Los iPhone 4S más caros del mundo

Apple

La prestigiosa firma Golden Dreams ya tiene personalización de lujo para el iPhone 4S. Con acabados en piel de cocodrilo, oro o diamantes, estas versiones para amantes de lo exclusivo partirán de un precio de más de 1.600 euros, aunque la obra más opulenta superará con creces ese tope ya que el pedido es bajo encargo.

Se ha convertido en lo más habitual para los más adinerados. Desde hace años hemos podido contemplar el trabajo de diversos y reputados orfebres, que convierten los dispositivos de Apple en verdaderas joyas, a precios que nada tienen que ver con el coste de la versión original. Esta vez el iPhone 4S de 64 GB ha caído en manos de la suiza Golden Dreams. Veamos el resultado.iPhone 4S con piel de cocodrilo

La firma nos vuelve a ofrecer una exclusiva personalización del teléfono de Apple. En esta ocasión habrá tres acabados diferentes que se distinguen por el tipo de piedras y metales preciosos que lo adornan. En el caso del iPhone 4S Desert edition, éste tiene la carcasa trasera forrada con piel de cocodrilo de alta calidad. Su precio es de unos 2.200 dólares (unos 1.700 euros).

También estará disponible la versión Gold edition, una variante que se caracterizará por sus acabados en oro de 18 y 24 quilates. Los cerca de 120 gramos de oro empleados en la carcasa del teléfono de Apple elevan el precio de esta personalización hasta los 2.500 dólares (unos 1.900 euros).iPhone 4S con diamantes

Sin embargo, la joya de la corona es la versión Diamond edition. Golden Dreams no facilita precio para esta modalidad puesto que depende de lo que el usuario quiera recargar la carcasa de teléfono con diamantes. Según se puede ver en la página web de la compañía, permite incluir hasta un total de 4.057 diamantes, lo cual podría incrementar la factura de forma exponencial.

Sin duda, una opción para los que puedan y deseen diferenciar un dispositivo que se ha convertido en un bien “de primera necesidad”, aunque el propietario deberá cuidar especialmente dónde lo deja pues su valor lo convierte en un objeto prioritario para los amigos de lo ajeno.

Escrito por Víctor Rodríguez