Prueba y opinión del Xiaomi Mi Mix 2S

Xiaomi

Hemos analizado uno de los mejores terminales Android que existen en la actualidad, y lo decimos tanto por el diseño que ofrece como por el hardware que integra. Nos referimos al Xiaomi Mi Mix 2S, un modelo del que os contamos todas las impresiones que nos ha dejado una vez que lo hemos probado por un buen periodo de tiempo.

En el interior de este smartphone, como se puede ver en la ficha del Xiaomi Mi Mix 2S, existen unos componentes que son realmente potentes y atractivos. Un ejemplo es que su procesador es un Snapdragon 845, el mejor que ofrece Qualcomm en la actualidad. Además, el terminal en concreto que hemos analizado llega con 8 GB de RAM -y 256 gigas de almacenamiento-, una marca que no muchos otros son capaces de igualar (y hablamos incluso de los dispositivos que son parte de la gama alta).

La Preview de Android P para el Xiaomi Mi Mix 2S llega en unos días

Con un excelente aprovechamiento frontal -más del 81%-, donde destaca que se mantiene la cámara para los selfies en la parte baja de esta ubicación, hay que decir que la pantalla que se integra en el Xiaomi Mi Mix 2S es de seis pulgadas, con una resolución Full HD (no le falta ratio 18:9, lo que favorece su agarre). Una de las novedades que incluye este modelo de Xiaomi es que, al fin, en esta generación el dispositivo llega con dos sensores en su cámara trasera, que son de 12 megapíxeles ambas y que permite zoom óptico 2X y poder utilizar Modo retrato.

Cámara trasera Xiaomi Mi Mix 2S

Prueba completa del Xiaomi Mi Mix 2S

Con opciones interesantes, como por ejemplo la posibilidad de utilizar recarga rápida e inalámbrica (compatible con Qi), este Xiaomi Mi Mix 2S es un terminal tan atractivo como potente y, lo cierto, es que no le falta ningún condimento para poder ser una elección perfecta para todo tipo de usuarios, incluidos los más exigentes. Si deseas conocer que esto es así, puedes comprobarlo en el análisis completo del dispositivo en el siguiente enlace:

Prueba completa del Xiaomi Mi Mix 2S
Escrito por Iván Martín