Prueba y opinión del Samsung Galaxy A50: un teléfono completo que apuesta por la fotografía

Samsung

Son ya varios los teléfonos de gama media que llegan con buenas noticias en lo que tiene que ver con el apartado fotográfico, y un ejemplo es este Samsung Galaxy A50. Entre algunas de las opciones que llaman la atención del dispositivo del que hablamos destaca que en la cámara trasera se incluye nada menos que tres sensores.

Los sensores integrados son los siguientes: 25 + 8 + 5 megapíxeles, con el segundo destinado al trabajo de gran angular, por lo que este Samsung Galaxy A50 es un modelo que destaca frente a la competencia del mercado. Por cierto, la cámara frontal incluye un elemento de 25 MPx, por lo que hay que esperar cosas buenas de ella. En lo que tiene que ver con la pantalla integrada en el smartphone del que hablamos, esta es grande ya que alcanza las 6,4 pulgadas, siendo tipo Super AMOLED y con un buen aprovechamiento frontal (por cierto, el notch utilizado es tipo gota de agua).

El Samsung Galaxy A50 llega a España. Precio y disponibilidad

En el hardware principal, tal y como se ve en la ficha del Samsung Galaxy A50, hablamos de un equipo que es bastante completo. El procesador es un Exynos 9610 de ocho núcleos y la RAM asciende a los 4 o 6  GB. depende de la versión del teléfono que se compre. Tampoco desentona en lo referente al almacenamiento, ya que las opciones son 6 o 128 gigas, y no hay que olvidar que este modelo incluye lector de huellas bajo la pantalla -utiliza tecnología óptica-, lo que también lo convierte en diferencial.

Batería y análisis completo del Samsung Galaxy A50

la carga que ofrece la batería del terminal es de 4.000 mAh, lo que es una excelente noticia ya que sobre el papel permite un buen comportamiento en lo que tiene que ver con la autonomía (y, ojo, no le falta carga rápida). Si deseas conocer de forma concreta todas las sensaciones que nos ha dejado este equipo, da uso al siguiente enlace que dejamos a continuación:

Acceso al análisis completo del Samsung Galaxy A50
Escrito por Iván Martín