Nueva prueba de resistencia del iPhone XS Max ¿se doblará fácilmente?

Apple

Ayer llegaron a las tiendas y a sus primeros propietarios los nuevos iPhone XS y XS Max, este último, el iPhone más grande que hemos visto nunca en términos de tamaño. Y como es habitual, con la llegada de las primeras unidades, se están haciendo numerosas pruebas de resistencia del iPhone XS Max.

Ayer ya podíamos ver una de las primeras pruebas de resistencia del iPhone XS, en la que se mostraba el nuevo smartphone de Apple enfrentándose a caídas premeditadas y también al agua, uno de los enemigos históricos de los iPhone.

La resistencia del iPhone XS Max a prueba

El iPhone XS Max ya es una realidad, de hecho ya está en las tiendas y en las manos de sus propietarios. Incluso ya os hemos ofrecido una prueba a fondo del iPhone XS Max donde os desvelamos todos sus aspectos. Estas pruebas de JerryRigEverything ya son todo un clásico, y pasan por ella los principales topes de gama y otros smartphone populares que llegan al mercado. En esta ocasión, el iPhone debe enfrentarse a las clásicas pruebas que se llevan a cabo para probar hasta qué punto el teléfono es resistente. Como siempre se comienza por el punzón y los arañazos en la pantalla, donde los arañazos de la pantalla no son distintos de los que pudiera haber sufrido cualquier otro terminal.

En cuanto al marco de metal, salta fácilmente su acabado dorado, aunque evidentemente estamos hablando del paso de la cuchilla de un cutter por encima. En la parte trasera, resiste muy bien a la cuchilla, no en vano el cristal repele los arañazos muy bien. En el caso del cristal de las lentes de la cámara, de zafiro, llega a arañarse, aunque después de hacer bastante fuerza para conseguirlo. En la última parte de la prueba es donde realmente se demuestra si hay o no una buena construcción del terminal, y esta vez, el iPhone XS Max pasa con nota la prueba.

resistencia del iPhone XS Max

Ya que comenzando por el mechero, vemos que tras varios segundos de exposición a la llama, el iPhone XS Max no sufre daño alguno en la pantalla, tan siquiera se deforma, como ocurre en la mayoría de los demás móviles que hemos visto pasar por esta prueba. Aunque desde un punto de vista personal, puede que la llama no esté tan cerca de la pantalla como en otras ocasiones. En el caso de la prueba más importante, la de la resistencia a doblarse, el iPhone XS Max la supera perfectamente, y aunque sufre cierta torsión, mantiene perfectamente su aspecto original y demuestra que está muy bien construido. Aunque siempre tendremos la duda de si realmente se hace la fuerza suficiente como para que el iPhone XS Max pueda llegar a doblarse, pero eso no podemos saberlo.

Escrito por Jorge Sanz

Fuente > JerryRigEverything