Análisis de la cámara del Honor 50, así es la apuesta por 108 MP

Actualmente, no es precisamente sencillo ser diferente en el apartado de la fotografía entre todos los teléfonos que existen en el mercado con Android, especialmente si el terminal en cuestión no es de gama alta. Te contamos las sensaciones que nos ha dejado el Honor 50 a la hora de utilizar todos los sensores que incluye.

Hay que decir que este es un teléfono que apuesta por una interesante combinación de cuatro elementos en su cámara principal que, en principio, auguran unas buenas prestaciones al usar el terminal en todo tipo de situaciones. Lo más llamativo es el uso de un sensor de nada menos que 108 megapíxeles (con apertura focal de F:1.9 y PDAF), algo que le hace ser diferente en el mercado y que debe ayudar bastante bien a obtener unas tomas con una definición cuando menos correcta. El resto son los siguientes:

  • 8 MP para el sensor destinado al gran angular con F:2.2 y una capacidad de 120 grados.
  • 2 MP para el elemento propio para el uso con fotos macro que cuenta con apertura F:2.4.
  • 2 MP que es la que se utiliza para la profundidad, y ayuda con el zoom, con focal de F:2.4

Imagen posterior Honor 50 en una mesa

Aparte de esto, hay que destacar que la cámara para selfies, que está incluida en la parte superior de la pantalla en un agujero en la zona central, que tiene una resolución de 32 megapíxeles y que utiliza una apertura de F:2.2. Esta, en principio, es más que suficiente para obtener unos buenos resultados.

Cámara selfie del Honor 50

Un uso que logra convencer

La cámara integrada en este terminal recuerda bastante a la que hay en el nova 9 de Huawei, pero tiene como gran diferencia que el sensor principal tiene una resolución mucho mayor (algo más del doble). El caso es que con el uso habitual y automático hemos comprobado que la definición es muy precisa, y además el rango dinámico de los colores que muestra es superior, lo que permite un realismo que es de lo más positivo. Quizá en algunas tomas, el contraste sea excesivo -esto es especialmente notable con las sombras- pero en líneas generales el comportamiento es bastante bueno.

Otras buenas opciones que hay que destacar en las fotos “normales” con el Honor 50 es que apenas hemos detectado ruido alguno en ellas, incluso cuando hay cambios de tonalidades muy pronunciados entre las diferentes zonas de la imagen. Bien es cierto que los colores están un poco exagerados por una saturación algo excesiva, pero esto no es especialmente relevante, ya que no genera ninguna aberración.

Algo que queremos destacar es que al utilizar la resolución máxima de 108 MP hemos notado que aparece algo de ruido y la nitidez baja un poco, pero bien es cierto que el HDR lo gestiona con una gran soltura y el tamaño del archivo resultante permite «jugar» con él de una forma increíble al realizar impresiones, por poner un ejemplo.

Posterior del teléfono Honor 50

Un buen gran angular

El sensor de 8 megapíxeles utilizado es un viejo conocido en el mundo de los terminales Android de gama media y ofrece lo que es habitual en este Honor 50. Tomas solventes, sin grandes distorsiones en los laterales aunque se fuerce algo el zoom. Además, los detalles son lo suficientemente buenos para que no defraude.

También hay que decir que la precisión de los colores baja un poco, pero nada que sea dramático, y es posible que en algunos casos -en especial cuando la luminosidad es baja- aparezca cierto ruido si hay un cambio potente de intensidad lumínica.

Poca luz: más detalles de los esperados

Aquí nos ha sorprendido bastante el comportamiento del teléfono, ya que los resultados son bastante buenos… en especial si se emplea el llamado Modo noche. Los detalles están muy bien representados y la ganancia de luz es bastante sorprendente. Además, el ruido brilla por su ausencia, por lo que está claro que este es uno de los apartados donde más destaca el dispositivo al hacer fotos.

Otra de las cosas que queremos resaltar es que el trabajo con la luz artificial es realmente buena, con una precisión de las mejores que hemos visto en dispositivos de su rango de precio y, además, el que se potencia el color obtenido por software hace que todo sea muy convincente. Por lo tanto, se ven todos los detalles y con una amplia nitidez y realismo. De esta forma, el uso del zoom hace que se aprecie un pasteleo de las tomas muy evidente. Ojo con esto.

No se desentona con el zoom y los selfies

Aquí todas las tomas que hemos obtenido nos parecen bastante buenas, pero pese a la ayuda de un sensor de 2 MP y tener otro de 108 megapíxeles, se nota una pérdida de precisión y que los colores se atenúan bastante. Esto no hace que no se consigan buenos resultados, pero lo cierto es que la bajada de calidad es clara sin llegar a ser algo fatal.

El uso de la cámara frontal es bastante positivo, ya que es capaz de adquirir una gran cantidad de detalles en todo tipo de situaciones, incluso cuando hay poca luz. Bien es cierto que el sensor es algo lento, pero si esto no es algo que tenga una importancia muy grande para ti, ya te decimos que las fotos en este apartado con el Honor 50 son muy buenas.

Unos retratos que destacan

Por un lado, hay que decir que la detección de los objetos y personas es muy buena, algo que no es precisamente algo habitual en la gama media Android. Por lo tanto, no vas a tener problemas en este apartado. Eso sí, con fondos complejos como por ejemplo donde hay mucha vegetación o con paredes de ladrillo, tiende a cometer algunos fallos en el perfilado.

Nos ha gustado bastante el buen trabajo con los tonos de la piel que hemos obtenido, y que la gestión de la luz es lo suficientemente buena para que no tengas problemas con este tipo de fotografías en interior o exterior.

Grabación de vídeo, poco que criticar

La calidad máxima con la que es posible realizar grabaciones es 4K, y lo cierto es que el trabajo es bastante bueno en todo lo que tiene que ver con el enfoque y la definición. Eso sí, se deja notar que no se incluye estabilización óptica, lo que hace que en algunas situaciones el movimiento que se capta sea algo excesivo y no permite obtener la mejor experiencia posible -aunque el uso de EIS llega a sorprender-.

Bien con la gestión de los colores incluso al trabajar en gran angular, nos ha llamado la atención la opción de realizar trabajos con las dos cámaras a la vez. Esto es de lo más curioso y, en ocasiones especiales es de lo más útil. Por cierto, el ejecutar trabajos a 1080p, hace que la estabilidad mejore de forma considerable, por lo que esto es algo que debes tener presente.

¿Merece la pena?

Pues la verdad es que sin ser el mejor teléfono al hacer fotos que hemos probado, el Honor 50 es un dispositivo que tiene virtudes bastante positivas gracias al uso de un sensor de 108 MP y un trabajo bastante positivo en lo que tiene que ver con la definición y la gestión de los colores. Por cierto, la aplicación cámara no es muy sorprendente… pero, lo cierto, es que ofrece todo lo que se puede necesitar para obtener siempre buenos resultados.

El caso es que para nada es negativo el teléfono no defrauda tanto en las tomas que se realizan y los vídeos que se graban. Además, el curioso diseño trasero que tiene el dispositivo por el módulo de la cámara es algo que a más de uno le puede llamar la atención.

¡Sé el primero en comentar!