El Samsung Galaxy S3 Mini se vende con Jelly Bean 4.1.2 en Asia

Escrito por Iván Martín
Samsung

El Samsung Galaxy S3 Mini i8910 fue lanzado el mes pasado y, enseguida recibió la actualización a la versión 4.1.1 de Android Jelly Bean. Pues parece ser que la compañía surcoreana se no tiene intención de parar aquí y, por lo que parece, algunos modelos que se venden en países asiáticos han comenzado a venderse con la versión 4.1.2 des sistema operativo de Google.

Según informa SamMobile, el Samsung Galaxy S3 Mini se empezará a comercializar con la versión de Android 4.1.2. Jelly Bean en las siguientes localizaciones: Indonesia y Vietnam. Por lo tanto, no es descartable pensar que en breve llegue a otros mercados. Lo que no está claro, eso sí, es si incluirá todas las funciones de, por ejemplo, Premium Suite (como por ejemplo MultiWindow). Eso sí, a buen seguro que esta duda no tarda mucho en ser resuelta.

Por cierto, los  firmwares Android 4.1.2 para este teléfono se pueden descargarse desde SamMobile, pero el proceso de instalación es manual y, por lo tanto, existen algunos riesgos responsabilidad directa de los usuarios.

El  Samsung Galaxy S3 Mini, una pequeña versión del Galaxy S3

El Samsung Galaxy S3 Mini (fue lanzado al mercado en octubre y es exactamente lo que su nombre indica, una versión “reducida” de su hermano mayor, el Samsung Galaxy S3. Lo que más llama la atención es el tamaño y peso: 121,6 x 63 x 9,9 milímetros y pesa 111,5 gramos, lo que es una gran diferencia con el modelo de gama alta.

Teléfono Samsung Galaxy S3 Mini

Su pantalla es de 4 pulgadas tipo SuperAMOLED, con una resolución de 800 x 480 ppp, incluye conectividad NFC, su procesador es de doble núcleo (un NovaThor U8420 de 1 GHz), dispone de 1 GB de memoria RAM y, su capacidad de almacenamiento es de 8 o 16 GB de memoria (ampliable mediante tarjeta mircroSD).

También incluye una cámara trasera de 5 megapíxeles y VGA la frontal y, actualmente, está disponible en los colores azul y blanco (pero a partir del mes que viene se podrá adquirir en negro, gris y rojo).

Es un dispositivo más que aceptable con un precio libre que ronda los 350 €, por lo que es una solución interesante para la gama de entrada y, también, para los operadoras a la hora de ofertar terminales a los nuevos usuarios.