LG asegura que tendrá teléfonos flexibles este mismo año

Escrito por Eva Pérez
LG

Como suena, estas son las declaraciones que ha hecho el vicepresidente de móviles de LG, Yoon Bu-hyun, más concretamente ha anunciado que LG presentará un teléfono con pantalla flexible OLED en el cuarto trimestre del año. Ha comentado que su división estaba trabajando estrechamente con LG Display para llevar este terminal a los consumidores.

Aunque ya lo habíamos adelantado aquí en [sitename], las declaraciones no dejan lugar a dudas, LG asegura que tendrá un teléfono flexible con pantalla OLED, en el cuarto trimestre de 2013. Pero, son muchas las preguntas que nos asaltan en este momento, por ejemplo, si va a ser realmente un terminal flexible y en ese caso, como lo van a conseguir, ya que la batería y los circuitos hacen imposible que un dispositivo sea flexible. A no ser que la pantalla esté separada de los circuitos y en ese caso ¿cuál sería su uso?

También existe la posibilidad de que sea un teléfono envolvente, con una pantalla curvada, algo parecido al prototipo del Youm que presentó Samsung en el CES de este año.

Pantalla flexible LG

LG no está solo en este periplo, lo acompaña Samsung

Pero esto ya lo habíamos oído antes, no es solamente LG la compañía que está detrás de fabricar teléfonos flexibles, la primera que se apuntó a este carro fue Samsung y además como ya hemos comentado más arriba, presentó un prototipo en el CES de 2013, el Samsung Youm.

Ambas compañías han estado anunciando que las pantallas flexibles están en camino, pero por un motivo u otro no se han materializado de momento. Pero tras unos buenos resultados este año LG se ha atrevido y se ha lanzado a la piscina asegurando que en el cuatro trimestre del año tendrán pantallas flexibles listas para comercializar. Además también se anunció la semana pasada que tendrá televisores con pantallas curvas OLED para finales de este año.

En definitiva, aparte de la fabricación de estos dispositivos que no tiene que ser para nada sencilla, a estas dos compañías les queda un reto mayor si cabe, convencer a los usuarios de que estas pantallas o teléfonos no se quedarán en una simple moda y serán sobre todo útiles.