¿No puedes pagar con tu Xiaomi? Echa un ojo al NFC…

¿No puedes pagar con tu Xiaomi? Echa un ojo al NFC…

David Girao

La conectividad NFC está presente en muchos terminales de Xiaomi. Siendo una marca que va muy enfocada a un público joven, poder pagar con el móvil es algo fundamental, aunque sabemos que el NFC sirve para mucho más. Sin embargo, podemos encontrarnos con problemas inesperados que debemos resolver si queremos seguir usando la función.

Los fallos del NFC en nuestro móvil Xiaomi pueden venir derivados de varios factores, desde externos como la carcasa que tengamos hasta de la propia configuración. Vamos a repasar los más habituales para intentar que todo vuelva a funcionar como siempre y poder seguir realizando pagos y otras tareas.

¿Seguro que tienes NFC?

Pasa en muchas ocasiones, que lo que puede parecer un problema es en realidad una carencia de hardware. El NFC está cada vez más presente, pero aún hay muchos Xiaomi que se lanzan sin esta opción. La mejor manera de comprobarlo es descargando una app que nos dirá a ciencia cierta si nuestro móvil tiene o no NFC. También podemos chequear las prestaciones de nuestro móvil en MovilZona, la web oficial, echar un vistazo a la caja o bucear por las opciones del terminal buscando “NFC”.

NFC check

NFC Check
NFC Check
Developer: Joeri Kros

Una app muy sencilla que no requiere de grandes conocimientos. Tan solo hay que acceder a ella y tocar sobre el comprobador. Este también nos ofrece la ventaja de comprobar si podemos usar Google Pay, algo que todos los smartphones con MIUI pueden hacer al contar con los servicios de Google.

Arregla los fallos en Xiaomi con el NFC

Son varios los fallos vinculados a este elemento en los smartphones y los cuales nos harán sacar partido del terminal por completo. Una ventaja que nos ofrecerá muchas ventajas siempre y cunado funcione bien, pero que podría convertirse en un auténtico quebradero de cabeza cuando no nos permite usarlo con normalidad.

Activar «Wallet HCE»

HCE es el acrónimo de Host Card Emulation, y es la tecnología encargada de conectar nuestra tarjeta de crédito o débito con los servidores de los bancos. Esta función no viene activada por defecto en algunos Xiaomi más antiguos, por lo que tendremos que proceder a activarla antes de intentar realizar cualquier pago. Para ello vamos a Ajustes/Más (WiFi y Redes)/Posición del elemento de seguridad (NFC)/Usar Monedero HCE.

Activando el Wallet HCE

Después seleccionamos una aplicación de pago predeterminada desde Ajustes/Más (WiFi y Redes)/Toca y paga (NFC)/Aplicación de pago predeterminada. Ahora marcamos la aplicación que vamos a usar de forma predeterminada para pagar, y de esta forma podremos realizar pagos sin problema ya sea a través de Google Pay o la aplicación Wallet de nuestro banco.

En caso de que no seamos capaces de encontrar la opción como te hemos explicado, se puede deber a que no requiere de su activación. Desde MIUI 12.5 ha desaparecido en la mayoría de terminales, dado que el NFC es algo tan extendido como el pago con los móviles.

Cuidado con las carcasas o fundas

El NFC es una tecnología de contacto cercano, que requiere una comunicación de contacto casi directa entre nuestro móvil y el terminal de pago. Es por ello que muchas carcasas o fundas pueden interferir en el NFC. Debemos retirar estos elementos y probar de nuevo para ver si el problema desaparece.

Este problema se puede agravar aún más si nuestra funda cuenta con partes metálicas, las cuales pueden suponer un error continuo al tratar de usarlo.

Desactiva otras conexiones

Es posible que si tanto el WiFi como el Bluetooth están activados cuando estamos realizando el pago NFC, pudieran afectar la transmisión del mensaje entrante NFC a la aplicación de pago, lo que provoca la imposibilidad de recibir el mensaje entrante.

Ambos sistemas de conexión han presentado fallos anteriormente y pueden estar muy vinculados al pago con los móviles Xiaomi. Se recomienda por lo tanto apagar tanto el WiFi como el Bluetooth y volver a intentarlo para salir de dudas sobre lo que está sucediendo.

Conceder permisos

En muchas ocasiones, la seguridad de nuestro móvil, que obra de buena fe, puede interferir en que la conectividad NFC funcione correctamente para nuestros fines. En este caso, tendremos que verificar los permisos para asegurarnos de que no sea el problema. Para ello vamos a la app de seguridad y acudimos a Permisos/Inicio automático.

xiaomi mi 9 nfc

Una vez dentro otorgamos permiso a la aplicación de pago de nuestro banco. Después acudimos a la app de seguridad y entramos en Permisos/Otros permisos. Cuando estemos dentro tendremos que comprobar que la app de nuestro banco tenga permiso NFC e iniciar en segundo plano.

Aunque lo más sencillo y rápido para que el NFC entre en funcionamiento cuando nos hace falta, es abrir la app de pagos móviles justo antes de realizar el pago. Así podremos ver en la pantalla lo que sucede y el motivo del error dado que este a veces aparece en la pantalla.

Una actualización lo cambia todo

La tecnología NFC tiene una estrecha relación con el software y eso puede provocar que nos topemos con fallos tras una actualización que hasta el momento no habían existido o bien todo lo contrarío, una solución que nos permite pagar sin complicaciones mediante nuestro Xiaomi. Para ello pondremos el punto de mira en las actualizaciones.

actualización fases miui xiaomi

No solo importan las actualizaciones de las apps, sino también las del software de nuestro smartphone. Esto nos proporcionará novedades en los sistemas de pago que utilizamos, como pueden ser las apps bancarias. En los pagos sin contacto hay muchos elementos y seguridad en juego, por ello no debemos dejar pasar la oportunidad de instalar una actualización que podrían marcar la diferencia entre el buen funcionamiento o uno pésimo.

Situar bien el móvil

Para poder realizar pagos de forma correcta, el chip NFC de nuestro Xiaomi debe estar alineado con el terminal de pago. Este chip está ubicado parte posterior del móvil (contra el borde superior). Si el sensor no responde o ha perdido la sensibilidad, debemos ajustar la posición o la distancia de deslizamiento de la tarjeta y volver a intentarlo. Hay que tener en cuenta que la distancia recomendada está entre 1 y 2 centímetros, pero si hay contacto directo tampoco ocurrirá nada.