Análisis de la llamativa pantalla del Nokia 8.3 5G

La vuelta de Nokia al mercado ya dejó de ser noticia, y poco a poco los terminales que lanza al mercado son mucho más sólidos y recomendables. Hemos probado uno de los dispositivos más modernos que tiene el fabricante, el Nokia 8.3 5G, y te contamos lo que nos ha parecido la pantalla que incluye.

Este dispositivo, que utiliza Android One, se ajusta a la perfección para ser parte de la gama media de producto, ya que todo lo que tiene que ver con la pantalla es bastante positivo. Así, por ejemplo, el panel de 6,81 pulgadas es lo bastante suficiente para que todo tipo de usos sean una buena opción con el teléfono del que hablamos. El hardware es tipo IPS (lo que explica que el lector de huellas no esté bajo el componente) y, como no pude ser de otra forma, la resolución llega a Full HD+. De esta forma, no desentona para nada el terminal a la hora de disfrutar de contenidos multimedia como por ejemplo vídeos. Si deseas conocer más del hardware del Nokia 8.3 5G su ficha competa es lo que tienes que revisar.

Hay un par de detalles más que es importante comentar de este modelo. Uno de ellos es que el aprovechamiento frontal que tiene el smartphone supera el 82%, algo que encaja con el uso de la esquina superior izquierda para ubicar la cámara frontal (el agujero no tiene sombra o fuga alguna, pero quizá es algo más grande de lo deseable). Por otro lado, hay que decir que la relación de aspecto es de 20:9, por lo que utiliza la que ya se ha convertido en casi un estándar en los modelos con Android y que, lo cierto, encaja a la perfección al ver películas, series e, incluso, al disfrutar de juegos en apaisado.

Impresión que nos ha dejado la pantalla del Nokia 8.3 5G

Lo primero que nos quedó claro al visualizar el panel a pleno rendimiento es que la definición es bastante buena, algo que entre otras cosas se consigue debido a que la densidad de píxeles llega a los 386 píxeles, por lo que no fue una sorpresa leer los textos de forma perfecta y no encontrar problemas de jitter en ningún momento en las líneas (al ampliarlas para revisar que no tienen dientes de sierra extraños).

Pantalla en apaisado con el Nokia 8.3 5G

Los colores son bastante intensos y, por suerte, no hemos detectado grandes desviaciones que le hagan tender al frío o el cálido, por lo que está bastante bien calibrada la pantalla del Nokia 8.3 5G a nuestro juicio. Además, en lo que tiene que ver con el brillo hemos conseguido medidas que superan los 300 nits (incluso con la opción de uso automático activado que, por cierto, funciona de forma excelente), lo que es una buena marca. Esto, además, asegura que en exteriores no tendrás problemas para leer textos y disfrutar de juegos. Vamos, que cumple a la perfección, pero eso sí no es top algo que por otro lado es lógico.

Un detalle que se debe tener en cuenta es que este es un modelo que utiliza una frecuencia de 60 Hz, sin posibilidad de aumentarla. Si no has utilizado terminales con opciones como 90 Hz no te perderás nada, pero si has sido así… en la fluidez sí que hay momentos en los que sería conveniente el uso. Veremos si en siguientes generaciones HMD Global, que es el fabricante, decide dar el salto para no desentonar en el mercado.

Opciones en el software del teléfono

Pues la verdad es que hay más posibilidades de lo que se puede pensar en un principio. Si no se despliegan las opciones denominadas Avanzado que hay en los Ajustes, poco más que trabajar con el brillo o establecer el tema oscuro es lo que podrás gestionar. Pero, si esto se activa, las cosas cambian… y bastante en el Nokia 8.3 5G.

En este momento existen opciones que, por ejemplo, permiten gestionar la temperatura del color (denominado Equilibrio de blanco) o dar uso a posibilidades propias de la pantalla de bloqueo como por ejemplo cómo funcionan las notificaciones. Pero lo más interesante es un apartado denominado PureDisplay. Existen dos deslizadores que mejora el primero el uso del brillo y contraste… mientras que el segundo convierte imágenes SDR en HDR. Y, esto, ha sido muy efectivo con los vídeos. Por lo tanto, recomendamos que siempre esté en funcionamiento.

En definitiva, la calidad de la pantalla del Nokia 8.3 5G es bastante buena, con una intensidad de los colores que nos ha convencido y no da problemas con los contenidos multimedia. Por lo tanto, en este apartado el terminal no flaquea y puede competir en el mercado actual.