¿Podemos cargar un móvil que se ha mojado?

Tanto en verano como en invierno, el agua es el gran enemigo de nuestro teléfono móvil. No importa si tenemos un móvil con resistencia al agua o si no tenemos este tipo de protección, pues quien más o quien menos en alguna ocasión lo ha mojado sin querer con gotas. Lo que nos lleva a plantearnos la duda de cargar el móvil tras mojarse o si tenemos que hacer algo para evitar problemas.

Aunque no existe un único consejo que nos vaya a resultar de utilidad, debemos tener varias cosas en cuenta y valorar las situaciones a las que nos enfrentamos. Los móviles que tienen protección IP68 tendrán menos problemas para posteriormente de un baño poder cargarse, mientras que todos sus demás requerirán de un mayor cuidado.

Por lo general, si tu smartphone está certificado contra el agua, podrías conectarlo al cargador tras esperar unos minutos después de mojarse. Si no sabes si es un terminal IP68 (algo que puedes consultar en nuestras fichas técnicas) puedes intentar hacer lo que te decimos a continuación para secar el teléfono. Si lo haces todo bien, deberías poder cargar el teléfono sin problemas, pero debes tener mucho cuidado para no dañar gratamente el teléfono.

Lo primero de todo, sacar bien el teléfono

En todos los smartphones tendremos que seguir estas indicaciones si no queremos que el agua pase de resultar un simple chapuzón, a ser un problema que nos dificulta seguir usándolo y por supuesto hace imposible enchufar el móvil a la corriente. No debemos olvidar que en nuestras manos tenemos un producto tecnológico y una sola gota puede hacer que salten las alarmas.

No pierdas tiempo

Cuanto más tardemos en secar el teléfono móvil, más fácil es que los problemas de carga aparezcan en nuestro terminal. En cuanto veas que el smartphone se ha mojado debes ponerte manos a la obra para tratar de eliminar toda la humedad posible del dispositivo si no quieres encontrarte en verdaderos problemas.

humedad en el móvil

La razón es que las gotas pueden ir colándose por las diminutas aberturas que integra el móvil y en cuestión de minutos podemos toparnos con que el agua no está en el exterior, sino en el interior, lo que es un problema mayor.

Secado completo

Lo primero que debemos hacer nada más salir del agua o comprobar que se ha mojado es tratar de secarlo por completo para que no queden gotas en ningún punto de nuestro móvil. Fijándonos en los extremos de la pantalla y todas las zonas que forman el móvil. Incluso tenemos que tomar como un punto indispensable el conector de batería, a través de donde recibirá la corriente.

limpiar camara movil

Para hacer esta limpieza se recomienda utilizar una toalla o un paño totalmente seco, aunque en caso de emergencia podemos recurrir incluso a nuestra propia camiseta, siempre y cuando no lo vayamos a arañar.

Elimina la humedad

Aunque el móvil esté aparentemente seco, la humedad puede alojarse en los conectores, puertos e interior del smartphone. Esto se complica ahora que los smartphones no se pueden abrir para retirar la batería y dejarlos secar más fácilmente.

granos de arroz

Seguro que, en esta ocasión, muchos te dirán que lo que tienes que hacer es recurrir al clásico arroz. Al meter el móvil en un tazón con arroz estamos invitando a la humedad a salir hasta los granos y permitir que tras unas horas sumergido en este cereal el teléfono pueda volver a cargar sin complicaciones.

Sin embargo, se ha demostrado que esto puede ser perjudicial para el equipo dado que las minúsculas motas de arroz pueden adentrarse dentro del dispositivo empeorando el problema. La alternativa es usar bolsas de sílice, ese material que suele venir junto a prendas y calzado y que tienen una mayor capacidad de absorción que este cereal.

Ten paciencia

Por mucho que tratemos secar el dispositivo con papel a toda velocidad, limpiar los orificios e incluso introducirlo en arroz, no vamos a poder estar seguros de que el móvil está completamente seco hasta que pasen unas horas. Dependiendo del tiempo que haya estado en contacto con el agua, necesitará más o menos tiempo, aunque ante unas gotas es posible que con solo una hora sea suficiente.

Si el móvil se ha sumergido por completo, tendríamos que esperar antes de cargar el móvil mojado al menos 5 horas para mayor tranquilidad. Lo más conveniente es dejarlo en casa en una zona seca (que no directa al sol), para que termine de eliminar todos los líquidos a través de la evaporación y confiar en que el problema no evolucione. Puedes usar un armario o un cajón con toallas alejado de baños, cocinas y otros entornos húmedos.

Problemas que surgen después de secarlo

En caso de que hayamos seguido los principales consejos mencionados, antes de ponerlo a cargar y estos no hayan servido de nada, nos podemos enfrentar a dos problemas al tratar de conectarlos a la luz. En cada uno de los casos deberíamos seguir unas indicaciones con el mayor cuidado posible.

No recibe energía

Para esos casos en los que la corriente no llega, puede deberse simplemente a un método de seguridad del móvil. Si estáis seguros de que le hemos dejado el suficiente tiempo para extraer la humedad, podemos probar a reiniciar el teléfono. Cuando estamos tratando continuamente de cargar el móvil después de haberse mojado, la detección de humedad con la que cuentan los teléfonos puede bloquearse y solo podemos evitarlo si lo reiniciamos. Al volver a encenderlo confiaremos que si se pueda cargar.

Aunque si eso no termina de solventarlo, tenemos que pasar al modo seguro. Esta opción es diferente en cada smartphone, pero de forma generalizada en Android, podemos utilizarlo pulsando el botón de pagar y después mantenido este botón pulsado el dedo unos segundos en apagar.

reiniciar modo seguro

Al encenderse con este modo indicado en la parte inferior solamente tendremos que comprobar si ahora nuestro móvil carga. El error podría ser del software y realmente la humedad ya haya desaparecido, haciendo que este sea el método que lo desbloquee para siempre.

Saltan chispas

En los casos en los que un chispazo aparezca en el móvil, enchufe o cargador del móvil, debemos preocuparnos, y mucho.

Por seguridad, tenemos que dejar de intentar la conexión a la corriente de forma inmediata pues podríamos pasar de un chispazo a una serie de quemaduras mucho más graves. Por eso, si ya los has secado y eliminado toda humedad como hemos dicho antes, no debes volver a conectarlo al enchufe. Antes de volverlo a intentar es conveniente llevarlo al servicio técnico para que examinen el teléfono con total seguridad que nosotros no corramos riesgos.

Se corta la carga de batería

Más allá de que salten chispas (muy peligroso) o que el dispositivo no cargue, lo que puede pasar es que el teléfono se conecte a la corriente, pero la carga se interrumpa continuamente, es decir, verás que en pantalla aparece el icono de carga y desaparece, como si estuvieras desconectando continuamente el cable.

De ser esto lo que sucede en tu equipo, lo más recomendable es que lo desenchufes y vuelvas a dejarlo un tiempo más sin usar, pues aún quedan restos de agua que están impidiendo que la electricidad haga su trabajo con normalidad. Puedes volver a intentar secarlo como te hemos dicho unas líneas más arriba y tratar de cargar del nuevo el teléfono pasadas unas horas.

Lo que nunca debes hacer

Existen varias situaciones que tenemos que evitar siempre que nos enfrentamos a intentar recargar un móvil mojado. En caso de saltarse estos consejos, los problemas graves podrían hacer su aparición y dejarnos sin terminal.

No uses carga inalámbrica

Por cable es peligroso, pero muchos podemos pensar que si usamos el teléfono sin cables, no pasaría nada. Grave error, pues el daño también puede ir a más aunque usemos la tecnología inalámbrica para recargar el teléfono.

huawei carga inalambrica

Nos pueda parecer una solución sencilla y atractiva, aunque intentar cargar el móvil mojado de forma inalámbrica puede provocar un cortocircuito en caso de que la humedad haya entrado hasta la batería. Se situaría, por lo tanto, entre el transmisor de energía y la batería, calentándolo y derivando en una situación aún más difícil.

El calor es perjudicial

Podemos leer por Internet algunas recomendaciones sobre aplicar calor con un secador o dejarlo al sol después de haberse mojado, pero no es la solución. De hecho, esto más que un arreglo puede ser un dolor de cabeza mayor al provocar más daños en el interior del dispositivo.

El calor y los equipos electrónicos no se llevan para nada bien y poner el smartphone al solo o sobre un elemento calorífico no va a conseguir secar el agua. Lo que sí podría conseguir es que el teléfono se corrompa junto a los materiales que integra en su interior, lo que terminará provocando que el móvil no se pueda cargar nunca más.

¡Sé el primero en comentar!