¿Cómo pueden ser tan baratos los smartphones chinos?

Seguro que en más de una ocasión te has preguntado cómo es posible que un smartphone chino llegue a España por un precio que está por debajo del 50% de otro de una marca más conocida y con un hardware similar. Es el caso del OnePlus y su último terminal que no tiene nada que envidiarle a los mismísimos Galaxy S5 de Samsung o el Nexus 5 de Google.

La razón hay que ir a buscarla a varios sitios que, juntos, confeccionan un panorama de clara desventaja de las grandes tecnológicas que venden en todo el mundo. Esos ‘sitios’ pueden ser los gastos en que las compañías chinas como Xiaomi, OnePlus, Nubia o ZTE no incurren a la hora de lanzar sus productos como es el caso del marketing. No hay que ser muy sagaz para darse cuenta de las millonadas que gastan compañías como Samsung, Apple, Google, LG, HTC, etc., para recordarnos que tienen un smartphone tope de gama (a 700€) que nos vendría de perlas para nuestro día a día.

Sin embargo, esas empresas chinas no se gastan tanto en promoción y publicidad por lo que recurren a bajarse a la arena y combatir en las redes sociales, haciendo grandes trabajos para crear ejércitos de fans de sus marcas que trabajan casi como ‘apóstoles’ que, con su palabra, van convenciendo a nuevos clientes.

¿Pero esto es suficiente para ofrecer los precios que ofrecen? Evidentemente no. Hay también un componente importante en la red de distribución donde las compañías chinas apenas pisan las tiendas físicas por lo que la mayor parte de sus ventas se realizan por internet. Esto ahorra costes que estas empresas aplican sobre el precio de sus terminales, cosa que está muy bien, la verdad.

smartphone_chinos

Pero donde sí está la ‘parte del león’ en esto del precio es en una estrategia que siguen a rajatabla compañías como Xiaomi o, más recientemente, OnePlus: la producción de un número muy bajo de dispositivos en comparación con las cantidades masivas de los Samsung, Apple, etc.

Esta estrategia tiene el inconveniente del desabastecimiento ya que hay remesas que apenas llegan a las 10.000 unidades por remesa pero precisasmente por moverse en esas cantidades, se garantizan las ventas de todas. Esa falta de producto en las tiendas (casi siempre virtuales) provoca, si se maneja bien, un efecto dominó que impulsa nuevas ventas por el hecho de poner el cartel al móvil de ‘sold out’.

¿Pero sabéis que otra consecuencia tienen estas producciones tan bajas? Pues que Xiaomi, Nubia, OnePlus, ZTE, etc. no se pillan los dedos pagando componentes a precios de hoy para terminales que acabará por vender dentro de cuatro, cinco o seis meses. Y es que aunque hoy vendan su smartphone con un margen de beneficio muy bajo y, en algunos casos incluso incluso con leves pérdidas, a medida que pasan los meses los precios de fabricación (de los componentes) descienden y ese margen crece, dando beneficios que afianzan a la compañía en esta estrategia de precios de derribo.