El iPhone 6 Plus trabaja a una mayor resolución que la de su pantalla FullHD

Apple

Seguramente que si os preguntamos cuál es la resolución de pantalla del iPhone 6 Plus, nos vais a contestar rápidamente que FullHD (1920×1080 pixels), tal y como Apple nos contó en la Keynote del pasado 9 de septiembre pero, ¿y si os dijéramos que esa cifra no es totalmente cierta?

Una de las cosas que llaman la atención cuando utilizas un iPhone 6 Plus es que, a la hora de hacer una captura de pantalla, el archivo resultante no tiene la resolución que uno se espera, es decir, 1920×1080, sino 2208×1242. Algo más grande de lo reconocido por la propia Apple. ¿Pero sabéis por qué existe esa disparidad de números?

Echando un poco la mirada atrás, debemos recordar que Apple tuvo muchos problemas cuando cambió el tamaño de pantalla en sus iPhone 5 hasta las 4”, ya que muchas aplicaciones necesitaron actualizarse para utilizar esas bandas negras que dejaba el nuevo dispositivo. Como los de Cupertino no habían tenido en cuenta esa evolución, obligaron a los desarrolladores a tener que retocar a mano todos los elementos de pantalla para llenarla por completo.

La plataforma de desarrollo no contemplaba entonces que el sistema fuera capaz de renderizar a distintos tamaños tomando como patrón el diseñado originalmente para la pantalla más pequeña. Eso, con los últimos cambios ocurridos en la plataforma ya es posible, y es la razón por la que el iPhone 6 Plus trabaja a una resolución mayor que la que muestra en su pantalla. Mirad un ejemplo gráfico:

iphone_6_plus_3x_resolucion

Lo que es curioso es que el tamaño ‘referencia’ que ha tomado Apple para hacer todos los demás cálculos son las pantallas originales del primer iPhone, con sus 3,5 pulgadas que estrenó en 2007. A partir de esa medida, es posible realizar cualquier ‘inflado’ tanto para el iPhone 6 como para el iPhone 6 Plus. En el caso del smartphone de 4,7 pulgadas el tamaño de pantalla que genera es exactamente 2x respecto del original, mientras que el iPhone 6 Plus es 3x aunque luego debe reducir (downsampling) esa imagen generada para que entre en el panel FullHD que monta.

Pensaréis que no tiene mucho sentido hacer todo eso para mostrar menor calidad de la que es capaz de renderizar, pero como siempre, por debajo debe andar Don dinero acechando. Y es que, seguramente, una pantalla de 2208×1242 encarecería el terminal y no podrían venderlo al precio que ya está. El problema de hacer esto es que se agregan dos procesos que no tendrían que generarse con una pantalla 1:1, es decir, que trabaje a la resolución nativa del ‘phablet’ y que seguramente resta potencia para llevar a cabo otras tareas con mayor solvencia.

Imaginamos que Apple ha hecho los deberes y ha tenido en cuenta este sobreesfuerzo del iPhone 6 Plus para poner en su pantalla una imagen cualquiera ya que, debemos recordar, cuenta con el mismo procesador que el iPhone 6 con pantalla de 4,7 pulgadas que trabaja a menor resolución (2x). ¿Todo esto podría afectar a su rendimiento? Pues los benchmark así lo indican, que aparece siempre por debajo del otro iPhone 6 por lo que, queramos o no, podrían volver los fantasmas de aquel iPad 3 con una pantalla Retina que era incapaz de manejar con soltura. ¿O no os acordáis?

Escrito por José Luis