Cámaras de vapor en móviles. ¡Así evitan el sobrecalentamiento!

La tecnología controlar la temperatura, o también conocidos como sistema de refrigeración líquida, llevan nos son ninguna novedad. Lo cierto es que llevan varios años entre nosotros. Y, afortunadamente, según ha ido pasando el tiempo se han ido incorporando también en el sector de los smartphones. Aunque antes solo se podían encontrar en ordenadores, hoy en día ya hemos sido testigos de su llegada a los dispositivos móviles. En este caso, por ejemplo, el más conocido son las cámaras de vapor.

Por ello, es importante conocer exactamente qué son y cómo funciona esta tecnología en nuestros teléfonos, y cuáles son los smartphones afortunados en contar con estas cámaras. Aunque, también será necesario conocer si realmente son o no beneficiosas para los terminales. Básicamente, porque desde hace unos años que no hemos vuelto a ver un terminal con esta característica tecnología. No obstante, en la actualidad se está hablando nuevamente de su resurgir, como es el caso del futuro Samsung Galaxy S de 2022.

Qué son de las cámaras de vapor en los móviles

Hemos sido testigos de cómo con el paso del tiempo los procesadores de los teléfonos móviles han ido ganando año tras año mucha más potencia. Por lo que nos permite contar con un mejor rendimiento que antes, además de una mayor eficacia en todos los sentidos. Aunque no todo es positivo como parece, sin olvidarnos de que nos ofrecen una notable experiencia de uso a los usuarios.

Sin embargo, cada vez cobra más sentido el hecho de contar con una tecnología o sistema que sea capaz de disipar el aire caliente que se genera en el interior del propio dispositivo. Pues, no solo será necesario que su estructura y diseño ayuden a esto, sino que estamos viendo como con estos sistemas se aumenta aún más el rendimiento máximo que nos puede llegar a ofrecer un terminal. Un hecho que se ha ido podido ver en mayor medida con la llegada de los smartphones gaming.

Cámara de vapor en un móvil Samsung

Es por esto por lo que, estas cámaras de vapor se han convertido en un sistema de refrigeración ideal para los teléfonos. Por esto mismo, y ante el avance de los teléfonos para gaming, se han ido lanzando diferentes mecanismos que permitan a los usuarios exprimir al máximo su teléfono sin que finalmente acabe sobrecalentándose.

Un factor que es importante evitar, ya que el propio móvil puede llegar a sufrir fallos debido a las elevadas temperaturas que alcanza. Una ventaja también para el usuario, que tiene que sujetar el teléfono en todo momento mientras juega, ve vídeos o trabaja. De esta manera, han ido cobrando cada vez más sentido estas cámaras de vapor.

El gran trabajo de este sistema de refrigeración

Ahora es el turno de conocer exactamente en qué consisten o, más bien, el momento de saber cómo funcionan las cámaras de vapor. Estas se basan en un conducto metálico que está pegado a un elemento que se quiere refrigerar, en el caso de los teléfonos es el procesador. Por tanto, este sistema cuenta en su interior de un compuesto líquido, el cual está diseñado para hacer posible la refrigeración del componente deseado.

Además, también cuenta con una zona de intercambio para que, de esta forma, el calor que se genere se convierta en vapor, y luego se vaya a poder enfriar. Una vez hecho este proceso, se vuelve a condensar. Y es por ello, que una de las ventajas tan relevantes que nos ofrecen estas cámaras de vapor en comparación con otros sistemas como las tuberías de calor es que son básicamente planas. De esta manera, son capaces de cubrir una superficie mucho más amplia en el móvil, dándonos un mayor rendimiento.

Cámaras de vapor en móviles

Esta tecnología se compone de un circuito cerrado, el cual es metálico y en él podemos encontrar el líquido que hemos mencionado anteriormente, también hay que destacar que se encuentra a una presión baja. Gracias a esto hace posible que el procesador del dispositivo móvil se mantenga en todo momento en una temperatura normal.

Por esto mismo, es por lo que destacan frente a otros sistemas, en gran parte por su efectividad a la hora de poder evitar posibles aumentos en la temperatura del terminal. Aunque, hemos podido ver como su presencia en el mercado de los smartphones está algo limitada. Básicamente porque su producción es cara y muchos fabricantes prefieren no contar con las cámaras de vapor a pesar de sus beneficios. Además, de que supondría claramente un incremento en el precio del teléfono que llevase este sistema de refrigeración.

¿Qué móviles Android tienen este mecanismo?

La presencia de las cámaras de vapor en Android fue en aumento durante un tiempo, pero se detuvo finalmente. Aunque puede que para el año que viene volvamos a contar con estas en dispositivos móviles de gigantes como Samsung. Dejando a un lado que, hoy en día, los smartphones gaming cuentan con diferentes sistemas como este. No obstante, con el aumento de la potencia de los terminales será inevitable su permanencia en un futuro.

Cámaras de vapor en smartphone

Por ejemplo, el LG G8, llegó a principios del 2019, fue uno de los que se decidió por contar con las cámaras de vapor. Aunque, el primer smartphone, en este caso gaming, que apostó por este tipo de refrigeración fue el Razer Phone 2, a finales del 2018. Es decir, fueron los dispositivos móviles gaming los primeros modelos con Android en añadir esta refrigeración a su hardware.

Aunque, unos meses después de la llegada del LG G, Samsung también sorprendió a todos con el lanzamiento de su Galaxy S10+, el cual contaba también con estas cámaras de vapor en su interior. Sin embargo, hasta la fecha no hemos vuelto a ver un smartphone con esta refrigeración líquida que no esté dentro del sector de los móviles gaming.

Y todo esto a pesar de los buenos resultados que ofrecieron estos modelos, pero no cabe lugar a duda de que el coste influye, y mucho. Aunque, con el paso del tiempo este sistema ha ido adquiriendo un tamaño inferior y, por tanto, son más delgadas, pero sin perder eficiencia. Por ello, ya surge la duda de sí volveremos a ver este tipo de refrigeración líquida en más terminales que no pertenezcan al mundo gaming.