Abre la puerta de tu casa con el NFC del móvil

Hemos llegado a un punto en el que la tecnología no para de sorprendernos ni un instante. Hace años no imaginábamos ni por asomo que los móviles tendrían tanta relevancia en el futuro. En la actualidad se han convertido en herramientas capaces de hacer prácticamente cualquier cosa gracias a funciones como el NFC que se encuentra presente en casi todos los lanzamientos del mercado.

Esta propiedad ha comenzado a extenderse de manera desmesurada durante los últimos tiempos debido a la accesibilidad que garantiza. Con este particular instrumento puedes aprovechar tu teléfono para realizar pagos contactless, así como conectar dos dispositivos por proximidad.

Pese a ello, no se trata de una facultad exprimida al máximo, puesto que hay usos que, bien han sido relegados al ostracismo o simplemente no son conocidos por los usuarios. Esto es completamente lógico, ya que tu smartphone no explica todas las formas que existen para sacar provecho de esta característica. Justo por esta razón, hoy te enseñamos cómo abrir una puerta acudiendo al NFC de tu móvil.

NFC para puertas

No es ninguna broma. Hoy en día tienes a tu disposición un modo fácil y sencillo para desbloquear el cerrojo de la entrada a tu vivienda sin precisar de una llave. Para ello necesitas ciertos elementos, como un terminal con esta tecnología, una cerradura que funcione por este tipo de bloqueo y una simple aplicación.

Cerradura NFC

El problema es que el precio de esta clase de mecanismos resulta algo elevado. De ahí que su empleo no esté muy extendido, dado que las mejores soluciones superan los 300 euros. Pero si estás decidido a digitalizar tu hogar a través de la domótica, vamos a explicarte cómo funciona esta capacidad del NFC.

Una vez instalada la cerradura en la puerta de tu casa es el momento de descargar la aplicación en cuestión. Esto depende íntegramente del fabricante del cerrojo, puesto que suelen disponer de un software propio para ejecutar la acción. Es por ello por lo que es conveniente preguntar al personal de la compañía sobre este aspecto. A través de este sistema hay que registrar los teléfonos que tendrán el placer de aprovechar esta facultad.

Finalizado el procedimiento, basta con habilitar el NFC en el terminal y acercarlo al sitio donde esté ubicado el sensor. Tras ello la puerta se abrirá con total normalidad. Sin lugar a duda, un concepto que, quizá en un futuro, acabe convirtiéndose en lo habitual.

¿Es totalmente seguro?

Es necesario señalar que no es un mecanismo excesivamente popular. Es cierto que algunas empresas trabajan para ofrecer esta metodología, pero no es usual encontrarnos ante cerraduras NFC. De todos modos, los usuarios que han conseguido hacerse con una están gratamente sorprendidos con los resultados y seguridad que promete.

No hay una respuesta específica a la pregunta que nos realizamos en este apartado. Principalmente, porque es una situación que también podría plantearse con una puerta clásica, dado que una persona con los conocimientos necesarios tendría en su mano la opción de forzar el cierre. Asimismo, un individuo con la información avanzada para hackear esta clase de dispositivos podría lograr acceso.

¡Sé el primero en comentar!