Aunque no lo creas, el Moto G 2014 es mejor compra que el Moto E 2015

Es lógico pensar que a medida que pasa el tiempo la tecnología avanza y sus precios se abaratan, ofreciendo una especie de ‘más por menos’ a los usuarios que pueden beneficiarse de esta evolución. Pero hay ocasiones en las que esa teoría se viene abajo, bien por que la estrategia de la compañía cambia o por que las cosas no les han salido tan bien como esperaban. ¿Es el caso de los Moto E 2015 y Moto G 2014? Mirad.

¿Más por menos?

Sobre el papel no hay opción de comparar estos dos dispositivos por que pertenecen a gamas diferentes, pero hay un par de elementos que nos podrían distraer y acabar por convencer de comprar el modelo equivocado. Salvo que sepamos perfectamente qué tiene cada uno y lo hagamos a sabiendas.

El Moto E 2015 tiene un par de elementos que le podrían convertir en irresistible. Por un lado la presencia de un procesador de 64 bits (Snapdragon 410) que trae consigo compatibilidad con redes 4G y, por otro, que apenas cuesta 129 euros y lleva la coletilla de 2015 en su denominación.

Sin embargo, el Moto G 2014 podría partir en desventaja ya que su precio asciende a los 180 euros (aunque podéis encontrar ofertas por 10 ó 20 menos), no tiene procesador de 64 bits aunque sí 4G gracias a su Snapdragon 400, y lleva la etiqueta de 2014 por lo que podríamos percibirlo como desfasado o superado. Así que, ¿qué hacemos?

Moto E 2015.

El Moto G 2014 tiene mejor rendimiento

Desde un principio se dijo que el precio del Moto E 2015 era inferior al del Moto G 2014 por cosas como la pantalla o la cámara pero teniendo los dos móviles en la mano, queda claro que hay algo más. Que a pesar de contar ambos con 1GB de memoria RAM el rendimiento de uno y otro difiere bastante y al Moto E 2015 se le nota más torpón para llevar las mismas acciones a cabo.

Así que hay algo más que no nos han contado: ¿peor instalación de Android? ¿Componentes de menor calidad? Mirad, hay precedentes de este tipo de casos. En 2013 el Nexus 5 llegó al mercado con el mismo procesador que los Note 3 o los Xperia Z Ultra (Snapdragon 800) y en los ‘benchmarks‘ era preocupantemente inferior al de su competencia, a pesar de tener sobre el papel un hardware muy similar.

Así que llegados a este punto, ¿por qué comprar un móvil de este año que tiene peor rendimiento que otro del año pasado? Si podéis hacer frente a la diferencia de precio que tienen ambos modelos, ni os penséis un segundo comprar un Moto G 2014. Acertaréis de pleno.

Fuente: Android Ayuda