NPU en el Huawei Mate 10 ¿qué aporta la Inteligencia Artificial?

Lanzamientos

Más allá de todas las características del Mate 10 como la cámara, batería, diseño, etc. lo realmente interesante en los nuevos equipos de Huawei es la presencia de la NPU, la Neural-Network Processing Unit. Es la presencia de un elemento físico de Inteligencia Artificial por primera vez en un teléfono de Huawei y que va a cambiar la forma en la que se relaciona el terminal con el usuario.

El poder de la NPU se puede mostrar a través de la Inteligencia Artificial. No es que vaya a dar nuevos servicios que se basan en esto, sino que se aceleran con la NPU dado que se hace todo dentro del teléfono sin tener que recurrir a tecnología cloud. Después de lanzar el Mate 10, según la marca, muchos otros rivales van a tener una arquitectura similar.

¿Por qué poner una NPU en el Mate 10?

La NPU es capaz de procesar mejor los procesos paralelos, secuenciar los pasos de los procesos y utilizar imágenes, voces y lenguaje natural en ellos. La CPU y la GPU se quedan para el resto de los procesos y los datos densos y reales pasan a la NPU. La idea es hacer que un teléfono, en cierta manera, “piense” o procese como lo hace el cerebro. Utiliza muchos estímulos para resolver un problema y ofrecer una respuesta, en lugar de procesar la información de manera secuencial, que es lo que hace la CPU.

Por ejemplo, puede utilizar datos anteriores, el aprendizaje de otras situaciones y predecir el resultado para seguir “predecir” actos y actuar en consecuencia.

mate 10 y mate 10 pro

¿Por qué una NPU es más potente que una CPU en entornos de IA?

Una CPU necesita mucho gasto energético y recursos para hacer lo mismo que una IA. Una NPU es 25 veces más veloz que una CPU y 50 veces más eficiente energéticamente. Con esta tecnología, los ordenadores están aprendiendo todo el rato y haciendo juicios. Y cada vez son más rápidos. El Mate 10 Pro es capaz de procesar 2.005 imágenes por minuto. Para ponerlo en referencia, en 6 segundo las NPU reconoce 200 fotos lo que le lleva a una CPU 120 seg.

Viendo como lo hacen sus rivales, el iPhone 8 Plus y su nuevo A11, que tiene una tecnología cercana a lo que ofrece Huawei, es capaz de reconocer 1.000 fotos por minuto mientras que el Galaxy S8 reconoce 75 imágenes por minuto.

Todo esto se traduce en una verdadera Mobile AI. En tiempo real, dentro del dispositivo, lo que garantiza el proceso casi instantáneo, la seguridad y además se puede combinar con las AI basadas en la nube, como la TPU de Google.

Experiencias mejoradas con la NPU

La posibilidad de contar con IA basada en NPU ofrece una mejora de rendimiento, reduce el consumo ya que puede equilibrar el uso de la batería y añadir funciones avanzadas a la cámara. Puede estar aprendiendo todo el rato de nuestros hábitos y ajustar no solo parámetros de ahorro de batería sino también para hacer que el teléfono se mantenga en optimo estado de funcionamiento más tiempo y que la batería pierda autonomía mucho más lentamente (o al menos, nada en los 18 primeros meses).

Otras funciones en las que se notará será en la cámara. El Mate 10 gracias a la NPU no sólo ve lo que tiene delante, sabe lo que es (gracias a la capacidad de reconocimiento de imágenes antes mencionada) y por tanto puede ajustar la cámara en el modo que mejor le venga para tomar una imagen perfecta de ese objeto o escena.

Sin embargo, es difícil ver realmente cómo funciona la NPU y la IA cuando, realmente, realizan procesos internos que son transparentes para el usuario o solo se notan en el largo plazo. Es por ello que Huawei ha integrado en el software de los nuevos Mate 1o la app de Microsoft Translator, la primera app diseñada para la NPU. Con ella, sin recurrir a procesos en la nube, consigue una aceleración de la traducción en un 300%. Prácticamente lo hace en tiempo real mostrando el camino que va a seguir la marca ya que la NPU no sólo podrán utilizarla los desarrolladores para sus apps, se puede integrar con las plataformas de IA existentes como las de Facebook o Google para aprovechar sus capacidades.

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)