Hoy en día es muy habitual comunicarnos en tiempo real con otras personas a través de las diferentes redes sociales o aplicaciones de mensajería y compartir con ellas todo tipo de archivos multimedia o documentos. Sin embargo, igual que nosotros podemos comunicarnos con otras personas, es posible que en algunas ocasiones otras personas, generalmente desconocidas, también puedan comunicarse con nosotros, dando lugar así al mayor problema de seguridad de estas plataformas.

Snapchat es un cliente de mensajería instantánea que ha ganado una gran cuota de mercado, especialmente entre los más jóvenes. Una de las principales características de esta plataforma es la posibilidad de compartir todo tipo de imágenes de forma privada y “segura”, ya que nos ofrece la posibilidad de configurar una fecha de caducidad a las fotos o vídeos que compartamos de manera que, pasado dicho tiempo, el contenido se elimina de forma segura e irrecuperable, impidiendo, por ejemplo, que este se distribuya entre otros contactos.

Sin embargo, además del sentido común siempre que queramos compartir cierto contenido, también debemos prestar atención a las diferentes opciones de seguridad y privacidad que nos ofrece esta plataforma y configurarlas correctamente para evitar, por ejemplo, que otras personas puedan acceder a nuestros datos o contactar con nosotros.

Lo primero que haremos será descargar la versión más actualizada desde la tienda de aplicaciones de Google, la Play Store.

Snapchat
Desarrollador: Snap Inc
Precio: Gratis+

Una vez descargado Snapchat e instalado en nuestro dispositivo, iniciaremos sesión en la plataforma y, antes de empezar a utilizarla, revisaremos las opciones de seguridad y privacidad como veremos a continuación.

Cómo configurar la seguridad y privacidad de Snapchat

Lo primero que haremos nada más iniciar sesión es, si no lo hemos ya, activar la verificación en dos pasos para evitar que otras personas puedan realizar ataques de fuerza bruta para iniciar sesión con nuestros datos, suplantar nuestra identidad y hacerse pasar por nosotros.

Para ello, abriremos el menú de ajustes desde el icono con forma de engranaje que nos aparece en la parte superior derecha de la pantalla y veremos una ventana similar a la siguiente.

Snapchat - Ajustes

En ella, lo primero que veremos serán nuestros datos (nombre, correo electrónico, móvil, etc). Al final del primer apartado veremos una opción llamada “Verificar inicio de sesión“.

Pulsamos sobre ella y se nos abrirá una nueva ventana como la siguiente.

Snapchat - Verificar inicio

Aquí podemos activar el tipo de verificación en dos pasos que queramos, ya sea a través de SMS como utilizando una aplicación de verificación en dos pasos, lo que nos sea más cómodo. Activamos la que queramos y seguimos los sencillos pasos que nos aparecen en pantalla para terminar de configurar y activar esta nueva capa de seguridad.

Una vez activado esto, volvemos al menú de ajustes y nos desplazaremos hacia abajo buscando el apartado “Quién puede“, desde el cual podemos especificar al programa quién va a poder contactar con nosotros o acceder a “Mi historia”.

Snapchat - Privacidad

Las diferentes opciones que podemos configurar en este apartado de Snapchat son:

  • Quién puede contactarme: Todos (cualquier persona) / Mis amigos (solo personas agregadas).
  • Quién puede ver mi Historia: Todos (cualquier persona) / Mis amigos (solo personas agregadas) / Personalizado (solo los contactos que nosotros especifiquemos).

De esta manera, nos aseguraremos de que ninguna persona no deseada puede contactar con nosotros o acceder a los datos que compartimos a través de “nuestra Historia”.

Además de estas simples configuraciones de privacidad, también debemos tener en cuenta que nada de lo que compartamos a través de Snapchat, ni de otras plataformas similares, es privado y no sabemos quién puede haber en realidad al otro lado de la red, por lo que debemos actuar siempre con precaución y evitar siempre compartir cualquier tipo de contenido que pueda ser sensible o privado, evitando tener que arrepentirnos en un futuro.