Comparativa: iPhone 5 contra Sony Xperia T

Apple

Actualmente no solo podemos considerar al Samsung Galaxy S3 como la amenaza directa del iPhone 5. A pesar de que el teléfono de Apple promete un alto rendimiento, otros dispositivos con sistema operativo Android como el Sony Xperia T también exhibirán un alto grado de potencia y diseño. Por tanto, os ofrecemos una comparativa directa en la que enfrentamos las características técnicas más destacadas de ambos modelos.

Desde que saliera al mercado el primer iPhone, el resto de fabricantes ha tenido que luchar por seguir su estela, intentando superar en prestaciones y estabilidad del sistema al “rey” de los smartphones, ya sea por rendimiento, diseño o incluso imagen de marca. Sin embargo, con la irrupción de Android en el sector, los fabricantes han dado con la tecla y cada vez se aproximan más y más a lo conseguido por el iPhone. Tanto es así que desde la presentación del iPhone 4, las sucesivas generaciones de smartphones de alta gama con el robot verde han equilibrado la balanza hasta el punto que el terminal de Apple ya no sale tan bien parado de las comparativas. Incluso la evolución de otras plataformas como Windows Phone, aunque aún en un estado muy incipiente, pueden convertirse en otra preocupación más para los de Cupertino. No obstante, hoy es el turno de un modelo que se ha presentado recientemente, el Sony Xperia T.

Diseño

Tal vez no sea un apartado que debamos incluir en una comparativa de prestaciones puras y duras, pero sin duda el diseño del terminal es un factor muy importante para aquellos que dan mucha importancia a la estética. Por un lado tenemos al Sony Xperia T, cuyo fabricante impregna sus modelos con un toque de distinción sobre el resto que los hace muy personales, sobre todo en su nueva línea Xperia NXT. Sobrio y elegante, el Xperia T hace honor a la marca con un acabado que no llama la atención, pero que a su vez desprende un atractivo muy personal. Por el otro lado, el iPhone 5 sigue siendo el mismo modelo coqueto y exclusivo. Su diseño sigue inalterado desde el nacimiento del iPhone 4 ya que los trazados propuestos por John Ive, jefe de diseño de Apple, siguen demostrando ser un imán para los usuarios. Además, en esta nueva generación, el iPhone 5 opta por nuevos materiales como el aluminio que lo hacen incluso más llamativo, a la par que resistente y liviano.

Tamaño y peso

La tendencia del mercado, promovida por las preferencias de un importante grupo de usuarios, es la de crear smartphones cada vez más grandes, en parte para incluir pantallas de mayores dimensiones. Sin embargo, no porque un dispositivo sea más grande es mejor y el punto intermedio suele ser la medida más acertada. En esta situación, el iPhone 5 sale claramente beneficiado pues Apple ha dejado el listón muy alto con unas cotas de 123.8 x 58.6 x 7.6 milímetros. En el caso del Sony Xperia T, nos encontramos con un smartphone de mayores dimensiones, establecidas en 129.4 x 67.3 x 9.4 milímetros. Sin duda, los 7.6 milímetros de grosor del iPhone 5 serán un buen gancho. En cuanto al peso, el teléfono de la firma de la manzana vuelve a salir vencedora con sus apenas 112 gramos frente a los 139 del Xperia T.

Pantalla

Una consecuencia directa del tamaño del teléfono deriva en una pantalla de mayores dimensiones. Si bien la ergonomía es una factor muy importante, muchos usuarios también contemplan con agrado la diagonal del display, ya que empiezan a comprobar que una pantalla de mayor tamaño repercute positivamente en la experiencia de usuario. Si valorásemos esta característica del panel táctil, el Sony Xperia T se llevaría de calle al iPhone 5 puesto que encontraríamos un display de 4.6 pulgadas frente a otro de cuatro. En anteriores ocasiones el modelo de Cupertino tenía un as bajo la manga, la resolución de su pantalla Retina, pero Sony se ha puesto a la vanguardia con un panel que ofrece 1.280 x 720 píxeles y una densidad de puntos de 323 ppp, por lo que la definición del iPhone 5, con sus 1136 x 640 píxeles y 326 ppp no son, en esta ocasión, el factor determinante. Asimismo, el fabricante japonés incluye una técnica de visionado que mejora las imágenes como es Mobile BRAVIA Engine.

Cámara

Un punto muy controvertido en la comparativa. Actualmente solo contamos con imágenes ofrecidas por el gabinete de prensa de las dos compañías por lo que no podemos enfrentar resultados reales realizadas por las propias cámaras de los modelos. Por tanto, solo podemos comparar sus especificaciones técnicas. No obstante, no por ese inconveniente estamos ante un apartado descafeinado. En absoluto puesto que se enfrentan dos fabricantes que cuidan al mínimo detalle el funcionamiento de las cámaras. En el caso de Sony, el Xperia T encontramos un sensor Sony Exmor R retroiluminado de 13 megapíxeles y apertura f/2.4. Le acompañan un flash LED y un conglomerado de amplias funciones por software, incluida la captura de fotografías panorámicas. En el caso del iPhone 5, la cámara iSight tiene la óptica y el sensor del iPhone 4S, con un sensor retroiluminado de ocho megapíxeles aunque con mejoras notables como la apertura f/2.0. También cuenta con capturas panorámicas de hasta 28 megapíxeles. En ambos casos la grabación de vídeo es en calidad FullHD. Por tanto, a la espera de resultados finales, no encontramos un claro ganador pues no nos podemos llevar por el marketing barato de la guerra de megapíxeles.

Procesador y memoria

En este punto nos limitaremos a comparar las especificaciones técnicas puesto que para contemplar el rendimiento de los procesadores bajo la plataforma del smartphone conseguiríamos un resultado que no podemos valorar en igualdad de condiciones (Android VS iOS 6). En cuanto al Sony Xperia T, el modelo incluye un procesador de dos núcleos, un Qualcomm Snapdragon S4 a 1.5 GHz con procesador gráfico Adreno 225. El iPhone 5 estrena nueva arquitectura, un Apple A6 fabricado por Samsung, pero diseñado por la misma Apple. Es un Dual Core que trabaja a una frecuencia de 1 GHz. Del chip gráfico se sabe que es de la familia PowerVR SGX, aunque no su potencia. Sobre el papel, el Xperia T saldría vencedor.

La memoria RAM, otro factor fundamental en el rendimiento del smartphone, es en ambos casos de 1 GB, aunque nuevamente toma especial importancia el sistema operativo y la gestión de memoria. En lo que compete a la memoria interna, el modelo japonés sale victorioso no por la memoria flash integrada de serie, sino por su capacidad de extenderla mediante tarjetas microSD, posibilidad que no contempla el teléfono de Apple.

Conectividad

Solamente pequeños detalles servirían para decantarnos por uno y otro modelo, aunque no es un factor determinante para decantarnos por uno u otro modelo. La principal baza del iPhone 5 es su conectividad LTE o 4G, capaz de ofrecer velocidades de descarga de hasta 100 Mbps. En el caso del Sony Xperia T, el modelo es compatible con redes HSDPA+ de hasta 42 Mbps. No obstante, el iPhone también permite conectar a redes WCDMA a la misma velocidad. En cuanto al Bluetooth, el teléfono de Apple incluye el último estándar, la versión 4.0 frente a la 3.1 del Sony, lo cual se traduce en una conexión más optimizada y con menor consumo energético. Por su parte, el terminal japonés incluye soporte NFC con interesantes utilidades como Android Beam, algo de lo que carece el iPhone 5. En cuanto a la conexión WiFi N, el modelo de Apple incluye un sistema Dual Band de doble antena de 2.4 y 5 GHz que mejora la intensidad de la señal y la velocidad de transmisión hasta unos teóricos 150 Mbps. El modelo de Sony también incluye soporte para Dual Band y ofrece la capacidad de compartir contenidos por medio del DLNA, algo que el modelo de la manzana solo permite hacer mediante AirPlay y dispositivos compatibles como Apple TV. Ambos modelos permiten compartir la conexión de datos mediante tethering, aunque el dispositivo de Apple incluye WiFi plus Cellular, un sistema que detecta si la conexión WiFi ofrece la suficiente calidad de señal como para seguir conectado o, por el contrario, volver a la conectividad 3G o LTE. En lo que respecta al posicionamiento, los dos terminales disponen de chip GPS de alta precisión y A-GPS compatible con GLONASS, el sistema de satélites ruso alternativo al norteamericano.

Si entramos a valorar las conexiones físicas, la mayor distinción sería el conector propietario del iPhone 5. Éste, denominado Lighting, es de menor tamaño al anterior de 30 pines, pero sigue teniendo la contrapartida de no ser estándar. Por su parte, el Sony Xperia T sí que se amolda a la ordenanza de la Unión Europea al incluir un conector microUSB que sirve tanto para la recarga de la batería, para la transferencia de archivos como para la salida de TV, aunque para esta función requiere de un adaptador MHL especializado. Lo mismo sucede con el iPhone 5, con la contrapartida de que el adaptador oficial para la salida de vídeo tiene un precio más elevado.

Autonomía

La duración de la batería del Sony Xperia T y iPhone 5 son muy parejas en todos sus apartados. No obstante, del modelo americano solamente conocemos las horas de autonomía en standby, conversación y reproducción de audio, establecidas por el fabricante en 225, 8 y 40 horas respectivamente, aunque no la capacidad de la batería. En el caso del Sony Xperia T, la batería es de 1.850 mAh y ofrece unas cifras semejantes (470 horas en espera, 7 horas en conversación y 16 horas en reproducción de música).

 

 

 

 

Escrito por Víctor Rodríguez

Continúa leyendo

Comentarios

3 comentarios
  1. tokyo 22 Dic, 12 16:51

    me quedo con el sony xperia S sin duda

    0
  2. Gengis kan 27 Dic, 12 4:32

    no sé está comparando al sony xperia S, tokyo

    0
  3. richard 20 Ago, 13 3:59

    Creo que deberian comparar al iphone con el xperia s… Por ningun motivoo con el xperia T. Este celu esta por sobre la media… Solo superado levemente por el galaxi s4 y el xperia ZL

    0