¡Los usuarios quieren más! ¿En qué fallan los Google Pixel?

Los teléfonos de Google son uno de los más populares que puedes encontrar en el mercado por diversos motivos, pero el principal es poder disfrutar de las diversas propiedades de Android de la forma más pura posible. Además, son móviles capaces de conseguir imágenes espectaculares gracias a su gran procesado de imágenes.

Sin embargo, no siempre todo es perfecto y es que algunos usuarios han reportado quejas en torno a una de las características del Google Pixel 6, y no es para menos. Es cierto que se trata de un dispositivo de características envidiables, pero tiene una faceta que no cumple las expectativas de sus compradores. Hablamos de su carga rápida, la cual deja bastante que desear.

Esto no solo se debe a que se esperaba una capacidad mayor dadas las posibilidades que ofrecen algunos lanzamientos por parte de otros fabricantes en terminales de un precio mucho menor, sino a que ni siquiera alcanza la cantidad indicada por Google de 30W de potencia si se hace uso del cargador que se vende por separado.

Google da explicaciones

Todo parecía en orden hasta que comenzaron a realizarse pruebas al respecto de esta propiedad. Estas señalaban que el reciente Google Pixel no era capaz de cargar a esa velocidad incluso aunque se emplease el cargador mencionado. Esto puso entre la espada y la pared a la compañía estadounidense, pues no han sido pocas las críticas recibidas de los usuarios que habían comprado tanto el móvil como el cargador.

Pixel 6

Es por ello por lo que la empresa tuvo que salir a la palestra para dar explicaciones al respecto de esta situación. Según los datos proporcionados por la gran G, el Pixel 6 se diseñó para ofrecer una batería lo más longeva posible. El funcionamiento de estas depende en gran parte de las celdas, ya que son las que determinan la máxima potencia de carga necesaria.

En el caso de la carga rápida es preciso un intercambio de capacidad que minimice los daños que pueda sufrir la batería. El desarrollo de las celdas de los Google Pixel se ha llevado a cabo para conseguir un equilibrio idóneo entre duración, longevidad y carga rápida.

La polémica está servida

La marca americana ha optimizado la batería de sus smartphones con la intención de permitir una potencia elevada cuando el porcentaje de energía es bajo. Esto implica que el terminal alcance el 50% en una media hora aproximadamente si se emplea el cargador oficial.

El problema está en que Google afirmó que sus nuevos lanzamientos eran capaces de aprovechar una potencia de hasta 30W. Ahora, tras las pruebas realizadas han admitido que tanto el Pixel 6 como su versión Pro solo permiten 21W y 23W respectivamente.

Una asignatura pendiente

Esta problemática no es para nada algo novedoso. Desde hace varios años los usuarios demandan una mejora en este apartado en los teléfonos de la firma. De hecho, algunos de sus anteriores dispositivos contaban con una pobre carga rápida de 18W, como ocurre con el Google Pixel 4A. Incluso en ciertos casos ni siquiera contaban con ella. Esto es indicativo de que, pese a ser dispositivos muy disfrutables en varios aspectos no terminan de cumplir los estándares de calidad que se le pide a un móvil de tal precio.

¡Sé el primero en comentar!