Análisis del Huawei P40 Pro: prueba con opinión, características y precio

Valoración: 8,5 de 10

El nuevo smartphone de referencia de la compañía Huawei es una realidad y ya hemos podido analizarlo para conocer cuál es el rendimiento que ofrece al darle uso como equipo habitual. Hablamos del Huawei P40 Pro, un dispositivo que llega con avances interesantes en diferentes apartados pero con un objetivo claro: ser de lo mejor que ahora mismo es posible utilizar en el mercado de gama alta en general y en el Android, en particular.

La versión del sistema operativo de Google que da uso es la más actual (10), por lo que en lo que tiene que ver con los procesos y funciones de trabajo se está perfectamente actualizado. Además, no le falta la capa de personalización EMUI 10, lo que hace que el aspecto que tiene tanto en la interfaz de uso como en los Ajustes sea de lo más reconocible y no varía respecto a generaciones anteriores como por ejemplo en los P30. Por lo tanto, el uso es sencillo y sin problemas… pero hay algo que se debe tener en cuenta: este Huawei P40 Pro no llega con los servicios de Google y, esto, le hace perder algo de «punch» para algunos que no desean salir del ecosistema de la compañía de Mountain View.

Bien es cierto que el equipo llega con herramientas como Phone Clone que permite de una forma bastante sencilla migrar muchas de las aplicaciones que se tiene en el equipo que se deja al nuevo, pero es un paso que se añade a lo habitual y que puede resultar extraño (pero no complicado, ya que la sencillez gracias al uso de códigos QR es máxima). El caso, es que en el software existe este hándicap que no empaña lo mucho y bueno que llega con el Huawei P40 Pro.

Dejamos a continuación todo lo que hemos conocido en el smartphone de la compañía asiática tanto en lo referente al rendimiento como a la hora de valorar uno de sus grandes puntos fuertes: la calidad fotográfica.

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Autonomía
  5. Cámaras
  6. Conclusión

Diseño

Estéticamente es innegable que este smartphone es atractivo, y sus dimensiones son menores de lo que cabe esperar para el hardware que hay en el interior del  Huawei P40 Pro. Eso sí, el módulo de la cámara es algo exagerado y le hace bailar sobre una superficie plana. Es cierto que lo que se integra puede “pedirlo”, pero esta tendencia actual hace que exista una joroba que no es precisamente llamativa en lo que tiene que ver con el diseño.

Imagen frontal del Huawei P40 Pro

Todos los elementos que existen en el terminal, como los botones o el puerto USB tipo C están donde se espera. Así, por ejemplo, los botones físicos están todos en la parte derecha y son de calidad ya que mantienen  el diseño y ofrecen una resistencia a la presión adecuada. No le falta curvatura al equipo, pero no es muy exagerada lo que no pierde un buen agarre lateral… pero, ojo, que el dispositivo es bastante resbaladizo (más que un sapo, como dice un amigo) y esto es algo que se debe tener en cuenta.

No le falta protección al agua IP68 a este modelo, y la combinación de metal y cristal deja claro que este es un smartphone Premium. En lo que tiene que ver con el aspecto frontal, llama la atención su cámara perforada en la zona superior derecha y unos marcos bastante reducidos, lo que le hace encajar con la tendencia actual. ¿Toma de auriculares? No existe, pero esto ya es algo que no sorprende en la gama alta. 

Imagen trasera del Huawei P40 Pro

Por cierto, que el lector de huellas del  Huawei P40 Pro está integrado en la pantalla y, hemos comprobado, que es mucho más rápido que el integrado en el P30 Pro (y es algo más grande, lo que también es de agradecer). En velocidad y fiabilidad, hay que decir que no tiene nada que envidiar a lo que ofrecen cualquier otro gama alta. Por su parte el reconocimiento facial existe, pero no es el más fiable del mercado en especial en condiciones de poca luz… pero también ha evolucionado. 

Pantalla

Hay buenas noticias en lo que tiene que ver con la pantalla que se integra en el Huawei P40 Pro, ya que la compañía ha decidido incluir un panel OLED de 6,58 pulgadas que entre otras virtudes tiene la de ofrece una frecuencia de 90 Hz. Es decir, que se iguala con lo que ofrecen otros fabricantes para que la calidad e imagen sea la mejor posible tanto en juegos como a la hora de ver contenidos multimedia. Por cierto, nada que objetar en la resolución ya que la utilizada es de 2.640 x 1.200, lo que deja una densidad de píxeles de 441 ppp, por lo que la definición es excelente.

Con una curvatura bastante presente pero que no es excesiva y un ratio de 19.8:9 por lo que sigue la tendencia actual, al componente del que hablamos no le falta compatibilidad con tecnologías como HDR 10, por poner un ejemplo. Hay que decir que la cámara frontal está integrada en el propio panel, ocupando un espacio bastante grande (lo que se debe, entre otras cosas, a la existencia de un sensor ToF) lo que hace que en algunas aplicaciones tape el contenido… pero no llega esto a ser algo dramático. 

No encontramos problemas en lo referente al rango dinámico ni al contraste que es capaz de gestionar el dispositivo, pero donde hay buenas noticias y un funcionamiento excelente es en lo referente al brillo. Para empezar hay que decir que la gestión automática es excelente, rápida y precisa (aunque encontramos que en algunos momentos con mucha oscuridad puede cometer pequeños errores de ajuste). Pero, eso sí, las mediciones indican que la intensidad supera los 500 nits trabajando a máximo nivel, algo que no está al alcance de muchos y que actúa de forma muy favorable en el uso en exteriores

No le faltan una buena cantidad de opciones de gestión de la pantalla en los Ajustes. Así, por ejemplo, hay dos Modos de color que se pueden elegir; Normal y Vívido. En nuestra opinión el segundo es el mejor, pero no le falta la posibilidad de gestionar manualmente esto para que se adapte exactamente a lo que se necesita. Tampoco le falta un Modo oscuro y la posibilidad de gestionar tanto la resolución como la frecuencia que se utiliza. Muy bien aquí.

En definitiva, una muy buena pantalla es lo que integra el Huawei P40 Pro, con muchas posibilidades y con 90 Hz lo que es muy positivo en lo que tiene que ver con la experiencia visual. Con marcos bastante reducidos, hay rango de mejora en opciones como la velocidad de respuesta táctil que es buena pero no de las mejores. Eso sí, en definición y gestión de los colores lo que ofrece este smartphone es digno de la gama alta sin duda alguna.

Hardware

Aquí el equipo está muy bien equipado, y aunque los componentes de los que depende el rendimiento son de una incontestable calidad. Un ejemplo es el procesador Kirin 990 (5G) que ofrece músculo suficiente para que todo tipo de aplicaciones se ejecuten con una gran experiencia de uso. Este elemento es algo más rápido que el utilizado en el Mate 30 Pro ya que el core Cortex-76 llega a una frecuencia de 2,86 GHz. Por lo tanto, el funcionamiento es excelente. 

Un ejemplo de lo que decimos son los resultados que se obtienen en la pruebas de rendimiento, donde se consiguen resultados que están en la línea de gama alta de producto y se muestra entre otras cosas que EMUI 10 no hace que el trabajo se ralentice en ningún momento (hay que decir, que la gestión de desarrollos en segundo plano, es buena sin llegar a ser la más agresiva que existe, mérito que tiene ColorOS de OPPO).

Con los juegos el comportamiento es muy bueno, ya que no hemos obtenido problemas ni con PUBG ni con Asphalt y eso que utilizamos configuraciones altas a la hora de mover gráficos en 3D. Por lo tanto, la GPU Mali-G76 de 16 núcleos trabaja de forma efectiva y, aquí, cabe destacar que el control de la temperatura es bueno. Pero, eso sí, en las largas sesiones esta sube algo, lo que se deja notar al agarrar el Huawei P40 Pro.

Sin problemas de memoria, ya que la RAM es de 8 GB y almacenamiento de hasta 512 GB tipo UFS 3.0. El rendimiento de ambos componentes es bastante bueno, pero hay que decir que nos ha gustado especialmente el comportamiento del segundo, ya que al escribir y al leer mantiene excelentes tasas de transferencia lo que asegura que todo lo que se ejecuta funciona perfectamente y saca partido del procesador -y esto impacta con el día a día con desarrollos como por ejemplo el navegador o los juegos-. Un buen acierto y , lo mejor de todo, no detectamos que se produjeran momentos de reducción de velocidad de trabajo.

El funcionamiento que ofrece la conectividad inalámbrica, de la USB tipo C no hablaremos ya que no muestra fallo alguno ni nada a destacar, hay que decir que el funcionamiento del acceso WiFi es muy bueno, con coberturas amplias y estables que superan a las que hemos visto en otros modelos. Además, no hay bajadas de transmisión al dar uso a esta opción de forma continuada. Bluetooth no funciona mal, pero hemos detectado cortes al sincronizarse con algunos auriculares Bluetooth, como por ejemplo los de Creative… donde en ocasiones aparece un reverb algo molesto e, incluso, pérdida de la voz al utilizar el micrófono.

Para finalizar hay que indicar que el sonido es correcto, sin destacar especialmente (lo mejor que gestiona son los medios, lo que demuestra que se busca más equilibrio que potencia). No hemos detectado mucho acople ni falta de definición, por lo que responde bien al escuchar música o lo que se reproduce con los juegos.

Autonomía

Uno de los buenos detalles que ofrecía el Huawei P30 era su autonomía, que daba unos tiempos excelentes en el uso habitual. Y, aquí, no hay grandes cambios en el P40 Pro. Y, esto, son buenas noticias. Con una batería de 4.200 mAh, conseguir un día y medio de tiempo sin tener que recargar es siempre posible y si no se abusa mucho de la potencia que ofrece el smartphone, casi se puede llegar a los dos. Y, aquí, hay buenas noticias, no hay grandes variaciones al utilizar la pantalla con 60 o 90 Hz, lo que es un detalle excelente.

En lo referente al uso con la pantalla siempre encendida, los resultados son también muy buenos. Así, la reproducción de vídeo supera las 14 horas sin el más mínimo problema, algo que es poco habitual en el mercado actualmente (siempre hablamos de la gama alta de producto). Por lo tanto, es un buen modelo este Huawei P40 Pro para consumir contenidos multimedia.

En lo que tiene que ver con la carga rápida, la que permite el smartphone es de 40W (se incluye el cargador) y os tiempos que ofrecen son realmente buenos: en 30 minutos siempre se consigue una horquilla de entre 78 al 80% -y sin problemas de un calor excesivo-. Por cierto, el uso de procesos inteligentes está presente, lo que permite ajustes según el momento del día, como por la noche donde no se presiona en exceso a la batería). No le falta opción inalámbrica a este modelo, de hasta 27W y carga inversa para rellenar accesorios como auriculares.

Cámaras

El conjunto de los sensores que se incluyen en el Huawei P40 Pro se denomina Ultra Vision Leica Quad Camera, y llega con añadidos respecto al P30 Pro sin que le falte, por ejemplo, filtro RYYB (donde los amarillos sustituyen a los verdes) al sensor principal que es algo que diferencia a esta compañía frente a muchos de sus rivales y que es una de las razones para el buen comportamiento que ofrece con tomas donde la luz no es muy buena. Este es el hardware que existe en el Huawei P40 Pro:

  • Sensor principal de 50 Mpx con apertura F:1.9 y de 1/1.28″. No le falta tanto PDAF como OIS.
  • Sensor llamado de Periscopio de  12 Mpx y con focal F:3.4. Dispone de PDAF, OIS y el zoom óptico es de  5x optical.
  • Sensor para el gran angular de 40 Mpx con focal F:1.8 y de 1/1.54″. Utiliza PDAF.
  • Sensor tipo ToF 3D para la profundidad.

Sensores del Huawei P40 Pro

Uno de los grandes avances que hemos notado en el  Huawei P40 Pro es que el enfoque automático es más rápido y eficiente, lo que se consigue por uso mejorado de la Detección de Fase ya que esta es omnidireccional. Esto se nota tanto con escenas con poca luz como en todo el trabajo que se realiza en horizontal. Interesante comentar que ahora el trabajo con balance de blancos se ejecuta con ayuda de la Inteligencia Artificial (existe un algoritmo propio), lo que mejora que los colores sean realistas. Y, ya anunciamos, que se consigue de forma eficiente, pero no espectacular.

A continuación dejamos varios ejemplos de lo que es posible hacer con este smartphone en lo que tiene que ver con la fotografía:

Como se puede comprobar, la calidad es excelente en todo tipo de situaciones, con una gran cantidad de detalles y la definición es altísima (tanto a máxima resolución como al dar uso a 125 MPx). Nada de ruido, el balance de blancos es muy bueno y, excepcional el rango dinámico. Lo cierto es que es de lo mejor que existe a la hora de dar uso a la fotografía, y no encontramos ahora mismo un dispositivo que sea mejor que el  Huawei P40 Pro. Sólo un pero: se tiende a clarear las tomas en el modo automático, pero esto es algo casi imperceptible.

Con el zoom, sin llegar a las cifras que ofrecen otros modelos y que tienen una efectividad que no es completa, hay que decir que se trabaja de una forma excelente incluso a 10X. Con un uso sencillo, no se añade una barbaridad de ruido, y el detalle se pierde es menor de lo que cabría esperar y, lo mejor de todo, la estabilidad a la hora de disparar es realmente alta y esto es uno de los grandes avances que detectamos en este smartphone.

Con poca luz o por la noche, como se puede ver en las tomas que dejamos a continuación de este párrafo, los resultados hacen que este  Huawei P40 Pro se mantenga como uno de los mejores (por no decir el mejor) que existe en la actualidad y se ha optimizado tanto el tiempo que se tarda en dar uso al Modo noche como la definición y precisión que ofrece. Incluso, hay mejora al tratar las luces artificiales respecto al P30 Pro.

Hay que descartar que hay un buen trabajo al desenfocar, y que nos sigue gustando ,mucho más los resultados obtenidos con el Modo Apertura que con Retraso… Ya que el realismo y perfilado nos parece mucho más preciso. El caso, es que este modelo es realmente bueno incluso con tomas complejas en las que no hay mucha luz. De nuevo,  hay un avance significativo.

Foto con desenfoque con el Huawei P40 Pro

Desenfoque

Aplicación y vídeo en el  Huawei P40 Pro

En lo que tiene que ver con la aplicación cámara, hay que decir que se mantiene el buen hacer de la compañía asiática, ya que se dispone de un desarrollo bien estructurado y que es sencillo de utilizar. Los gestos están presentes y hay gran cantidad de Modos adicionales  que son atractivos como por ejemplo la Alta resolución o Dos vistas. Llamativa la opción denominada Golden Snap que se activa con Live Fotos y que sugiere cuál es la mejor toma que se ha realizado si la principal no es perfecta.

A continuación, dejamos ejemplos de la calidad de video, incluso a cámara lenta. Lo cierto es que se nota bastante el buen enfoque automático que existe al grabar, y se ofrecen una gran cantidad de opciones a la hora de gestionar el zoom y el gran angular. Muy buenos lo resultados por la noche, por lo que cumple sobradamente este equipo aquí.

Conclusión

No hay duda que este es uno de los mejores smartphones que hay en el mercado actual: su hardware es muy potente, el diseño no desentona y ofrece una calidad al hacer fotos que es espectacular. Pero el no disponer de los servicios de Google le hace perder enteros frente a otro modelos, ya que los usuarios ahora ya están muy habituados a dar uso a este ecosistema en sus smartphones. 

Imagen posterior del Huawei P40 Pro

Con una excelentente autonomía y un comportamiento muy bueno incluso al ejecutar juegos muy exigentes, se incluyen los avances necesarios para que sea completamente justificada la llegada del  Huawei P40 Pro y, además, lo hace con una gran muestra de la capacidad que tiene la compañía al fabricar terminales con Android, como es el caso.

Lo mejor

  • Gran rendimiento
  • Cámara de gran calidad
  • Autonomia excelente

Lo peor

  • No tiene los servicios de Google
  • Algunos fallos en la conectividad Bluetooth

Puntuación del Huawei P40 Pro