Motorola Moto G Versión 2014

Análisis a fondo del Motorola Moto G Versión 2014

Valoración: 7 de 10

Sello Movilzona 7Hemos podido probar el nuevo modelo que está destinado a ser la referencia en la gama media de producto, el Motorola Moto G (2014), un dispositivo que es una evolución de un modelo que ha sido todo un éxito en el mercado y que se ha posicionado como uno de los claros “caballos ganadores” del fabricante ahora propiedad de Lenovo. Por lo tanto, el reto que tiene por delante este dispositivo no es precisamente menor.

Lo cierto es que cuando se revisan las especificaciones de este modelo hay cierta sorpresa, ya que se descubren unas variaciones que en muchos casos eran necesarias para tener una evolución lógica en el mercado y, por otra parte, cierto inmovilismo que no es precisamente una de las mejores señales que se pueden dar en el segmento de la movilidad. Pero, todo esto, es mejor descubrirlo con la experiencia de uso que hemos tenido al utilizar el Motorola Moto G (2014) y, como no, con los resultados en las pruebas específicas.

Uno de los primeros detalles que llaman la atención del nuevo modelo es que ahora el terminal tiene dos altavoces estéreo en la parte frontal que mejoran notablemente la calidad de este teléfono respecto al Motorola Moto G original. El volumen es mucho más alto (aunque cuando se está llegando al máximo el dispositivo tiene a distorsionar) y la claridad de lo que se reproduce es buena.

Uso del teléfono Motorola Moto G (2014)

Hay que decir que también esto favorece que no se tape con la mano este componente, lo que es un buen detalle, aunque obviamente si colocas boca abajo el Motorola Moto G (2014) el sonido se resiente. En lo que se refiere a la estética, esta no es mala, pero sí que comprobamos que los huecos tienden a almacenar polvo de forma habitual, por lo que de vez en cuando hay que limpiarlos.

Diseño

Evidentemente hay novedades importantes aquí, en especial debidas a la inclusión de uno de los cambios que mencionaremos a continuación: el tamaño de la pantalla. Estamos ante un teléfono más grande (141,5 x 70,7 x 11 mm)que al que sustituye, pero esto no quiere decir que su ergonomía no esté cuidada. Las razones son que la curvatura trasera favorece el agarre -que no hace que “baile” mucho el terminal al dejarlo en una superficie plana- y que, sin grandes esfuerzos se puede manipular el dispositivo con una mano ya que es algo más fino que su antecesor.

Parte trasera del Motorola Moto G (2014)

Donde sí que hay diferencias es en lo referente al peso, ya que se pasa de los 143 a los 149 gramos en el Motorola Moto G (2014) y, si tenemos en cuenta que el modelo del año pasado ya era uno de los que pesaba bastante si se comparaba con la competencia, hay que decir que esto se hace notar aunque evidentemente no es un drama.

El material de fabricación se mantiene en el plástico, algo lógico para un teléfono que se sitúa por debajo de los 200 euros, y el acabado de los laterales y el cierre de la tapa (que se puede quitar, aunque la batería no es extraíble) es bastante buena y resistente. Mención aparte hay que hacer a que es posible cambiar la carcasa trasera por otra de un acabado diferente y que en la parte posterior, una vez que la tapa se retira, están los espacios para las tarjetas microSIM que se pueden utilizar y la microSD de hasta 32 GB (que se suman a los 8 o 16 que se tiene de almacenamiento interno), que esta vez sí está presente en el Motorola Moto G (2014).

Lateral del teléfono Motorola Moto G (2014)

Un par de detalles finales son que los botones laterales que tiene el dispositivo están ambos en la parte derecha y no son precisamente los que mejor se manipulan de todos los modelos de gama media que hemos probado, aunque cumplen su función y son bastante sólidos. Y, para finalizar, hay que decir que se mantiene la hendidura en la que se puede ver el logotipo de Motorola, lo que ya se ha convertido en todo un rasgo distintivo y que hasta se “juega” con ella de vez en cuando.

Pantalla

Uno de los elementos diferenciales del anterior modelo de Motorola era su pantalla, ya que ofrecía una muy buena calidad para el precio que tenía el teléfono, y en esta ocasión el compromiso se mantiene, pero con matices. Para empezar hay que decir que las dimensiones del panel LCD IPS aumentan hasta las 5 pulgadas, lo que para muchos es un acierto (otros pueden pensar que es muy grande, pero quizá el arma para este segmento sea un futuro Moto E). La resolución no varía y se mantiene en los 720p, por lo que la densidad de píxeles baja de los 326 a los 294 ppp.

Pantalla del teléfono Mototola Moto G (2014)

Esto hace que se note una definición algo inferior, pero que no es muy notable y no supone problema alguno para que páginas web u otro tipo de aplicaciones se vean sin problemas. Los colores se ven bastante bien y son muy naturales pero, en esta ocasión, el brillo es algo inferior en el Motorola Moto G (2014), por lo que en exteriores el panel se resiente. Además, notamos cierto “amarilleo” en los blancos, aunque no es muy pronunciado. Un detalle positivo es que Gorilla Glass 3 como protección está presente.

La integración del panel en la carcasa del Motorola Moto G (2014) es muy buena. Sin que se note esto y sin que la tactilidad se vea afectada por ello. Además, los arcos se han reducido si se compara con el modelo anterior, por lo que la sensación de un mejor acabado es mayor. En definitiva, estamos ante una de las mejores pantallas de un modelo de gama media, pero que no alcanza a la del dispositivo al que sustituye, lo que se debe en cierta medida al aumento de sus dimensiones que, por otra parte, permiten una mejor manipulación de los contenidos.

Hardware

Pocos cambios son los que encontramos en este apartado, muy pocos. El núcleo del Motorola Moto G (2014) es el mismo que en la versión anterior, ya que el SoC es un Snapdragon 400 de cuatro núcleos a 1,2 GHz y la cantidad de RAM de 1 GB. Es decir, que se apuesta por una combinación que ha demostrado su solvencia, pero se echa en falta “algún caramelo” que echarse a la boca en lo referente a ser un avance (por ejemplo, un procesador más actual).

Basemark del Motorola Moto G (2014)

Lo cierto es que los resultados en las pruebas de rendimiento no decepcionan, ya que por lo poco que cuesta el Motorola Moto G (2014) se obtiene una capacidad más que solvente con casi todo tipo de aplicaciones (los juegos exigentes en tres dimensiones no se le dan precisamente bien). Pero no detectamos mucho “lag” al ejecutar el sistema operativo (que es Android 4.4.4) y la sensación de fluidez al utilizar de forma habitual el teléfono es más que adecuada -eso sí, esta es mejor cuando el software se ha ejecutado, ya que en ocasiones si se ralentiza un poco el arranque de este-. El caso, es que en los benchmarks no hay grandes diferencias a las pruebas a las que sometimos al Motorola Moto G 4G que ya integraba la misma versión del desarrollo de Google.

El caso es que si no se es muy exigente y no se somete al teléfono a grandes necesidades, el Motorola Moto G (2014) cumple a la perfección y no se tiene la sensación de estar ante un terminal que tenga fisuras. Esto, la verdad, se debe en cierta medida a que no hay apenas personalización del sistema operativo, lo que favorece su ejecución (eso sí, se mantienen aplicaciones como por ejemplo Assist, Migración o Alerta, todas ellas útiles).

Para finalizar de comentar el aparrado del hardware y el rendimiento, hay que decir que la batería de este Motorola Moto G (2014) tiene una carga de 2.070 mAh, por lo que clava la especificación del modelo al que sustituye. Completar un día sin tener que recargar no es un problema, pero lo cierto es que llegar a uno y medio, como era posible con el Motorola Moto G, no es posible. Por lo tanto, hay cierto retroceso que puede deberse a la pantalla de mayores dimensiones (pero tiene menos densidad). El caso es que no llega a los fantásticos niveles de la versión anterior, pero no se debe dramatizar, ya que este nuevo teléfono sigue siendo de los mejores en su segmento.

Cámara

Sin duda alguna, este era uno de los apartados que se tenían que mejorar en el Motorola Moto G (2014), y la compañía lo ha hecho de forma clara. Se ha pasado a un sensor de 8 megapíxeles en la cámara trasera que es muchísimo mejor que el existente en el anterior modelo, que era de 5 Mpx. El resultado de esto es simple: las fotografías son de mucha mejor calidad.

Cámara del teléfono Mototola Moto G (2014)

Ahora la definición de las tomas es mucho mejor, así como el tratamiento de la luz. Y, esto, es así tanto en condiciones de buena luminosidad como en las que esto no es así (por cierto, el Modo HDR ahora sí que se muestra efectivo). Los colores de las fotos son intensos y no hay sobresaturación, aunque cuando la luz es menos intensa es cierto que se aprecia algo de ruido en los bordes de los objetos a los que se le hace las fotos.

El flash es lo suficientemente potente para ser efectivo y eso que este no es de grandes dimensiones. Aparte hay que decir que la integración en la cámara en la carcasa trasera es excelente, sin que apenas exista reborde y, por lo tanto, el trabajo realizado en este aspecto sigue siendo muy bueno. Un detalle que no queremos dejar de indicar es que la aplicación Cámara no es muy completa, por lo que con el paso del tiempo lo normal es tender a utilizar una adicional, como por ejemplo la propia de Google.

Finalmente, hay que decir que las grabaciones también han mejorado, ya que el autoenfoque es más rápido, pero no hay que tirar cohetes, y la calidad de los vídeos resultantes es superior incluso cuando se utiliza el zoom de la cámara trasera. En definitiva, un paso muy importante el que se ha dado con el Motorola Moto G (2014) en este apartado.

Conclusión

La tarea del Motorola Moto G (2014) es complicada, ya que se espera mucho de él en lo que se refiere a la gama media de producto. Ofrece novedades interesantes, como el añadido de los altavoces y una cámara de mucha mayor calidad. Adicionalmente, se ha pasado a una pantalla de 5 pulgadas que es cómoda de utilizar y que no desentona en lo referente a la calidad. Por lo tanto, hay avances suficientes como para mantener el reinado en su segmento del mercado. De eso no hay duda y todo por un precio de 179 euros.

Eso sí, no todo es muy bueno, ya que el hardware esencial no avanza y se mantiene en lo que ya se conocía, veremos si esto afecta en un futuro cercano al verse superado por otros modelos, y la autonomía no es igual de buena que en el modelo al que sustituye, lo que es algo que se debe valorar debidamente. Por cierto, y para finalizar, es positivo que se incluya ranura para tarjetas microSD, pero hay que decir que este modelo no es compatible con redes 4G, por lo que se debe esperar a una variante que sí lo sea.

A favor:

  • Cámara trasera muy mejorada
  • Se mantienen las actualizaciones constantes
  • Relación calidad/precio muy destacable

En contra:

  • Autonomía algo menor de lo esperado
  • No es compatible con 4G y no incluye NFC

Fotos del producto:

 

Puntuación del Motorola Moto G (2014)


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

7 opiniones
  1. tor 0
    20 Oct, 14 11:37
    8/10 si el moto g anterior tenia un diseño a…

    si el moto g anterior tenia un diseño antiguo , feo….este le gana … con esos franjas metalicas arriba y abajo que son los altavoces, que se escuchara mejor, pero hay mejores opciones y no tan feas. Ni idea como le dais un 7. Bueno si, es que ahora sois fans de motorola,…jajaja

  2. Fran 0
    20 Oct, 14 12:45
    8/10 Opino que el Moto G original es superior…

    Opino que el Moto G original es superior a la versión 2014, el aumento de la pantalla de éste lo hace retroceder en definición y en batería; la memoria de almacenamiento no es una mejora significativa, el Moto G original con su USB OTG puede agregársele hasta 64 GB -yo lo tengo así para vídeo y música-, y en fin, creo que ningún usuario encantado con su Moto G lo cambiaría por el Moto G 2014.

    1. Emi 0
      21 Oct, 14 20:05
      8/10 Todo el día con el pen drive conectado …

      Todo el día con el pen drive conectado abajo re comodo!

      1. Fran 0
        22 Oct, 14 7:37
        8/10 El pendrive se puede llevar en cualquier…

        El pendrive se puede llevar en cualquier parte, es muy pequeño, y lo conecto cuando deseo visionar vídeos, normalmente cuando estás en reposo; la música ocupa poco espacio y se puede cargar en los 8 GB de fábrica del teléfono. Es un aparato excelente por un precio imbatible; creo que si aun se quiere mejorar sin aumentar el precio será difícil conseguirlo. Te comento que el Moto G reproduce la música con calidad equiparable -para mí todavía mejor- que el iPod.

  3. joseloo 0
    20 Oct, 14 21:11
    8/10 es dual sim?

    es dual sim?

  4. pumuky320ci 0
    17 Dic, 14 2:22
    8/10 Pues yo por 109€ en tarjeta prepago de…

    Pues yo por 109€ en tarjeta prepago de Yoigo compraría el Huawei G620S, tiene cobertura 4G (LTE), pantalla de 5″ 1280×720 HD, 1GB RAM, 8 GB ROM, expansión microSD hasta 32 GB, procesador Qualcomm MSM8916 de 4 núcleos a 1’2GHz 64bits, Android 4.4.3 KitKat, cámara trasera de 8 mgpx y delantera de 2mgpx, ademas en Antutu Benchmark (aplicación para medir el rendimiento y la potencia real de un smartphone android) da alrededor de 20.000 puntos