Huawei P Smart

Valoración: 7 de 10

Sello Movilzona 7Hemos probado uno de los teléfonos que amenaza con ser todo un superventas en este año 2018. Hablamos del Huawei P Smart, un smartphone de gama media que llega para ser una opción completa que da continuidad al P8 Lite 2017 con un cambio de nombre que tiene como objetivo que el portfolio de la compañía China sea más sencillo de entender (ojo, que la gama Lite no desaparece, y este modelo convivirá con ella).

El terminal no llega con la intención de ser el que mayor rendimiento ofrece del mercado actual, pero tampoco el que menos. Es decir, que sus expectativas son las de convertirse en una solución algo más que correcta, pero especialmente completa, para la inmensa mayoría de los usuarios. Y, para ello, hay un muy buen detalle al respecto y que no es otro que el uso de Android Oreo (con personalización EMUI 8) que demuestra que se ha trabajado para ofrecer lo mejor posible dentro de las posibilidades del Huawei P Smart (y, esto, además, le hace diferenciarse de otros modelos que son competencia como por ejemplo el Honor 7X).

Imagen trasera del Huawei P smart

Sin más, comentamos las sensaciones que nos ha dejado el Huawei P smart al darle uso y, por lo tanto, si es una buena opción de compra si estás pensado en hacerte con un nuevo terminal y tiene un presupuesto que se ajusta a lo que cuesta el dispositivo (que en el momento de ponerse a la venta es 259 euros, por lo que no desentona frente a sus rivales en el mercado). Por cierto, seguimos dando uso al terminal de Huawei, por lo que iremos añadiendo opiniones según descubramos detalles interesantes.

Diseño del Huawei P smart

El metal es un material que le sienta muy bien a los smartphones, y este que hemos probado no es una excepción. Estéticamente el dispositivo es muy reconocible, con unas líneas características de la firma China en la que no faltan unos bordes redondeados que permiten un buen agarre y unas esquinas con curvas pronunciadas que le dan una continuidad interesante en lo que tiene que ver con su aspecto. Es decir, que hereda el buen hacer del Huawei P8 Lite 2017 con pequeñas modificaciones que son de agradecer.

Una de ellas es que en el frontal casi todo lo ocupa la pantalla (denominada Full View), y que se integra bien con la carcasa. No llega a los porcentajes de los modelos de gama alta, pero lo cierto es que está bastante bien conseguido el acabado del Huawei P smart. Las dimensiones son correctas un modelo con un panel de 5,65 pulgadas, algo que se confirma en la ficha del Huawei P Smart, y como es bastante estrecho debido al ratio 18:9, dar uso con sólo una mano al terminal es posible y, lo que es más importante, bastante cómodo.

Conexiones del teléfono Huawei P smart

La distribución de los elementos en el Huawei P smart es la habitual en los terminales Android, donde en la parte derecha están los botones hardware de encendido y volumen (que por su solidez y colocación está claro que estamos ante un smartphone muy bien acabado). La bandeja para las tarjetas está en la parte derecha y, el resto de opciones se localizan en borde inferior: toma de auriculares, su altavoz (potente y que cumple con su propósito); y, también, el puerto de recarga microUSB. Esto ya lo hemos visto en otros modelos como por ejemplo el Honor 7X, y lo cierto es que no es lo ideal.

La parte trasera es muy limpia tanto por la ausencia de elementos que rompan el diseño a excepción hecha del lector de huellas, bien colocado, pero algo pequeño (reconoce gestos, lo que es un buen detalle, y comprobamos que esto lo hace con gran eficiencia, como el ser rápido al darle uso). Los sensores de la cámara, sí son dos, están en la parte superior izquierda y sobresalen un poco de la carcasa, pero su integración no es mala –hay que andarse con ojo al hacer fotos, ya que si no se tiene cuidado es posible que algún dedo se cuele en la toma-.

En definitiva, el Huawei P smart ofrece lo que se espera de un modelo de su gama y que cuenta con un prestigio importante debido al dispositivo desde el que evoluciona. Cumple sobradamente y su aspecto es atractivo y funcional.

Imagen frontal con mando de juegos del Huawei P smart

Pantalla del Huawei P smart

La pantalla integrada en el dispositivo es la que se denomina Full Vision (lo que indica que el frontal está bien aprovechado y, en este caso, se sitúa por encima del 76%). Con unas dimensiones de 5,65 pulgadas, lo que permite que se tenga un buen espacio en el que ver los contenidos, la resolución del panel IPS integrado en el Huawei P Smart es de 1080p –es posible bajar a HD por software, lo que hace que en momentos puntuales se consuma menos energía-, lo que deja una densidad de píxeles que alcanza los 427 ppp. Esto, ya es un síntoma inequívoco que indica que la definición es buena, y al revisar textos esto se confirma.

pantalla del Huawei P smart

El ratio de la pantalla es de 18:9, por lo que el agarre que permite al ser más estrecho el Huawei P Smart es bastante bueno (esto, evidentemente, favorece a la ergonomía). Además, se aprovechan mejor herramientas como por ejemplo la multiventana que permite la interfaz EMUI que utiliza el smartphone. En lo que tiene que ver con la experiencia visual, lo que comprobamos en el panel del Huawei P Smart es que se ofrece una buena calidad al representar colores (se dispone de un apartado en los Ajustes para gestionar la temperatura de este parámetro, lo que se agradece y permite adaptarlo a todo tipo de gustos) y que sus ángulos de visión cumplen perfectamente. En exteriores se comporta debidamente, lo que se debe a un brillo lo suficientemente potente para contrarrestar la incidencia directa de la luz (aunque, para ser sinceros, un poco más de “fuerza” no hubiera estado de más).

La respuesta táctil es perfecta, y el Huawei P smart incluye la opción de ajustar la visualización a pantalla completa para todas las aplicaciones que por efecto no son capaces de aprovechar el ratio 18:9 de una forma muy sencilla: pulsando en la parte inferior en un texto que parece en caso de ser necesario. No detectamos que las huellas se queden especialmente marcadas en el cristal de la pantalla, lo que demuestra que se incluye una protección oleofóbica que cumple su función.

En definitiva, la pantalla del Huawei P Smart cumple adecuadamente, sin ser la más destacable que hemos visto en la gama media –pero nadie quedará decepcionado-. No desentona en ningún apartado de forma especial, ya que incluso el brillo es correcto (y, por cierto, el ajuste automático es bastante preciso, aunque algo lento).

Hardware del Huawei P smart

No esperábamos estridencias en el terminal, y esto es exactamente lo que hemos encontrado. ¿Esto es malo? Para nada, ya que al utilizar el Huawei P Smart con las aplicaciones hemos encontrado un dispositivo que cumple sin fisuras con lo que se demanda en el día a día y, por lo tanto, que hace lo que debe y como debe… y esto no es poco en la actualidad.

Resultado Basaemark del Huawei P smart

El procesador que hay en el interior del Huawei P Smart es un Kirin 659 con ocho núcleos (que trabajan a una frecuencia máxima de 2,36 GHz) que ya hemos visto en otros modelos fabricados por la compañía China y que nos sigue dejando las mismas buenas sensaciones en general. La GPU integrada es una Mali-T830 MP2, que se muestra eficaz con los juegos y, en general, no desentona con los que utilizan gráficos en tres dimensiones (así lo comprobamos con títulos como Riptide GP2 o Asphalt 8: Airborne).

La RAM del modelo que hemos analizado es de 3 GB, y lo cierto es que no se combina nada mal con el SoC antes mencionado y Android Oreo. Así, la experiencia de uso es bastante positiva con un funcionamiento bastante solvente y al que sólo hay que ponerle un pequeño pero: la lectura de datos en el almacenamiento de 32 gigas internos no es todo lo rápida que esperábamos (en la escritura sí que cumple). ¿Esto afecta en el desempeño general? No mucho, y lo cierto es que no encontramos retardos generalizados al ejecutar trabajos de edición de imágenes o al navegar por Internet. Vamos, que el Huawei P Smart funciona perfectamente.

Uso del Huawei P smart

Un ejemplo de lo que es capaz de hacer el smartphone son los resultados obtenidos con el Huawei P Smart en las pruebas habituales que damos uso en MovilZona:

A destacar lo completo que es el dispositivo en lo que tiene que ver con la conectividad. A las habituales opciones como WiFi –excelente cobertura, todo hay que decirlo- y Bluetooth (versión 4.2), hay que sumarle que incluye NFC para realizar pagos móviles lo que siempre es de agradecer, y no le falta acceso a redes 4G (Cat.6 en este caso). En condiciones de movilidad obtuvimos una buena cobertura en general, sin grandes pérdidas, y permite sacar partido a las tarifas actuales. El fallo viene en el puerto de recarga, que es tipo microUSB y no se da el salto a tipo C. Esto es algo que ocurre en varios modelos de gama media, es cierto, pero no deja de ser un detalle que podría ser mejor pensando, especialmente, en el futuro.

En el apartado de la autonomía hay buenas noticias. Se cumple con el objetivo de conseguir un día de uso habitual –si se abusa de la pantalla, las cosas cambian como es lógico-. Esto demuestra que se ha realizado un buen trabajo en la combinación de software y hardware del Huawei P Smart para que no sea muy exigente con los 3.000 mAh de su batería (una carga adecuada, pero por debajo de lo que ofrecen algunos modelos de la competencia, como por ejemplo el Honor 7X). En nuestras pruebas, si se da uso el smartphone con el panel siempre encendido, es posible superar con holgura las cinco horas de uso incluso con el brillo al máximo. Si no se abusa de este, conseguir incluso siete es viable.

El Huawei P Smart no llega con recarga rápida, al menos la más veloz de las que ofrece Huawei. Eso sí, no es especialmente lento en los procesos de rellenado… pero no se tiene la misma buena experiencia que con modelos con Quick Charge. Así, para conseguir el 50% de carga, hay que espera más o menos 40 minutos -incluso, en ocasiones un poco más-.

Fotografía con el Huawei P smart

Esta evolución del P8 Lite 2017 llega con la novedad de integrar un segundo sensor en su parte trasera como hemos comentado antes. Se combinan dos elementos de 13 y 2 megapíxeles, a los que no les falta flash LED. Los resultados que hemos obtenido con el Huawei P Smart a la hora de hacer fotos son los que más o menos se esperan en un modelo de gama media: bastante bien con buena luminosidad pero hay una evidente bajada de calidad cuando esta no es la mejor posible (que no es desastrosa, ni mucho menos). El balance de blancos es lo que más nos ha convencido, pero el rango dinámico es mejorable en el Huawei P smart.

Cámara del Huawei P smart

Las fotos en general tienen una buena representación de los colores, y el ruido no es especialmente evidente en la mayoría de los casos. Eso sí, en tomas con luz escasa intensa en ocasiones puede sufrir -y hay que tener muy buen pulso para que todo salga como es debido-. Por el contrario, al activar el HDR comprobamos que los resultados en tomas con disparidad lumínica mejora de forma notable, y esto es de agradecer.

Un ejemplo de lo que es posible hacer con el Huawei P smart son las fotos que dejamos a continuación:

Es posible dar uso a diferentes modos con el Huawei P smart, como por ejemplo el propio de los retratos (que también está presente al hacer selfies con su sensor de 8 Mpx, que es bastante convincente), y no le falta la opción profesional para realizar ajustes avanzados y los ya habituales Belleza y Pintura con luz que Huawei incluye en su aplicación para el control de la cámara. Es decir, que se tiene un buen abanico de posibilidades.

En lo que tiene que ver con la grabación de vídeo la máxima calidad que permite el Huawei P smart es Full HD, y los resultados que conseguimos teniendo en cuenta que no existe estabilización son mejores de lo esperado –lo que se debe en gran medida a un enfoque muy rápido-.

Conclusión

Tiene sentido el cambio de nombre que supone la llegada del Huawei P smart, ya que hace mucho más lógico y reconocible el portfolio de la compañía China. Este modelo avanza en apartados donde es habitual con cada nueva generación de un smartphone, por lo que cumple con su cometido. Es completo y tiene buenos detalles como por ejemplo una conectividad bastante completa y una autonomía mejo de lo esperado. Y, además, desde el primer momento llega con Android Oreo.

Sin grandes fallos, aunque hay opciones como el uso del puerto microUSB que nos ha dejado un poco fríos, lo cierto es que su rendimiento es adecuado para el usuario medio y la inclusión de un segundo sensor se agradece a la hora de realizar ciertas fotografías. ¿Es el mejor gama media del mercado? Es difícil saberlo, pero hay competencia muy fuerte que le hace sombra, como por ejemplo su “hermano” Honor 7X.

Lo mejor

  • Buena autonomía
  • Pantalla de buena calidad y ratio 18:9
  • Llega con Android Oreo

Lo peor

  • Puerto de carga microUSB
  • Lector de huellas algo pequeño

Puntuación del Huawei P Smart