El Samsung Galaxy S2 ya tiene su actualización a Android 4.1.2 Jelly Bean en Corea

La gama de terminales Samsung fundamenta parte de su éxito en su capacidad para actualizar sus equipos de una manera regular en función de las nuevas versiones que van saliendo al mercado. El último en recibir la actualización a Android 4.1.2 Jelly Bean ha sido el Samsung Galaxy S2 –SHW-M250K– en su país de origen, Corea del Sur.

Antes de empezar a hablar de la mencionada actualización para el Samsung Galaxy S2, hay que señalar que fue el smartphone más vendido en el año 2011. Presentado en febrero de hace casi dos años, se lanzó al mercado con Android 2.3.4 Gingerbread para dar paso después a Ice Cream Sandwich y más ahora a Jelly Bean. Dado que su base de usuarios es enorme, es lógico pensar que la multinacional mantenga actualizado su software. Por eso le llega el turno a la última actualización, la 4.1.2 de Jelly Bean, que, de momento, está disponible en Corea. Esto demuestra una vez más que Samsung, no solo no olvida a sus clientes, sino que intenta mantener sus dispositivos actualizados, sobre todo aquellos que le han reportado gran éxito, el caso del Galaxy S2.

Interfaz Android 4.1.2 Jelly Bean para el Galaxy S2

Una actualización de altura

De todas las actualizaciones de software para el Samsung Galaxy S2 que la multinacional ha lanzado al mercado, ésta es probablemente la más importante que ha recibido el terminal. Si hacemos un poco de historia, la llegada de Ice Cream Sandwich no supuso ningún cambio en su interfaz de usuario, ya que tenía exactamente el mismo aspecto que pudimos ver en Gingerbread. Este, sin embargo, no es el caso de Android 4.1.2 Jelly Bean, ya que la nueva actualización modifica completamente la interfaz introduciendo la conocida TouchWiz Nature UX que ya podemos ver en otros terminales más modernos como el Galaxy S3 Mini o el Galaxy S3.

Android 4.1.2 Jelly Bean para el Galaxy S2

Entre las implementaciones que va a traer la nueva actualización a Jelly Bean para el Galaxy S2 hay que contemplar: la mejora del rendimiento y estabilidad del sistema así como de la interfaz al estilo Galaxy S3 y Note 2; aprovechamiento de los servicios en la nube de Samsung; mejora de las características de su cámara; sistema de bloqueo con opciones de personalización y dos modos de pantalla de inicio; nueva barra de notificaciones; e incorporación de características como Direct Call, Smart Stay, Google Now y Pop-up Play, así como widgets al estilo S3. Es decir, un Galaxy S2 que va a parecer otro teléfono.