Las ventas del Galaxy S7 mejoran los resultados de Samsung en lo que va de 2016

informes de mercado

Estamos en época de presentación de resultados y si llevamos dos días comentando los de Apple llega el turno a los de su gran rival y, de momento, líder en el mercado por facturación y número de ventas, Samsung, quienes han visto superadas sus expectativas, aunque ligeramente, gracias a la buena marcha de sus últimos terminales.

Samsung ha esperado un día a que se pasara la vorágine de los resultados de su gran rival y ha presentado los que son sus resultados trimestrales para el comienzo de 2016. En ellos ya figuran los efectos del lanzamiento del Samsung Galaxy S7 y S7 Edge, que según la compañía han ido mejor de lo esperado.

Samsung Galaxy S7 apps para el galaxy S5

En concreto, la compañía ha obtenido cerca de 5.580 millones de dólares (6,68 billones de wons coreanos) de beneficio neto frente a una facturación total por sus smartphones de 43.800 millones de dólares (cerca de 49,78 billones de wons). Esto significa crecimientos del 12% y del 6% frente a lo obtenido el año pasado en estas mismas fechas en las que la tónica era hablar de que las ventas de la compañía no hacían sino bajar.

Mejores resultados… pero el año pasado no entraba el Galaxy S6 este trimestre

En su conjunto, la división de móviles de la compañía coreana ha visto aumentar un 42% su beneficio operativo pero hay que pensar que el año pasado el Samsung Galaxy S6 y el S6 Edge no llegaron hasta el siguiente trimestre, por lo que habrá que esperar aún al siguiente cuarto del año para ver si la nueva generación de Samsung realmente está haciéndolo tan bien como parece.

Y es que Samsung está sufriendo, como Apple, en los mercados más importantes ahora mismo que son India y China, donde al contrario que otras enseñas Android no consigue un crecimiento adecuado y ve como marcas como Huawei amenazan su puesto en el mercado.

Galaxy S7 blanco sobre una mesa negra

Un 2016 con menos pastel para repartir

Y es que 2016 es un año en el que todos los fabricantes miran al mercado con cierta preocupación ya que el crecimiento que se espera es mínimo en comparación con otros ejercicios. Según las estimaciones más optimistas, avaladas por GFK, se alcanzarán los 1.400 millones de unidades vendidas frente a los 1.310 millones de unidades en 2015. Los usuarios aguantan cada vez más sus terminales antes de renovarlos por lo que la apuesta de las marcas se dirige mucho más a la gama media y de entrada, donde Samsung ha preparado las nuevas generaciones de sus Galaxy A y Galaxy J que serán los que realmente marquen este año la diferencia y si la enseña coreana puede presumir de resultados. De momento, esta parte de su catálogo, según la compañía, ha permitido acotar los costes de la compañía y mejorar su margen de beneficios.

Los paneles OLED flojean aunque Samsung mantiene el tipo como fabricante de chips

Mientras Samsung puede estar, moderadamente, tranquila en su negocio de smartphones y electrónica de consumo, otra de sus grandes ramas, la de la producción de paneles para pantallas que ha caído en ventas. Ahora bien, las perspectivas de futuro son algo más halagüeñas ya que muchas marcas, incluso Apple, parece que se van a pasar a pantallas OLED en el futuro y se espera que se extienda su uso en la gama media.

Por último, no se puede olvidar la faceta de Samsung como fabricante de chips, donde la compañía sigue acumulando buenos resultados sobre todo por la venta de productos de gama alta como los chips de 14nm y, especialmente, las memorias.

También te puede interesar…

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)

Fuente > Samsung