Elimina la humedad de cualquier teléfono móvil

Está claro que ningún usuario está exento de llegar a sufrir cualquier tipo de percance con el agua en nuestro teléfono móvil. Por eso, nunca viene de más conocer qué alternativas tenemos cuando el smartphone se ha mojado, ya que podría contar con cierta humedad aún. No hay nada milagroso, y todo depende de hasta qué punto se haya empapado. Pero, de esta forma, ayudaremos a reducir la humedad en el móvil y las posibilidades de que no vuelva a funcionar nunca más.

Hoy en día son cada vez más los móviles que especifican que son resistentes al líquido elemento, pero lo son hasta cierto punto, porque no son capaces de aguantar cualquier tipo de inmersión. Además, con el paso del tiempo los teléfonos pierden ciertas propiedades que pueden deteriorar sus reacciones frente al agua, y permitir que esta termine entrando en contra de lo que cabría pensar.

Antes de nada…

Son muchos los errores que se repiten entre los usuarios, ya que no saben cómo actuar ante estas situaciones. Pero, antes de secar el móvil y ponernos a investigar los trucos y posibles soluciones que revivan vuestro teléfono móvil, deberéis tener en cuenta esta serie de consejos.

Móvil mojado

Acciones a evitar

Lo cierto, es que uno de los primeros grandes errores que más se repiten entre aquellos usuarios que han visto como su móvil se ha mojado es el hecho de encender de primeras el teléfono para comprobar si sigue funcionando antes de llevarlo al servicio técnico. Además, muchos de estos errores que cometemos, podrían llevar a que nunca más nos llegue a funcionar el dispositivo que se ha mojado por completo.

Además, si tu teléfono se ha mojado y se ha quedado encendido, tendrás que apagarlo lo más rápido posible, con el objetivo de intentar evitar un cortocircuito en su interior y fundir conexiones diminutas que solo un ingeniero sabe para qué sirven. Aunque lo cierto es hay muchas más cosas que no debes hacer:

  • No manipules el teléfono: Ya no hablamos solo de que no lo enciendas, sino que lo dejes quieto. Puede que, si le ha entrado agua, el líquido esté localizado en una zona en concreto, pero si empiezas a mover el smartphone lo único que conseguirás es que la humedad llegue a más componentes.
  • Ni se te ocurra cargarlo: Si tienes la ‘genial’ idea de enchufar el cargador del móvil cuando sospechas que éste se ha mojado, puedes provocar un cortocircuito en el interior del mismo y que lo que antes tuviera fácil solución, ahora sea imposible de arreglar.
  • No le apliques calor: Cuando se moje tu móvil y no sepas qué hacer, bajo ningún concepto deberás aplicarle calor usando secadores, ni estufas, hornos o microondas. Esto se debe a que los móviles tienen circuitos electrónicos que podrían acabar dañados si se exponen a una fuente de calor alta. Además, es un hecho que la electrónica funciona mejor cuanto más fríos están los circuitos de su interior. Incluso, si se calientan las piezas metálicas y de plástico se podrían llegar a fundir por el exceso de calor.
  • Evita el sol: Esta es una de las cuestiones que más tenemos que tener alejadas de nuestro teléfono móvil a la hora de usarlo durante el verano y es que el sol puede ser altamente perjudicial para nuestro teléfono móvil y mucho más si el contacto que hace es directamente con esta fuente de calor por lo que jamás deberemos secarlo directamente al sol, pues el fallo puede ser mucho mayor.
  • No uses papeles para secarlo: No vas a estropear el smartphone si lo haces, pero lo más recomendable es usar galletas de fibra para limpiar y secar el móvil, ya que así evitarás que, además de agua, el polvo acceda al interior del dispositivo.

¿Qué dice la certificación IP?

Son muchos los teléfonos de ahora que cuentan con una certificación IP. Esto nos indicará si el mismo es resistente o no contra los líquidos. Por ejemplo, si nos encontramos un certificado IP68, el primer número hará referencia a la resistencia frente a objetos sólidos como el polvo o la arena, mientras que tendremos una protección contra líquidos de 8. Esto significa que se puede sumergir en agua hasta más de un metro de profundidad. Eso sí, no es tampoco recomendable hacerlo, y cuando se haga, será mejor que nos pasemos de la media hora.

Por tanto, si se te ha mojado tu smartphone y tienes este tipo de protección estará más a salvo y puede que solo tengas que esperar a que se seque por sí mismo. Sin embargo, todo dependerá del líquido con el que se haya mojado, no será lo mismo que se haya caído a una piscina que al mar. Pues, la sal en este caso, al entrar dentro del dispositivo, podrá llegar a corroer los diferentes componentes internos del smartphone. Lo mismo sucede en el caso de que se moje por un refresco, pues será bastante dañino para el terminal.

Adiós garantía

Está claro que, una vez se nos haya mojado el dispositivo móvil, deberemos decir adiós a la garantía. Pero no para siempre, sino que esta no cubrirá los daños por agua en el terminal, ni siquiera en aquellos smartphones que cuentan con un certificado IP, es decir, que son resistentes a ella independientemente de la certificación que tenga.

Además, por mucho que digas que no se ha mojado cuando en realidad sí que te ha pasado, el propio soporte técnico sabrá si ha habido humedad en su interior, ya que cuentan con una pegatina que cambia de color cuando ha entrado en contacto con el agua. Por lo que no nos servirá de nada insistir en que no se ha mojado en ningún momento mientras lo estábamos utilizando, por lo tanto, sé honesto para agilizar el proceso y si te toca pagar por caja, no habrá más soluciones.

Retirar accesorios

En la medida de lo posible también será recomendable quitar la batería, la SIM y la microSD. Es decir, la mayor parte de los accesorios que podamos retirar del dispositivo, o elemento como su batería, aunque hoy en día es mucho más difícil. También es recomendable quitar toda funda que pueda estar reteniendo el líquido cerca de los conectores del dispositivo.

Si no se puede extraer alguno de estos elementos, tendremos que pasar a secarlo lo mejor posible y probar las siguientes soluciones que os explicaremos antes de proceder a encender el smartphone mojado. Aunque, por lo general, aunque se haya mojado el terminal, no habrá ningún problema a la hora de extraer la SIM o tarjeta externa de memoria.

¿Se ha mojado en agua dulce o salada?

En el primer caso, es más probable que el móvil pueda recuperarse, pero en el segundo, si se nos cae en la playa, es casi seguro que su oxidación interna va a ser inmediata debido a la cantidad de sal que ha podido entrar en nuestro móvil. Pero, vamos a verlo con más detalle cada aspecto para que tengas en cuenta las diferencias que hay si se moja el teléfono en agua dulce o salada.

El peligro de la sal

Si la inmersión ha sido en agua salada, la aparición de corrosión es más que probable, y eso no hay absorbente que lo arregle. Como os decíamos, la oxidación interna va a ser casi inmediata, por lo que deberemos actuar rápido y bien, para que las cosas no terminen empeorando.

En estos casos, puede ser recomendable volverlo a sumergir un momento en agua del grifo (si, no estamos locos, pero debe ser de inmediato) para que se elimine toda la salinidad posible. Una vez hemos optado por hacer esto en un primer momento, podremos pasar a sumergir el móvil, pero esta vez en destilada con el objetivo de limpiar todo su interior de la sal. Este es un producto que se vende en cualquier gasolinera.

móvil viejo resistente agua

Agua dulce y otros líquidos

Por mucha protección que nos ofrezca el teléfono, puede que, llegado un momento puntual, el smartphone pierda esa capacidad protectora porque ya tiene una cierta edad el dispositivo o porque se ha ido golpeando en diferentes momentos. Por lo que, deberemos prestar mucho cuidado a los líquidos que puedan caer sobre el dispositivo.

Y no solo esto, sino a otros tipos de líquidos que no contengan sal. Sin embargo, si se ha mojado por cualquier bebida azucarada, estaríamos también en serios problemas, ya que estaríamos en el mismo caso anterior, aunque esta vez será el azúcar, ya que provocará una oxidación continua en los elementos del smartphone. En cambio, si se ha mojado de agua dulce, será el mejor de tus problemas, porque es el más fácil de resolver siguiendo las siguientes soluciones.

Todas las soluciones para secar el móvil

Después de aprender que cuando se nos termine empapando el smartphone no tendremos que pasar a probar si enciende o no, además de la diferencia entre agua salada y dulce; es el momento de conocer cuáles son las diferentes soluciones que tendremos a nuestro alcance para secar el teléfono.

movil agua piscina

Sécalo bien por fuera

Cuando se nos moja el móvil, uno de los primeros pasos será ir corriendo a secar el smartphone por fuera. Para ello, lo más acertado será coger un trapo de cocina o alguna servilleta que sea lo suficientemente superabsorbente para eliminar todas las gotas y resto de fluidos que podría llegar a tener el teléfono en sus diferentes ranuras.

También, existe la posibilidad de desmontar el dispositivo para poder llegar a limpiarlo correctamente por dentro, es decir, secar cada uno de los componentes internos y así poder ver si alguno de ellos ha sido dañado seriamente por el H2O. Pero, si en tu caso no cuentas con grandes conocimientos para proceder a desmontarlo, lo mejor será acudir a un técnico especializado que se encargue de hacerlo.

Usa alcohol isopropílico

Otro método bastante efectivo para poder darle una segunda oportunidad a un móvil mojado es el alcohol isopropílico. Por muy imposible que sea de creer, tendremos que volver a sumergirlo en otro líquido con el fin de poder secarlo. Y es que, gracias al alcohol, conseguiremos que se evapore cualquier rastro de humedad sin dejar rastro, además de que consigue llevarse consigue los restos del agua que se encuentren en el terminal.

Uno de los puntos positivos del alcohol es que, si cuentan con grandes niveles de pureza, evaporarse sin dejar rastro allá por donde pase. Además de esto, logrará arrastrar todo lo que se encuentre en camino. Por tanto, si no sabes qué hacer si se moja tu móvil, podrás optar por esta opción que logrará eliminar y de forma rápida el agua que se encuentre en el circuito electrónico del dispositivo. Eso sí, bastará con un par de minutos. Luego, habrá que quitar los restos del alcohol.

Utiliza bolas de secado

Otro de los trucos, que incluso podría servirnos más de ayuda que la clásica estrategia de utilizar el arroz, será el uso de las bolitas antihumedad de sílice. Seguramente os sonarán, ya que se suelen encontrar en las cajas de los zapatos, por ejemplo. Por ello, deberemos probar a hacernos con estas bolitas y meterlas en una bolsa hermética junto al teléfono mojado.

Es una solución mucho mejor que la del arroz, ya que el cereal puede acabar dañando más el dispositivo al introducir pequeñas partículas dentro del equipo, lo que podría añadirnos un problema más del que ya tenemos de por sí, por lo que lo mejor es dejar el arroz para cocinar. En el caso de que no tengas estas bolitas de sílice por casa, siempre puedes acudir a cualquier comercio oriental y comprar un buen número de bolsas, puesto que siempre podrán venir bien en estos casos tan extremos.

bolsas silice

Usa un deshumidificador

Esto sirve para apurar al máximo el secado. Para ello podremos usar un deshumidificador o un aire acondicionado en modo absorción de humedad. Basta con poner el teléfono cerca entre 12 y 24 horas para que pueda llegar a absorber toda la humedad que había dentro del dispositivo móvil.

Pasado ese tiempo el terminal debería estar completamente seco. Ahora podremos tratar de encender el dispositivo y comprobar si ha dado resultado. En un amplio número de casos el móvil resucita sin problemas pero todo depende del tiempo que hayamos tardado en reaccionar desde que se cayó al agua.

Déjalo en un entorno seco

Ya te hemos recomendado evitar en la medida de lo posible el aplicar calor al smartphone. Si lo pones al sol, usas un secador, o lo dejas encima de un radiador, lo que vas a conseguir es que el vapor de agua llegue a más secciones de tu teléfono y que, además, las altas temperaturas puedan dañar otros componentes.

Es mucho más recomendable dejar el smartphone en un entorno libre de humedad. Es decir, no lo dejes en la cocina o en el baño, pero prueba a colocarlo dentro de un armario de una habitación de casa, o en el mismo lugar donde guardas las medicinas. Y es que, de esta manera, nos podremos librar de la humedad y conseguir que el terminal se seque cuanto antes.

Haz el vacío con el móvil

Un remedio casero que también suele funcionar es introducir el smartphone en una bolsa de plástico e introducir aire (moviendo la bolsa a un lado y al otro). Después debes cerrar la misma con un fuerte nudo y comprobar que no queda un resquicio por donde el aire pueda escapar. Deja que la física haga su trabajo y, siempre que la humedad del móvil sea baja, verás como en unas horas queda totalmente funcional.

¿Agua en los altavoces?

Aunque parezca que no tiene lógica, subir el volumen del teléfono a la máxima potencia es algo que puede ayudarnos. Un alto cargo de Xiaomi propuso poner el altavoz al máximo de nuestro dispositivo móvil con el objetivo de expulsar la mayor cantidad de agua del móvil gracias a las vibraciones que los altavoces producen. Eso sí, para esto debemos tener en cuenta que nuestro móvil llegue a poder encenderse.

También podemos usar una serie de apps que ya son veteranas de las tiendas móviles, y en el caso de Android podemos acceder a algunas como la de Expulsar el agua – Reparar el altavoz que emite sonido en diferentes frecuencias, para que con la vibración del altavoz se puede expulsar el agua. En el caso del iPhone también puedes optar por la app de Sonic, que nos permite expulsar de la misma manera el agua de los altavoces. Si el móvil se ha mojado a fondo y hay agua en este componente las apps no servirán de mucho, como así rezan los propios usuarios en los comentarios, pero es algo que nunca está de más probar.

humedad del móvil

Productos ‘milagro’

Hace unos años unos emprendedores españoles nos sorprendieron con Waterrevive, un método que promete arreglar el móvil mojado fuese cual fuese su grado de caladura. Años después de su lanzamiento, el invento sigue a la venta, pero las opiniones no son las mejores. Si estás entre la espada y la pared puede ser una opción a probar, pero bajo tu propia responsabilidad.

Llegados a este punto y antes de probar una de estas opciones que tampoco nos aseguran al 100% el arreglo de nuestro problema, lo mejor que podemos hacer es poner nuestro teléfono móvil en manos de un profesional para que sea este quien arregle el problema que acusa nuestro teléfono móvil. Aunque esto seguramente no lo vaya a cubrir nuestra garantía, será lo mejor para garantizar la integridad de nuestro móvil y que el mimso pueda sobrvivir al problema actual.

Cuidado con el arroz

El método del arroz es algo comprobado y sencillo de llevar a cabo. Si se te moja el móvil lo mejor es enterrarlo en arroz y dejar durante un par de días que el poder de absorción de este elimine casi toda la humedad posible. Pero, la cruda realidad es que a veces puede llegar a funcionar a la perfección y otras, incluso, podría ser peor para nuestro dispositivo móvil. Todo dependerá de si al mojarse no se ha provocado ningún tipo de cortocircuito eléctrico en su interior.

movil arroz

Eso sí, un buen consejo a la hora de ponerlo en arroz es intentar desmontar en parte el teléfono, lo que sea posible. De esta manera, por ejemplo, sin la carcasa se puede eliminar mejor la humedad de los componentes internos del teléfono. Eso sí, es verdad que hoy en día son muy pocos los móviles que nos permiten desmontarlos con las herramientas que tenemos a mano en casa.

Y, a pesar de que el arroz contiene unas partículas que le permiten absorber la humedad que ha quedado dentro del móvil, a la larga puede salirnos mal la jugada. Básicamente, podría ser contraproducente porque sus granos pueden colarse dentro del móvil, provocando que la situación empeore y dañe el interior del dispositivo. Por lo que en el caso de que no tengamos otro método, os recomendamos que usemos el arroz de forma breve o usemos los granos más gordos que tengamos por casa.

¡Sé el primero en comentar!