La cámara del Motorola Edge a prueba, todos sus secretos

Motorola

Uno de los smartphones que llaman la atención en el mercado actual de gama media es el Motorola Edge, un dispositivo que incluye opciones llamativas como por un ejemplo una excelente autonomía y, además, su cámara principal, tiene nada menos que cuatro sensores. Mostramos qué es lo que se puede hacer con ella.

Lo cierto es que este modelo llega con una cámara que incluye una buena cantidad de elementos para ofrecer la mejor calidad posible en todo tipo de situaciones. El hardware en concreto, que se puede ver en la ficha del Motorola Edge, es el que enumeramos a continuación:

  • Principal de 64 MPx, f/1.8, 1/1.72″ y PDAF
  • Telefoto de 8 MPx, f/2.4, 52mm, zoom óptico 2x y PDAF
  • Gran angular de 16 MPx, f/2.2 y 13mm
  • Profundidad tipo TOF 3D

Sensores del Motorola Edge

Con estos condimentos, o normal es espera que las cosas vayan bien a la hora de realizar fotos, tanto de día como por la noche, y la verdad es que ya anunciamos que este modelo cumple perfectamente para todo lo que se puede necesita e, incluso, habría que decir que un poco más. Por cierto, la aplicación que se incluye en el Motorola Edge es bastante buena, ya que por un lado es sencilla y por otro incluye todo lo necesario para sacar el máximo partido a los sensores del teléfono. Así, por ejemplo, entre los Modos existentes está el propio para la noche o uno para Macro que es bastante efectivo.

Con una buena cantidad de ajustes, como por ejemplo la posibilidad de realizar una toma rápida con una combinación de botones, también incluye una cinta superior con accesos rápidos a acciones útiles, como puede ser el uso de Inteligencia Artificial (que, por cierto, es bastante eficiente a la hora de reconocer escenas).

Fotos de calidad en todas las situaciones con Motorola Edge

En general los resultados obtenidos a 16 Mpx (con 64 megapíxeles el trabajo también es bueno, pero no tanto como cabría esperara), que es el estándar con el que se trabaja por defecto, ofrecen un buen comportamiento ya que el ruido es bajo y, además, los colores se representan con fiabilidad -lo que habla bien del rango dinámico que ofrece este smartphone-. Por cierto, hay algo que nos ha gustados mucho: el uso del HDR automático. Este se ajusta de forma muy eficiente y, la verdad, es que su trabajo consigue que la mejora de las tomas sea muy buena y, por lo tanto, merece la pena darle uso.

Cámara frontal del Motorola Edge

Dejamos a continuación varios ejemplos de lo que es posible conseguir en diferentes situaciones con la cámara que se integra en el Motorola Edge:

En situaciones puntuales el comportamiento del terminal es más que bueno, ya que por ejemplo el gran angular no tiene deformación alguna y, por lo tanto, se trabaja bien en todo el espectro que es capaz de utilizar. En lo que tiene que ver con los retratos con desenfoque, la ayuda del sensor ToF se hace notar y permite diferenciar de forma muy clara el elemento principal del fondo. Un buen trabajo que seguro que a más de uno le convence plenamente excepto en el gran angular.

Sin problemas al hacer fotos por la noche

No le falta un Modo noche al Motorola Edge, que se comporta bien. Tiene el buen detalle de trabajar con gran velocidad, algo que no es precisamente habitual, y la verdad es que «mete» luminosidad con efectividad y sin que se añada mucho ruido adicional. Con un correcto trabajo con las luces de farolas las sombras existentes se muestran con solvencia. Buenos resultados, por lo tanto.

Finalmente, hay que indicar que los vídeos (que pueden llegar a una resolución 4K a 30 FPS), y no están del todo mal ya que se da uso a estabilización electrónica… lo que ha demostrado ser más eficiente de los esperado. La verdad es que la definición y representación de escenas es buena, y es una agradable sorpresa esta en el Motorola Edge con todas las calidades que permite el terminal.

Escrito por Iván Martín