iPhly: otro control por radiofrecuencia para iPhone 4

Apple

Al igual que el AR Drone de Parrot, llega iPhly, un equipo adaptable a cualquier versión de iPhone para controlar por radiofrecuencia helicópteros, aviones o coches teledirigidos. Sin controles físicos, podremos gobernar el rumbo del aparato mediante los movimientos aplicados al smartphone y detectados por el acelerómetro o giroscopio en el caso del iPhone 4.

Mediante un módulo compatible con DSM2, un receptor Spektrum y la aplicación iPhly instalada en el iPhone, los más aficionados al aeromodelismo podrán prescindir de los controles tradicionales por simples movimientos desde el teléfono de Apple.IPHONE-4-RADIOCONTROL-2

iPhone, los accesorios y su polivalencia

El proyecto iPhly nació de un apasionado de los aparatos dirigidos por radiocontrol, Ari Krupnik. Él mismo creó la aplicación que puedes encontrar en la App Store gratis, que con ayuda de un módulo de radiofrecuencia compatible con DSM2, podrás controlar desde aviones hasta coches por radiofrecuencia. El sistema es tan flexible que permite ser utilizado con cualquier versión de iPhone, desde el primer modelo 2G hasta el último iPhone 4. También es compatible con el iPod Touch e incluso podría utilizarse con el iPad, aunque el propio Krupnik lo desaconseja por las dimensiones de la tableta. Aunque existen diferencias, iPhly nos recuerda irremediablemente al AR Drone de Parrot.IPHONE-4-RADIOCONTROL-3

La aplicación

iPhly es plenamente configurable para controlar un amplio catálogo de modelos del mercado. Mediante simples movimientos del teléfono, el acelerómetro y/o giroscopio del teléfono de Apple transmite las señales al aparato. Dirección, aceleración y desaceleración se transmiten al momento, tal como podéis comprobar a través de varios de los vídeos demostrativos. Aunque la propia aplicación se encuentra en la App Store de Apple sin coste, el equipo compatible para conectar al iPhone está disponible desde los 100 dólares.

+ Comparador de móviles

+ Fichas técnicas Apple

+ Foro Apple

Página del creador

Escrito por Víctor Rodríguez