Muestran en vídeo la resistencia al agua de Samsung Galaxy S7 y Galaxy S7 Edge

Samsung

Desde que hace algunas semanas se anunciaron los flamantes Samsung Galaxy S7 y Samsung Galaxy S7 Edge no han cesado de aparecer comparativas referentes a los nuevos terminales de la empresa coreana, que llegan con la intención de reinar en el mercado de los smartphones.

Hace poco hemos publicado un test sobre la autonomía de los recién llegados teléfonos de Samsung, pero ahora han ido más allá. La empresa Square Trade ha querido probar la resistencia al agua de los smartphones, ya que esa característica ha sido una de las señas de identidad durante la promoción del teléfono.

Ante el anuncio de Samsung de que sus nuevos teléfonos marcarían la diferencia por su gran resistencia al agua, el test de Square Trade ha confirmado que efectivamente siguieron funcionando después de 30 minutos sumergidos a más de metro y medio de profundidad, aunque el audio acabó distorsionado.

En su afán por ir más lejos al examinar la resistencia de los nuevos smartphones que salen al mercado, Square Trade ha creado dos nuevos robots que someten a los dispositivos a pruebas extremas, pero representativas de lo que puede pasarles a los teléfonos en el día a día: el robot de inmersión profunda (Dunkbot) y el de caídas con volteo (Tumblebot). El primero sumerge al teléfono a más de metro y medio de profundidad durante 30 minutos. El segundo imita los golpes que reciben los teléfonos al caer sobre diferentes superficies. Así, este robot somete a los aparatos a una serie de volteos en una cámara cerrada a una velocidad de 50 revoluciones por minuto durante unos 30 segundos.

¿A prueba de agua y golpes?

En los tests, los teléfonos de Samsung tuvieron resultados dispares. Como decimos, pudieron aguantar 30 minutos bajo el agua, pero acarreando pérdidas de audio. En cambio, esta misma prueba realizada con el iPhone 6s acabó la total funcionalidad de los terminales de Apple.

En cambio, a la hora de soportar caídas ninguno de los nuevos teléfonos de Samsung salen bien parados. En los test de caídas contra suelo y aceras los Galaxy S7 acaban destrozados, con multitud de roturas tanto en su carcasa como en sus pantallas. Aquí, curiosamente, solo sobrevivió el iPhone 6s, ya que el iPhone 6s Plus quedó hecho añicos.

Samsung Galaxy S7 con tarjeta microSD

Por último, en el test de flexibilidad el Samsung Galaxy S7 Edge obtuvo el mismo resultado que su predecesor, aguantando sin problemas presiones de peso. Finalmente terminó cediendo por completo ante una presión de 77 kilos.

También te puede interesar…

Escrito por José L. Ortega

Comentarios

1 comentario
  1. Raul 14 Mar, 16 14:16

    Y el vídeo?

    0