El LG G Flex tiene problemas en la pantalla pero no afecta en su uso

LG

Los usuarios están pidiendo a gritos a los fabricantes que lleven a cabo y desarrollen nuevos productos, nuevas tecnologías, que cada terminal tenga un elemento amarrado a la innovación y que sea diferente. Eso no se puede cumplir en todos los casos, y hay veces que por llevar eso al extremo se pueden cometer ciertos errores, aunque a veces estén controlados. Es el caso del LG Flex y su pantalla.

No cabe duda de que cuando salió a la luz la información de que LG preparaba un smartphone con pantalla curva fue toda una sorpresa. Mucha gente dudada sobre la posibilidad de desarrollar algo así, aunque finalmente todo acabó de buena manera y llegó al mercado el LG G Flex. Es más, se hicieron pruebas y se puedo asegurar que no solo tenía la pantalla curva, sino que además era ligeramente flexible. LG lo había conseguido, había desarrollado un móvil que podía, en cierta forma, articular la pantalla.

Pero ahora llegan las malas noticias, y es que según una comprobación que ha llevado a cabo un medio coreano, el LG G Flex podría tener ciertos problemas en su pantalla debido a que le pueden salir pequeñas protuberancias que son visibles a la vista y al tacto. Muchos podrían pensar que es un caso aislado o una invención, pro nada más lejos de la realidad, ya que desde la propia compañía han asegurado que era que podría pasar y lo tenían previsto.

LG G Flex

El LG G Flex funciona bien

Ante estas pequeñas protuberancias que le estarían saliendo al LG G Flex, en algunos casos, no tiene porqué salir en todos, la compañía ha asegurado que eso no distorsiona el correcto funcionamiento del terminal, y que no influye en su uso en lo más mínimo. Así pues, aunque estén esos pequeños “bultitos”, desde LG aseguran que no pasa nada, que los usuarios pueden utilizar su dispositivo normalmente.

Uno de los consejos que ha dado la compañía en la utilización del LG G Flex, es que no se haga una fuerza excesiva en la intención de “doblar” el terminal. Pese a que tiene esa capacidad flexible, recomiendan no abusar de ello en exceso, y ni mucho menos con fuerza. Advierten, con mucha lógica, que la curvatura y su sistema especial contra golpes, es para posibles daños fortuitos, no para que los usuarios se sienten encima de sus smartphones.

Sin duda, pese a este contratiempo en las pantallas del LG G Flex, hay una noticia muy positiva y es que la compañía ha dado la cara ante los usuarios, cosa que no siempre suele pasar cuando hay algún problema. Así, es de esperar que cuando pasen este tipo de cosas los fabricantes den soluciones concretas y explicaciones.

Fuente: Korea Times

Escrito por Raúl Masa