El Snapdragon 810 se retrasaría ¿cambiarán de chip Samsung Galaxy S6 y LG G4 para salir a tiempo?

Samsung

Que se establezca una marca como proveedora de muchas otras puede suponer un problema importante para todas ellas. Es el caso de Qualcomm y su prometedor Snapdragon 810, integrado en la mayoría de terminales de primera línea de 2015 para el que resurgen los problemas con su producción y pone en peligro el lanzamiento de estos.

Con el primero que lo llevará integrado, el LG G Flex 2, ya presentado, el Snapdragon 810 va a ser un “must have” en los terminales de gama alta en este 2015. Qualcomm, respondiendo a la llamada de sus socios, aunque un año después de que llegara Apple con el A7, ya tiene listo su primer chip de gama alta con 64 bits para el mundo Android, que además abre las puertas del LTE Cat 9.

Ahora bien, de unos meses a esta parte, se pone en duda la capacidad de Qualcomm para cumplir con los plazos de entrega de su chip. Esto ha sido desmentido por la compañía, pero ha dado un vago espacio temporal para el lanzamiento, en concreto “la primera mitad de 2015”, y eso va desde enero a junio.

Problemas y más problemas para el Snapdragon 810

Desde J.P. Morgan, su equipo de analistas en Corea del Sur indican que tanto el Snapdragon 810 como el Snapdragon 615, tienen problemas de sobrecalentamiento que retrasarían su producción. Y es que los núcleos Cortex-A57 que tienen ambos SoC se calientan demasiado cuando pasan de 1,4 Ghz (y se supone que tienen que llegar mucho más alto), lo que se traduce en problemas de rendimiento y limitaciones al ahora de procesar gráficos. De hecho, en este sentido el 810 será más “lento” que el 805, que por otra parte no es 64 bits y está en el Galaxy Note 4, y contaría con problemas de control de la memoria además de todo esto.

Procesador Qualcomm Snapdragon 801 LG G3

Los fabricantes podrían esperar… o no

Esto hace pensar, según el analista, que Qualcomm y TSMC, encargados del manufacturado, habrían retrasado la producción un trimestre, para ganar un mes de cara a resolver todos estos problemas y dos para completar la producción que debería haber estado lista para el lanzamiento de nuevos terminales en abril.

De ser cierta la información de J.P. Morgan, algunos de los grandes lanzamientos como el Samsung Galaxy S6 o el LG G4 tendrían, por tanto, un retraso en su lanzamiento equivalente. Por otra parte, empresas menos pacientes, como podría ser Xiaomi, podrían cambiar de idea y adaptar sus nuevos productos para llevar procesadores MediaTek o los potentes Nvdia Tegra, e incluso algunos como Samsung podría aprovechar para dar más protagonismo a sus Exynos.

Fuente: PhoneArena

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)