El Samsung Galaxy Gear podría llegar con modelos de 8 y 6GB

Android

A escasos cuatro días de que Samsung desvele todos los detalles de su iWatch, llamado Galaxy Gear, se han filtrado un buen puñado de informaciones que detallan todas sus especificaciones técnicas y, la verdad, hay algunos datos que destacan mucho y dan una idea de cómo será este nuevo miembro de la familia Android.

Lo primero que llama la atención del Samsung Galaxy Gear son las dos configuraciones de capacidad en las que se venderá. Las informaciones, que son muy específicas, hablan de modelos de 8 y 6 GB (¿no serán 16?) de almacenamiento en lo que parecen unas cifras más que respetables y suficientes para un dispositivo que llevaremos en la muñeca y que no tiene por qué necesitar mucho más. Eso sí, si alguien quiere más, no estaría mal que le añadieran una ranura para microSD.

Por otro lado, destaca su instalacion Android Jelly Bean y la pantalla OLED, que con 2,5 pulgadas y una resolución de 320×320 nos indica que el panel será completamente cuadrado. Eso no casa mucho con los renders (como el que tenéis justo debajo) que imaginan una pantalla curvada y alargada verticalmente, pero bueno, seguro que esto no le quitará ni un ápice del atractivo que tendrá vestirnos con uno de estos ‘smartwatch‘.

Posible diseño Samsung Gear Smartwatch.

En cuanto al procesador, se habla de un dual-core a 1,5 GHz (un pelín más potente que el que montaba el Galaxy S2 en sus buenos tiempos), 1GB de memoria RAM, una cámara frontal de 4MP (720p), altavoces, acelerómetro, NFC, Bluetooth 4.0 y, aquí viene un dato que esperemos no sea real, una batería que nos permitirá una autonomía de 10 horas. Así que la pregunta sale sola: un reloj que nos dura escasamente media jornada, ¿puede servirnos para el día a día?

El Samsung Galaxy Gear se presentará en el evento Unpacked que Samsung celebrará el 4 de septiembre en Berlín, en la feria IFA que empieza esta misma semana. Allí conoceremos al que será el primer iWatch que va en serio a comerse este nuevo mercado en el que parece que tienen puestos sus ojos todos los grandes fabricantes de dispositivos móviles. Incluido Apple.

Escrito por Iván Martín