iOS 6 no pide claves para descargar aplicaciones gratuitas ¿Se pierde seguridad?

Apple

Apple casi siempre cumple, y más si lo anuncia en sus presentaciones (keynote). Esto es lo que ha ocurrido con la petición constante de la contraseña que se tiene para los productos de Apple, la conocida como Apple ID. Ya no es necesario introducirla cuando se descarga una aplicación gratuita, lo que resulta muy cómodo para los usuarios que no han de estar constantemente introduciendo una contraseña.

Además, también se ha podido conocer gracias a los desarrolladores que están probando la versión beta de iOS 6 que en las actualizaciones tampoco será necesario la utilización de Apple ID. De nuevo, más comodidad, algo que siempre busca la compañía de Cupertino en sus productos y que generalmente consigue, la verdad sea dicha.

Un punto positivo de esta decisión es para los desarrolladores de aplicaciones gratuitas, que ahora ven como es mucho más sencillo acceder a sus creaciones ya que la ausencia de la introducción del Apple ID hace más cómodo a los usuarios el probar sus aplicaciones y, por lo tanto, su mercado crece significativamente en la tienda App Store.

Pero, en esta ocasión, puede ser que esto tenga alguna consecuencia poco positiva en lo que se refiere a la seguridad. Ahora, por ejemplo, como ocurre en otros sistemas operativos cualquiera que tenga el teléfono puede descargar una aplicación o actualización aunque no conozca la contraseña del usuario. Por lo tanto, menor control en los accesos (¡ojo con los niños!) y posible acciones de terceros incontroladas. En definitiva, menos seguridad… algo que se le critica a Google con Android y Microsoft con Windows Phone desde Apple.

Es posible que se incluya un nuevo sistema de control en iOS 6, pero por ahora se desconoce si esto será así y, en caso de incluirlo, cómo será y actuará. El caso es que Apple ha decidido hacer mucho más sencillo ciertas descargas y actualizaciones, pero el precio que ha de pagar por ello es rebajar la seguridad… algo que, hasta la fecha, no habían hecho.

Escrito por Iván Martín