Probamos la pantalla del Samsung Galaxy A21s, mejor de lo que parece

Samsung

El smartphone Samsung Galaxy A21s es un modelo que está pensado arpa que sea una opción de compra para todos los públicos, por lo que hablamos un dispositivo que intenta ofrecer lo máximo posible con un precio muy contenidos. Mostramos qué es lo que se puede esperar de la pantalla que integra.

Hablamos de un teléfono móvil que cuesta menos de 250 euros, por lo que hay que valorarlo teniendo en cuenta este detalle. El caso, es que como se ve en la ficha completa del Samsung Galaxy A21s la pantalla que encontrarás en el smartphone del que hablamos cumple bastante bien en lo que tiene que ver con las dimensiones, ya que lo que se encontrarás son 6,5 pulgadas. Aquí no existe notch ya que el lugar en el que se ubica la cámara frontal es un agujero en la parte superior izquierda.

Calidad de la pantalla del Samsung Galaxy A21s

El panel es tipo PLS TFT, por lo que no se ofrece opciones como AMOLED que son superiores, pero esto no impide que no se vea todo con una aceptable calidad, y hay que indicar que el aprovechamiento frontal es de casi el 83%, por lo que se hace un buen trabajo en líneas generales en este apartado (aunque el arco inferior es algo mayor de lo deseable, pero no una barbaridad). En lo referente a la resolución, la utilizada es HD+ (1.600 x 720 píxeles), que es suficiente para la mayoría de usos, pero que no le hace destacar especialmente.

Uso de la pantalla del Samsung Galaxy A21s

Donde hemos visto que es eficiente el panel que se incluye en el smartphones de la que hablamos es en trabajos como la utilización de aplicaciones como WhatsApp o el propio navegador (la densidad de píxeles de 270 ppp así lo permite), ya que la definición de las letras es bastante buena. Los colores que se representan con el sistema operativo, donde no falta la posibilidad de dar uso a una Modo oscuro, es correcta con una ligera tendencia a mostrar colores cálidos pero que trabaja bastante bien con los grises ya que no «verdean» en exceso.

En las reproducciones multimedia o los juegos las cosas no van del todo mal. La transición de pantalla es correcta, sin que se aparece un efecto estela excesivo pese a no contar con una frecuencia de 90 Hz. Por lo tanto, se hace un buen trabajo. Eso sí, con alguna combinación de colores sufre un poco el panel integrado en el Samsung Galaxy A21s, pero no lo suficiente para que los vídeos se vean mal. Se cumple perfectamente teniendo en cuenta el precio que tiene este terminal.

Un brillo que es suficiente

En nuestras pruebas hay que decir que hemos conseguido marca que ronda los 275 nits en el caso de utilizar la gestión manual de este apartado. Esto permite un uso correcto en exteriores, lo que siempre es positivo. Eso sí, si es la opción automática de este parámetro, la potencia baja un poco, pero lo que sí hay que decir que los sensores hacen un muy buen trabajo (tanto en la velocidad del ajuste como en la precisión al medir la luminosidad del lugar en el que se está).

Sin ningún problema en lo que tiene que ver con la tactilidad del panel en toda la superficie de la pantalla del Samsung Galaxy A21s, la precisión de los bordes de la pantalla es bastante buena, pero hay algunas pequeñas sombras alrededor del agujero que hay en la zona superior derecha que no afecta para nada en el uso de las aplicaciones ya que no es especialmente intenso. Mejor de lo esperado y supera bien a otros modelos que tiene un precio similar.

Conclusión

La pantalla del Samsung Galaxy A21s cumple bien para disfrutar de los contenidos habituales que se dan uso en los smartphones, ya que incluso las series de Netflix a calidad HD se reproducen sin muchos problemas. Ofrece todo lo básico que se puede necesitar en un teléfono actual, como por ejemplo el Modo noche. En general, no hay decepción al utilizar el panel de este modelo que tiene un precio muy ajustado.

Escrito por Iván Martín