFA para la Eurocopa. Tanto la UEFA como nosotros compartimos una pasión por la excelencia y por proporcionar nuevas experiencias únicas y fantásticas a nuestros fans. Esto también forma parte de nuestro compromiso a largo plazo con Europa».