El Samsung Galaxy S6 Edge desmontado hasta el último tornillo ¿será fácil de reparar?

Samsung

Estamos a apenas unos días de su lanzamiento oficial el próximo viernes y los miembros de iFixit han puesto sus manos en uno de los terminales más cotizados del momento, el Samsung Galaxy S6 Edge, que como de costumbre han desmontado hasta el último tornillo para conocer lo fácil o difícil que será de reparar. Y en este sentido, el dispositivo de la marca coreana es una auténtica virgería de la ingeniería pero a cambio de presentar ciertos problemas para su reparación.

Los miembros de iFixit se muestran impresionados con la tecnología que hay dentro y fuera del Samsung Galaxy S6 Edge que determinan como “una piscina infinita en tu mano”. Podemos dar fe que la sensación que se tiene con el Galaxy S6 Edge, que pudimos probar en varias ocasiones durante el MWC 2015 es, actualmente, inigualable con otros terminales.

galaxy s6 edge ifixit

Eso si, todo tiene un precio, y como ya se comentó en la feria, la opción de tener dos carcasas de cristal, como ocurre en otros terminales similares, conlleva que estas son un auténtico imán para las huellas dactilares. Además, y en esto entra ya la opinión de iFixit, Samsung ha optado por una solución para ensamblarlas mediante pegamento y no con tornillos, lo que hace complicado retirarlas sin el peligro de pasarse de presión y partirlas.

galaxy s6 edge ifixit

Es el primer punto en contra que han encontrado estos expertos en su pormenorizado despiece del terminal, sin embargo, también han encontrado uno positivo frente al Samsung Galaxy S5 y es que ya no habrá que retirar la pantalla para acceder a la batería, se puede acceder directamente a ella sólo retirando la tapa trasera. Sin embargo, de nuevo nos encontramos que este elemento está pegado a la tapa de cristal, lo que hace delicada la sustitución de la misma aunque hay que recordar que se trata de Gorilla Glass 4 que resiste algo más la presión y los golpes.

Un diseño innovador que supone ciertos sacrificios

En sus conclusiones, iFixit le da una nota de reparabilidad de 3 sobre 10, algo baja pero es el precio que hay que pagar por con contar con las dos piezas de cristal por delante y por detrás, según estos expertos, ya que duplica la posibilidad de romperlas, sobre todo por haberlas ensamblado en el terminal con pegamento y no con tornillos. Por otra parte, la batería es también uno de sus puntos comprometidos ya que va pegada a la tapa trasera y encajada entre la placa base y la estructura, lo que hace difícil su extracción.

En el plano positivo, mejora el diseño del Galaxy S5 y la inmensa mayoría de los componentes son modulares, por lo que a parte del trabajo que de retirarlos, es posible sustituir unos por otros sin tener que incurrir por ello en retirar más piezas de las necesarias.

Fuente: iFixit

 

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)