El Samsung Galaxy Note 4 responde a sus primeros benchmark

El Samsung Galaxy Note 4 responde a sus primeros benchmark

Jose Luiss

No vamos a decir que a traición pero casi. Ha sido en caliente, a ‘vuelapluma’, a ‘bocajarro’ que el Galaxy Note 4 ha empezado a pasar algunos de los test de rendimiento más exhaustivos gracias a aplicaciones como AnTuTu y BaseMark 2.0, que han mostrado cuál es el verdadero potencial del nuevo ‘phablet’ de los coreanos. ¿O no?

No vamos a decir que nos hemos sorprendido, pero casi, ya que uno de los primeros resultados, el que tiene que ver con AnTuTu, nos ha parecido bastante bajo si tenemos en cuenta el potente procesador que monta (un Snapdragon 805 quad-core a 2,7 GHz) y la cantidad de gigas de RAM con las que trabaja: 3. Pero así ha sido, y en un primer test apenas ha superado los 31.000 puntos, tal y como podéis comprobar en la captura que tenéis más abajo.

30.000 puntos son los que se podían conseguir con la generación que montaba a finales de 2013 los famosos Snapdragon 800, como el Nexus 5 o el mismo antecesor de este ‘phablet’, el Galaxy Note 3. Así que toca preguntarse qué puede estar pasando. ¿Acaso la pantalla QHD es ‘demasiado’ grande para el dispositivo y hace falta algo más de lo que tiene para que todo vaya fluido? Otras versiones excusan al Galaxy Note 4 hablando de que no estamos ante un dispositivo ‘retail’ sino un prototipo que todavía no está afinado al 100%.

Galaxy_note_4_benchmark_1

Así que para saber si de verdad es esto último y no una falta de potencia general, vamos a fijarnos en otra aplicación de benchmark como es BaseMark 2.0 que, como sabéis, se encarga de medir el rendimiento gráfico del dispositivo con una serie de ‘demos’ técnicas. Pues bien, aquí hay que decir que se ha comportado espectacularmente el Galaxy Note 4, que consigue alcanzar los 59,10 fotogramas por segundo en total, lo que técnicamente casi significa que es capaz de mover su gigantesca pantalla a unos idílicos 1440p y 60 fps.

Galaxy_note_4_benchmark_2

Sea como fuere, parece claro que esa pantalla 2K tiene que pasar factura al equipo, que necesita de muchísimos más recursos para moverla con holgura. Solo falta por saber si, cuando empiecen a llegar las primeras unidades finales, estos resultados en los benchmark siguen siendo los mismos o no. Sobre todo los de AnTuTu.

¿Y vosotros qué creéis?