El Samsung Galaxy S9 Active podría llegar en la segunda mitad del 2018

Samsung

El Samsung Galaxy S9 Active podría estar a la vuelta de la esquina. Los dispositivos más potentes han optado en los últimos años por refinar su diseño con materiales como el aluminio y el vidrio, y aunque los procesos de fabricación cada vez se depuran más y más, no siempre es posible evitar que nuestro flamante smartphone acabe hecho añicos.

Es aquí donde entran en juegos los teléfonos rugerizados, dispositivos que tienen su principal enfoque en la resistencia y que dan la oportunidad a los amantes de los deportes extremos, a los profesionales que desempeñan trabajos peligrosos, o simplemente a aquellas personas con tendencia a los accidentes, de tener un smartphone que aguante su estilo de vida.

Samsung SM-G893: El Samsung Galaxy S9 Active podría ser una realidad pronto

Vaya por delante que aún no han aparecido fotografías ni renders del Samsung Galaxy S9 Active, pero sí que ha aparecido una fotografía de un documento que hace referencia a una variante del Galaxy S9 con una pantalla demasiado pequeña para ser el próximo Galaxy Note 9, además de tener una cantidad de memoria RAM algo corta para dicho dispositivo.

Especificaciones del Samsung Galaxy S9 Active

Así pues, todo apunta a que Samsung seguirá con la tradición de ofrecer una versión ultraresistente de su flagship y que mantendría casi todas las características del teléfono original, como ya ocurrió con el Galaxy S8 Active. Según nuestra fuente, el Samsung Galaxy S9 Active llegaría en la segunda mitad del 2018, y estas serían sus características:

  • Nombre de modelo: SM-G893
  • Pantalla: 5.8 pulgadas con resolución de 29160 x 1440 píxeles
  • Procesador: Snapdragon 845 (no se menciona al Exynos 9810)
  • Almacenamiento: 64 GB (no se hace referencia a otras capacidades)
  • RAM: 4 GB
  • Cámara trasera: 12 Mpx con apertura variable F 1.5/F 2.4
  • Cámara delantera: 8 Mpx,F 1.7
  • Batería: 4000 mAh

Como se puede ver, son unas características idénticas a las del Samsung Galaxy S9, a excepción del almacenamiento, el cual no sabemos si llegará en otras variantes en el caso del Samsung Galaxy S9 Active. La única diferencia palpable la encontramos en el terreno de la autonomía, donde los 4000 mAh suponen un buen aumento desde los 3000mAh del Galaxy S9 normal, y que coinciden con los que ya incluía en su batería el Galaxy S8 Active, pudiendo incluso tratarse de la misma batería.

Samsung Galaxy S8 Active

Por ahora es pronto para saber el precio de este dispositivo rugerizado, pero dado el coste de diseñar una carcasa más fuerte, es posible que el Samsung Galaxy S9 Active parta de los 850 euros del S9 original, pudiendo incluso ser algo más caro.

Escrito por Javier Cordovilla

Fuente > Ready Tricks