Prueba a fondo del Motorola Moto G (2014)

Motorola

Las expectativas que se tienen del Motorola Moto G (2014) no pueden ser mayores, ya que tiene la complicada tarea de sustituir a uno de los teléfonos que, de alguna forma, ha revolucionado el universo Android debido a que ha disparado el interés por la antes poco importante gama media de producto.

Lo cierto es que Motorola ha sido conservadora en algunos apartados de este teléfono, ya que hay características que no han variado respecto al dispositivo que ha significado tanto para este fabricante. Un ejemplo de lo que decimos es que la cantidad de RAM se mantiene en 1 GB y el procesador sigue siendo un Snapdragon 400 de cuatro núcleos. Cierto es que son componentes solventes, pero un lavado de cara no hubiera estado de más.

Teléfono Motorola Moto G (2014)

Pero, evidentemente, hay novedades en el nuevo Motorola Moto G (2014). Y, quizá, la más importante se encuentra en lo que se refiere a la pantalla, ya que esta aumenta sus dimensiones hasta las cinco pulgadas, sin que se varíe la resolución a 720p. Esta combinación da como resultado una densidad de píxeles por debajo de los 300 ppp, por lo que se convierte en un pequeño peaje a pagar por tener un panel de mayores dimensiones.

Aparte hay otras mejoras que inciden en apartados en lo que el Motorola Moto G (2014) tenía que mejorar sí o sí. Un ejemplo es que el sensor de este modelo ofrece una mayor resolución y que el sonido ha evolucionado de forma clara. Si deseas conocer en qué medida todo esto afecta al rendimiento del terminal, puedes hacerlo en el enlace que dejamos a continuación:

Si quieres ver la prueba completa del Motorola Moto G (2014) pulsa aquí.

Escrito por Iván Martín