El año 2016, guste o no, será el de la estandarización de los lectores de huellas

Escrito por Iván Martín
Móviles

Comenzaron siendo un siendo un añadido poco útil y al que no se le vía demasiado futuro, pero ya hace un tiempo que los lectores de huellas están presentes en los teléfonos y tablets, pero hasta la fecha sólo se encontraban en los modelos de gama alta (salvo algunas excepciones). Pues bien, todo esto va a cambiar en el año 2016 de una forma clara y, además, global.

Lo primero que hará que estos sea así, y que los fabricantes se planteen de forma decidida a incluir en todas sus gamas de producto lectores de huellas integrados es que Android 6.0 incluye de forma nativa el soporte de estos, por lo que el propio sistema operativo aprovechará al máximo las opciones de seguridad que estos componentes ofrecen. Este empujón será importante, pero no se puede considerar como definitivo ya que muchas veces se añaden posibilidades a los desarrollos de los teléfonos y tablets sin que acaban cuajando en el mercado.

Otra cuestión que favorecerá el uso de los lectores de huellas en 2016 son los pagos móviles. Estos llegan a las diferentes regiones de forma imparable, como demuestra la existencia de servicios propios de Apple o Samsung, y a buen seguro que los ensambladores de dispositivos móviles no desean quedarse en “fuera de juego” en todas sus gamas de producto. Y más con el lanzamiento de Android Pay, que permite que compañías que no han creado su propio desarrollo puedan aprovechar la funcionalidad de la que hablamos y, además, sin costes adicionales y ofreciendo una seguridad muy adecuada.

Pagos móviles con Samsung Pay

Hasta aquí son cosas que más o menos se conocían y que dejaban bastante claro que la llegada de los lectores de huellas a los dispositivos móviles han llegado para quedarse. Pero, ¿qué hará realmente que estos elementos sean de la partida en los modelos de gama media e, incluso, baja? Pues, como casi siempre, los costes.

Bajada importante de precios

Este es un factor siempre determinante en la estandarización de los avances tecnológicos, como los lectores de huellas. Un ejemplo son los paneles Full HD, que hasta no ser más baratos no han sido integrados en muchos modelos, o incluso el utilizar tecnología Bluetooth (siempre refiriéndonos en este caso al coste de la antena en cuestión).

El caso es que se ha tenido acceso a un informe en el que se muestra de forma muy clara que lo que tiene que pagar los fabricantes a la hora de integrar un lector de huellas en teléfonos y tablets, es cada vez menor. Actualmente los precios se sitúan en unos 5$ en lo referente a los componentes (el año pasado era casi el doble). No parece mucho, pero luego hay que sumar costes añadidos de envíos, implementación e, incluso, patentes.

Touch ID de Apple

Pues bien, lo que se ha conocido es que la entrada en juego de un número de compañías mayor a la hora de fabricar lectores de huellas, especialmente en Taiwán y China, hará que los precios bajen de una forma realmente importante y se queden en unos 2 $. De esta forma, se podrán utilizar estos accesorios en modelos económicos, algo que no es muy habitual en la actualidad. Y, esto, hará definitiva la llegada de estos elementos a los dispositivos móviles en general, sean de la gama que sea (evidentemente, habrá modelos que no lo utilicen, pero cada serán menos).

El caso es que está bastante claro que se dan todos los condicionantes, incluso el económico, para que los lectores de huellas pasen de ser algo “elitista” a común. Es imparable. ¿Qué os parece cómo es el uso en la actualidad? ¿Sois de los que no tendréis problemas en pagar utilizando el terminal móvil combinado con el accesorio del que hablamos?