¿Se puede mojar la Xiaomi Mi Band? Diferencias entre modelos

¿Se puede mojar la Xiaomi Mi Band? Diferencias entre modelos

Rubén De la Calle

Las Xiaomi Mi Band suelen llegar al mercado en el momento oportuno para poder ser disfrutada en pleno verano y con novedades interesantes que multiplican las opciones de cara a la información de salud de los usuarios. Muchos usuarios no se quitan la pulsera en ningún momento, para tener un monitoreo constante de su actividad física e incluso de los ciclos de sueño. Pero hay una gran duda que surge alrededor de la Mi Band 6, ¿me puedo bañar con ella en el mar?

Aunque se pueden considerarse smartbands todoterreno. Podemos llevarla puesta casi en cualquier ambiente o circunstancia, está claro que cuenta con sus limitaciones técnicas como todo producto electrónico. Los usuarios de la Mi Band saben que la pulsera se puede mojar sin problema e incluso sumergir, pero siempre surgen las dudas sobre dónde poder aplicar esta posibilidad. Los foros oficiales de Xiaomi cuentan ya con varios hilos que plantean la duda y los usuarios cuentan sus experiencias.

Certificación de cada pulsera de Xiaomi

Xiaomi lleva muchos años fabricando su propia pulsera deportiva y desde entonces las cosas podemos pensar que han cambiado mucho a la hora de hablar de las opciones frente al agua. Lo cierto es que no ha sido a gran escala, pero si relevantes, la Mi Band 1 y la Mi Band 2 contaban con protección IP67 y las Mi Band 3, Mi Band 4 en adelante cuentan con protección IP68. Ese pequeño número de diferencia parece insignificante, pero será clave a la hora de sumergirnos con ella.

Así queda cada una de las pulseras:

  • Xiaomi Mi Band: Protección IP67
  • Xiaomi Mi Band 2: Protección IP67
  • Xiaomi Mi Band 3: Protección IP68
  • Xiaomi Mi Band 4: Protección IP68
  • Xiaomi Mi Band 5: Protección IP68
  • Xiaomi Mi Band 6: Protección IP68

En el primero de los casos, con una protección IP67 sí que era menos recomendable sumergir la Mi Band. Ya no solo en agua salada, puesto que lo que nos ofrecía era la capacidad de sumergirlo menos de un metro por un máximo de 30 minutos, algo difícil de no superar a la hora de bucear en muchas piscinas o playas.

ip68

Para las pulseras con la capacidad de resistir al agua con una protección IP68 la cosa mejoró notablemente y es que nos ofrecen la ventaja de sumergirlo más de un metro con un tiempo límite extendido. Estos límites deben ser siempre mayores que los de protección IP67, los cuales indica el propio fabricante en este caso Xiaomi.

Sin embargo, en ninguna de las pulseras de Xiaomi nos vamos a encontrar en las instrucciones o especificaciones un punto sobre la capacidad de sumergirla en el mar o agua salada.

Tipos de agua

Aunque puedan parecer lo mismo, no lo son. Hay dos tipos de líquido elemento en los que podemos sumergir la pulsera y cualquier otro dispositivo, sea de Xiaomi o de otro fabricante. El primero es el agua dulce, mucho menos lesivo que el agua salada, dado que está cuenta con la corrosividad de la sal.

De hecho, ya te hemos dicho que casi todas las pulseras se han certificado bajo la protección IP68, pero esquema la misma se consigue en base al trabajo en escenarios controlados que, como imaginarás, se realizan con agua dulce y a temperatura ambiente. Todo lo que se haga fuera de esas condiciones, no va a estar protegido (a menos que hablemos de dispositivos rugerizados que, estos sí, pasan diferentes pruebas a la erosión salina).

playa

La gran diferencia está en la velocidad de deterioro. Si tu dispositivo tecnológico se moja con agua dulce, la corrosión será mucho más lente que si el accidente ocurre con agua salada, en cuyo caso los componentes donde se cuele el líquido se deteriorarán mucho antes.

¿Se puede mojar en el mar o no?

Para saber qué podemos hacer con el dispositivo en la playa, lo mejor que podemos hacer es ordenar toda la información que nos da el producto, sus usuarios y el propio fabricante.

¿Qué dice la propia pulsera?

Si tenemos en consideración lo que la propia pulsera nos cuenta en su hoja de prestaciones, vemos que la Mi Band 3, Mi Band 4, Mi Band 5 y nuevas versiones pueden soportar una presión de hasta 5ATM. Esto significa que es sumergible hasta 50 metros bajo el agua, por lo que es válida mientras se nada y suficientemente estanca como para darnos una ducha con ella. No obstante, no es del todo seguro para realizar actividades como el buceo, donde un amplio periodo de tiempo sumergido podría afectar a su resistencia.

Llegados a este punto, vemos como la pulsera no habla sobre si prefiere agua dulce en vez de agua salada, por lo que no podemos salir mucho de dudas en este sentido. Lo que sí sabemos es que, desde hace años, los fabricantes suelen recomendar no optar por el agua salada como una opción, por los motivos antes indicados, que la sal puede corromper el dispositivo, lo mismo que podría ocurrir con la pulsera de actividad de Xiaomi.

¿Qué dicen los usuarios?

Como decimos, los usuarios plantean la duda en los foros de la marca y la experiencia de muchos frente al agua habla por sí misma. Hay usuarios que reportan nadar todos los días con ella en mar abierto sin experimentar problemas. Otros alertan que aunque no de problemas, lo mejor es quitársela antes de bañarse en el mar, ya que las Mi Band estropeadas por el agua salada no son cubiertas por la garantía del fabricante.

mi band 5 foros xiaomi mar

Otros usuarios recuerdan que lo importante es no excederse con el uso de la pulsera en el agua del mar y que lo más importante es enjuagar la pulsera con agua dulce después de haberse bañado en el mar, limpiando y secando bien los conectores de carga para evitar problemas. Podemos ser de los que tienen suerte y no sufre problemas o por el contario que el fallo aparezca rápidamente en el primer baño.

¿Qué dice Xiaomi?

Para salir de dudas hemos preguntado al Servicio de Atención al cliente de Xiaomi. Nuestra pregunta ha sido si hay diferencia entre bañarse con la pulsera en agua dulce o salada y si alguna de las dos opciones afecta de manera diferente a la misma. La respuesta de Xiaomi es que no es recomendable sumergirse con la Mi Band 6 ni cualquier otra en agua salada.

Mi Band 5 colores

Además, nos confirman que, si la pulsera deja de funcionar como consecuencia de un baño en el mar, es posible que no se pueda reparar.

¿Lo cubre la garantía?

No está nada claro. Al igual que sucede con los móviles, que una pulsera esté certificada para mojarse, no implica que estén soportados los daños por agua. En todos los rincones de las condiciones de la firma no encontramos mención alguna a los términos “Agua, líquido o mojar”. Lo que sí encontramos es el siguiente texto:

La Garantía limitada no se aplicará en las siguientes circunstancias: daños provocados por desastres naturales, por ejemplo, rayos, tornados, inundaciones, incendios, terremotos u otras causes externas; negligencia; uso comercial; alteraciones o modificaciones de cualquier parte del Producto; daños provocados por el uso con productos que no son de Xiaomi; daños provocados por accidentes, abusos o malos usos; daños provocados por utilizar el Producto fuera de los usos permitidos o previstos descritos por Xiaomi, o con una tensión o fuente de alimentación incorrecta; daños provocados por el servicio (incluidas las actualizaciones y expansiones) realizado por cualquiera que no sea representante de Xiaomi, o no seguir las instrucciones relacionadas con el uso del Producto.

Como ves, no nos aclara nada, pero teniendo en cuenta que los smartphones con daños por agua, pese a estar protegidos, no suelen estar cubiertos, podemos aplicar la misma teoría a las Mi Band. Al menos son tan baratas que repararlas no merece la pena, mejor comprar una nueva.

Cuidado con la correa

Todo esto que hemos dicho hace referencia al módulo electrónico de la pulsera, pero no a la correa. La banda de silicona que viene incluida en la caja de cualquier Mi Band sí que va a ser resistente tanto al agua dulce como al agua salada, salvo que en este último caso la vamos a tener que limpiar después con agua del grifo par eliminar rastros de sal que acaben perjudicando a la misma a la larga.

Lo que sucede es que, muchos de vosotros, no soléis usar la correa original de la Mi Band, sino que, como muchos de nosotros, compráis otras correas en determinadas tiendas para darle a la pulsera un aspecto más diferenciado. En estos casos, deberás fijarte si el fabricante de la misma alega que se puede o no se puede mojar. Muchos de los productos que se compran en packs o en tiendas como AliExpress resistirán en un buen grado al agua dulce, pero respecto al agua salada algunas pulseras metálicas se pueden oxidar, igual que otras bandas pueden perder elasticidad.

Así que, si tu correa no es original, debes tener el triple de cuidado cuando te bañes con la Mi Band.

¿Y las piscinas de agua salada?

Las modas y los nuevos tiempos han traído las piscinas de agua salada a muchas de las casas particulares y posiblemente llegue el momento en el que tengamos que encontrarnos con alguna de ellas, por lo que nos preguntaremos si podemos o no podemos introducir en ella nuestra Mi Band. Y realmente, es similar a lo que ocurre en el mar pues el agua, variando un poco en sus componentes sigue siendo agua salada, por lo que la precaución y los posibles daños que esta puede provocar en nuestra smartband de Xiaomi pueden ser muy similares.

Eso sí, seguramente se trate de un tipo de agua menos dañina que la que nos encontramos en la playa, pues realmente el agua salada que nos encontramos en las piscinas suele ser un tipo de agua algo más tratada y controlada, por lo que puede ser menos corrosiva que la que tenemos en el mar. En ese caso, de igual manera seguiremos con la obligación de mantener ciertas precauciones sobre todo tras el baño para que no se quede sal en la Mi Band y vaya provocando daños progresivamente, aunque la cantidad que se podrá quedar es muy inferior a la que podemos ver en otros sitios.

¿Y si lo seco?

La gran pregunta que nos vamos a hacer en este sentido será la de si no tenemos a mano agua dulce con la que poder limpiar nuestra pulsera, cómo lo hacemos; y entre esa pregunta, pensar que podríamos hacerlo mediante el secado de la Mi Band, eliminando así por completo el agua que se haya quedado en la misma. Pero como ya sabréis, el problema no reside en el agua que tenemos en la pulsera de Xiaomi, sino en la sal que se puede quedar incrustada dentro de la misma, pudiendo ocasionar problemas de corrosión y este método simplemente aceleraría esa corrosión porque elimina el agua, pero no la sal.

De tal manera, es totalmente desaconsejable que usemos este secado para nuestra pulsera inteligente, sino que mejor dejarlo tal como está y esperar a que tengamos agua dulce para limpiarla. En el caso de que no tengamos agua con nosotros, siempre podremos dirigirnos a un punto de ducha de la playa para poder limpiar nuestra pulsera en una de estas duchas.

A salvo en la ducha

Frente a la incertidumbre que rodea a las Mi Band y el agua salada, encontramos el agua dulce y el momento de la ducha, con el que nuestra smartband se lleva de maravilla. Y es que el único daño que puede causar el agua de la ducha en tu Mi Band son las gotas que pueden caer en la pantalla y activar alguna de las funcionalidades de la misma, pero no hay peligro. Para evitar que se activen de manera no deseada algunas de estas funcionalidades, Xiaomi ha creado el Modo Ducha, el cual desactiva temporalmente tu pulsera de actividad para que te puedas duchar sin estar pendiente de si se te ha activado o no la Mi Band. Esta funcionalidad viene incluida exclusivamente en los modelos de la marca por lo que para activarla deberás tener un teléfono Xiaomi, Redmi o POCO.

Para activar este modo, deberemos tener descargada la aplicación Notify & Fitness for Mi Band. Una vez la tengamos descargada, accederemos en ella al panel de control y pulsar en el icono del lápiz para configurar los diferentes accesos directos de nuestra pulsera. Buscaremos el modo ducha y lo configuraremos para tenerlo a golpe de dedo siempre que entremos y salgamos de la ducha.

Modo Ducha Mi Band

No te olvides de la arena

A pesar de que estemos hablando y mucho del agua salada y de lo corrosiva que esta puede acabar siendo para nuestra pulsera en el caso de que la sal se vaya quedando junto a la pulsera, no es el único factor que puede hacer que nuestra pulsera deportiva de Xiaomi se deteriore estando en la playa.

Y es que la arena también puede ser un factor que acabe dañando y mucho el bienestar de nuestra Smart Band, no ya en la pantalla en lo que a arañazos y defectos varios se refiere, sino también al interior de la propia pulsera, donde pueden entrar pequeñas partículas de arena que acaben dañando la pulsera en su interior. No tenemos que olvidar que la arena no deja de ser una erosión de las propias rocas, por lo que el contacto y el roce con la arena puede acabar haciendo mella en nuestra pantalla, por lo que lo mejor es que intentemos que contacte poco con este material, aunque se antoja complicado en un entorno como la playa.

Por tanto, entre el agua salada y la arena, por mucho que intentemos lavarla en las duchas al salir de la playa parece casi una utopía el hecho de pensar que vamos a ser capaces de eliminar por completo toda la suciedad o las partículas tanto de arena como de sal que se han quedado en la pulsera; así, que quizás lo mejor que podemos hacer es dejar nuestra pulsera en casa.

Conclusión

Por tanto, parece claro que la mejor opción es quitarse la pulsera antes del chapuzón en el mar. Sin embargo, si vas a seguir haciéndolo, aun así, ten en cuenta las recomendaciones anteriores y aclara bien la pulsera con agua dulce tras el baño en el mar. También es recomendable que cubras la pantalla de tu Mi Band 6, 5, 4 o la que tengas con un plástico protector, ya que, si los baños en el mar son frecuentes, los roces con la arena acabarán por rayar la pantalla con total seguridad.

No debemos pasar por alto otra clara recomendación a la hora de sumergir cualquier producto electrónico en agua salada, como es limpiarla luego con agua dulce. Si vamos a la playa y nos bañamos con la pulsera de Xiaomi, tendremos que rociar agua de forma abundante una vez salgamos, para que así toda la sal que pueda quedar anclada a la pulsera se elimine en la mayor medida posible. Si no hacemos esto, podríamos toparnos con que, al cabo de unos días, el propio conector de carga se comienza a corromper y el primer fallo hará su aparición. En el caso de que aparezcan estos fallos, tendrás que tener mucho cuidado porque como ya hemos dicho, no será cubierto por nuestra garantía, lo que nos obligará a pasar por caja.

1 Comentario