Ice Cream Sandwich llega tarde por culpa de las operadoras, según un ingeniero de Android

Android

Es uno de los problemas a los que más habitualmente se tienen que enfrentar los usuarios. Las actualizaciones de los teléfonos Android se producen con cierto retraso respecto a la liberación del código fuente por parte de Google. Según Jean-Baptiste Queru, un ingeniero de Android, esta dilatación del proceso de actualización se debe principalmente a las operadoras.

Según las estadísticas, poco más de un 3% de los smartphones Android se han actualizado oficialmente a la última versión de Android. Es una situación que llevamos viviendo durante los últimos años y que es motivo de queja de muchos usuarios. No obstante, Google procura lanzar las actualizaciones mayores con un margen de tiempo cercano al año por motivos obvios. Aún recordamos la alta frecuencia de actualización de Android tras la aparición de la primera versión destacada, 1.5 Cupcake, pasando por Donut, Eclair, Froyo y la más conocida Gingerbread.

Algunos deciden comprar un terminal libre “with Google”, especialmente los lanzados por el buscador, (véase Nexus One, Nexus S o Galaxy Nexus) porque son los primeros en recibir las mejoras de software. Sin embargo, una gran mayoría decide adquirir un smartphone a través de las operadoras. Si bien desde el punto de vista económico puede ser una opción más rentable (aunque depende de los casos), los usuarios se encuentran con algunos inconvenientes como el retraso de las actualizaciones que les priva de disfrutar de las mejoras introducidas en el paquete de actualización. Este retraso varía en gran medida dependiendo de la popularidad del modelo y del tiempo que haya pasado desde su presentación, entre otros factores como las interfaces personales de los fabricantes. Seguro que más de uno se siente identificado. Sin embargo, son las operadoras las que parece son las principales causantes.

Así lo expresa uno de los ingenieros que trabaja en el desarrollo de Android a través de su perfil en la cuenta de Google+. Concretamente se trata de Jean-baptiste Queru, una de las personas al frente de Android Open Source Proyect. Las líneas escritas por este empleado de Google dejan ver su insatisfacción por el retraso de las actualizaciones que experimentan modelos del buscador distribuidos por las operadoras, que de otra forma, en el mercado libre, ya recibieron su ración de sándwich de helado con anterioridad. Por el contrario, Queru ha expresado su alegría al comprobar que Sony, uno de los fabricantes más volcados con el desarrollo de Android, ya ha actualizado sus tabletas con Ice Cream Sandwich. Según el francés, la multinacional ha realizado el proceso en tan solo cinco meses desde que su equipo liberase el código fuente de Android 4.0. Asimismo muestra su entusiasmo ante la decisión de Google de volver a comercializar directamente sus teléfonos, sin intermediarios. Suponemos que la reacción de este ingeniero mucho tiene que ver con la gestión de las actualizaciones.

Escrito por Víctor Rodríguez