Huawei Mate 10

Análisis del Huawei Mate 10

Valoración: 8,5 de 10

Si eres de los que gusta de terminales con pantalla grande, seguro que estabas esperando la llegada el Huawei Mate 10. Este es el phablet de referencia que la compañía China ha puesto en el mercado recientemente y que más o menos anuncia lo que se puede esperar de los dispositivos que llegarán a principios del año 2018 por parte del fabricante. Os contamos las sensaciones que nos ha dejado este modelo con Android.

Lo cierto es que cada generación de esta gama de producto avanza de forma considerable con mejoras que son importantes y, como en el caso del Huawei Mate 10, estas atacan algunos de los pequeños fallos que se podían encontrar en la generación anterior, aunque está por ver si permiten que compita de tú a tú con lo mejor del mercado – vosotros mismos lo podéis comprobar a través de nuestro comparador de móviles. Y no hablamos de la gama alta –que esto no es problema para el phablet que nos ocupa-, sino a los dispositivos que son considerados como “top”, como por ejemplo el propio Samsung Galaxy Note 8.

Trasera del Huawei Mate 10

Sin más, pasamos a comentaros lo que nos ha parecido este nuevo terminal de la compañía Huawei que llega con opciones bastante interesantes y con cambios importantes en todos los aparatos que conforman un teléfono móvil actualmente.

Diseño del Huawei Mate 10

Los materiales de fabricación del Huawei Mate 10 son ya unos conocidos: metal y cristal en la parte trasera. El modelo que hemos probado en MovilZona es el negro, y lo cierto es que las huellas como ya es habitual en los dispositivos de este tipo se quedan marcadas… pero no es el peor que hemos visto en este apartado hasta la fecha, ni mucho menos. Por cierto, que el peso del terminal es de 186 gramos, que está bien distribuido y la sensación en las manos es de que nos encontramos ante un phablet más ligero (el grosor, por cierto, es de 8,32 milímetros, por lo que se ha hecho un buen trabajo).

El diseño frontal ofrece unos marcos muy bien aprovechados y, por ello, el Huawei Mate 10 es atractivo, de eso no hay duda. Además, el inferior incluye el lector de huellas que pese a ser algo estrecho responde perfectamente y ofrece la ya habitual eficiencia de los modelos de la firma China. Rápido y útil, poco más se puede pedir de él -por cierto, hace las veces de botón multifunción, al que hay que acostumbrarse, pero no es un trauma esto-. El caso, es que el lugar demuestra que es posible reducir los marcos y colocar este accesorio integrado en el lugar que lo tiene el phablet (y, otros, quizá podrían aprender de él).

Hay una evidente reducción de tamaño en este Huawei Mate 10 respecto al modelo al que sustituye en el mercado y que ya probamos en Movilzona, pese a que tienen las mismas dimensiones. Bien por el fabricante. Por cierto, que la conjunción del metal cepillado y el cristal nos parece todo un acierto, y la sensación de calidad y robustez está presente. En la parte trasera, por cierto, el elemento prominente del Mate 9 donde están los dos sensores ha pasado a mejor vida, quedando cada uno de los elementos mejor integrados en la carcasa -sobresalen menos y no pierden su colocación vertical-.

Los botones laterales están en la parte derecha y son muy accesibles, lo que aporta ergonomía en el uso, aunque bailan un poco más de lo esperado al utilizarlo (eso sí, la resistencia a la presión es consistente, aunque para nuestro gusto son algo estrechos). En la parte superior está la toma de auriculares, hay que agradecerle a Huawei que no la quite por el momento, ya que hay sitio para su inclusión -aparte, aquí existe un emisor de infrarrojos, un detalle que no todos los modelos de gama alta ofrecen, y que no está de más tenerlo-. En la parte inferior del Huawei Mate 10, está el puerto USB tipo C, que no podía faltar, y el altavoz, que es potente muy correcto, pero que puede ser un paso evolutivo en la siguiente generación de esta gama de producto.

Toma de auriculares del Huawei Mate 10

Un detalle que creemos que se debería mejorar en el Huawei Mate 10 es que no sea compatible con el estándar IP68, ya que se queda en IP63 que ofrece protección frente a salpicaduras, pero no si se sumerge en agua (esta opción avanzada queda para el modelo Pro). Al probar la protección lo prometido se cumple perfectamente, pero lo cierto es que se podía esperar un poco más aquí del dispositivo que hemos probado.

Puerto USB del Huawei Mate 10

En definitiva, con algunos detalles mejorables -como ocurre en casi todos los dispositivos del mercado-, lo cierto es que el Huawei Mate 10 es un modelo muy bonito y atractivo, y el salto evolutivo es tan claro como acertado. Nada que envidiar a los mejores del mercado en lo que tiene que ver con el aspecto y, dejarlo encima de la mesa, es algo que seguro llama la atención a más de uno que lo vea. Tiene efecto llamada y si queréis comprobar cómo queda frente al resto, aquí tenes una comparativa del Huawei Mate 10 con todos los rivales de la gama alta y grandes pantallas.

Botones laterales del Huawei Mate 10

Pantalla del Huawei Mate 10

Nada mal está la pantalla que se incluye en el phablet del que estamos hablando. El hardware que se incluye es el siguiente: un panel IPS de 5,9 pulgadas que alcanza la resolución QHD (1.440p), y no le falta el ratio de 16:9 que, en este caso, se agradece mucho para poder acceder a la mayor parte posible de la superficie de este componente con sólo una mano. Esto es un acierto sin duda alguna. En cuanto a la densidad de píxeles, la que ofrece el Huawei Mate 10 es de 499 ppp, por lo que como es evidente por ello, problemas de definición no hay. Al menos, nosotros no hemos detectado ninguna al dar uso a aplicaciones como el navegador o el reproductor multimedia.

Con protección Gorilla Glass para estar seguro de la integridad del panel del Huawei Mate 10 y con unos marcos muy bien aprovechados (incluso el inferior donde está el lector de huellas), el panel del Huawei Mate 10 ocupa más del 81% de la parte frontal, por lo que estamos ante uno de los mejores del mercado y no tiene absolutamente nada que envidiar a los mejores del mercado que habíamos visto hasta la fecha. Por cierto, para que todo esté bien cubierto este panel ofrece compatibilidad con HDR10 -ojo, pero no Dolby Vision-, lo que permite sacar partido a contenidos de Netflix o Amazon Prime Video, por poner un ejemplo.

Pantalla del Huawei Mate 10

La experiencia visual es muy buena (con el uso de una matriz tipo PenTile), y sin llegar a cotas máximas, lo cierto es que nos ha convencido el Huawei Mate 10. El brillo es lo suficientemente potente para que en exteriores no se tengan problemas -situándose por encima de los 630 nits en este caso, que no está mal- y, también, para que los colores estén bien representados (sin llegar a saturar tanto como los paneles AMOLED). Con una buena representación de las tonalidades, la respuesta táctil es perfecta, y en la interfaz de usuario es posible encontrar todo tipo de opciones de configuración, como por ejemplo la gestión de la temperatura. La verdad es que responde bien, pero creemos que hay algunos modelos que superan la calidad de este Huawei Mate 10, como puede ser alguno de Samsung.

En definitiva, un componente que está por encima de la media y que permite disfrutar de contenidos con una muy buena calidad y, por lo tanto, incluso los más exigentes quedarán satisfechos (y, además, no hemos apreciado aberraciones al extremar los ángulos). Cumple sobradamente, pero está un pequeño escalón por debajo de lo que otros dispositivos “top” ofrecen en estos momentos -en especial los que utilizan paneles AMOLED-.

Hardware y rendimiento del Huawei Mate 10

Aquí la compañía no se ha guardado mucho para asegurarse que el phablet que hemos probado ofrece un buen funcionamiento en líneas generales. Y, lo cierto, es que lo consigue sin ningún tipo de duda. Ya os indicamos que el rendimiento que ofrece el Huawei Mate 10 es realmente bueno, muy bueno y, por lo tanto, la experiencia de uso es de lo mejor que hemos visto hasta la fecha. Es decir, que está entre los mejores modelos del mercado.

Resultado Basemark con el Huawei Mate 10

En lo que tiene que ver con el hardware principal el procesador incluido en el Huawei Mate 10 es un Kirin 970 (anunciado en la anterior feria IFA) que utiliza una tecnología de fabricación de 10 nm y que en su interior existen ocho núcleos -cuatro de ellos Cortex-A73- y una GPU Mali G72 Mp12. A esto se le suman 4 GB de RAM, que es posiblemente lo que menos nos ha convencido en lo que tiene que ver con el hardware ya que esperábamos el salto a los seis. El almacenamiento, 64 gigas, con opción de ampliarlos con tarjetas microSD. Gama alta, no hay duda.

Estos son los resultados que hemos obtenido con el Huawei Mate 10 en las pruebas que habitualmente utilizamos en MovilZona:

 

No hemos detectado retardo alguno en las aplicaciones que se ejecutan, juegos incluidos, y la multitarea va mejor de lo que esperábamos en un primer momento. En los títulos con gráficos muy exigentes la GPU demostró una fluidez fuera de toda duda con cotas altas de cuadros por segundo, y los cambios entre desarrollos son suaves. La verdad es que poco que objetar en el Huawei Mate 10 a la hora de valorar su funcionamiento, aquí el uso de Android Oreo y EMUI 8, que no hemos detectado grandes cambios en la personalización que ofrece, también influyen.

Aspecto del Huawei Mate 10

La conectividad es completa y el funcionamiento adecuado. No hemos visto fisura alguna a la hora de utilizar redes WiFi o datos, donde ofrece compatibilidad con LTE Cat.16. Eso sí, sorprende que no se incluye Bluetooth 5.0.

Si hablamos de autonomía, hay que decir que en el Huawei Mate 10 se incluye un batería de 4.000 mAh que es realmente adecuada, ya que conseguir más de un día de uso es completamente posible y, además, utilizando la pantalla de forma continuada con un brillo de uso 200 nits, se superan las siete horas de uso sin problema alguno.

Al Huawei Mate 10 no le falta recarga rápida (denominada SuperCharge), y es de las mejores que hemos visto hasta la fecha, ya que conseguir el 60% en media hora es completamente posible y, por cierto, tanto en estos procesos como en cualquier otro, no detectamos sobrecalentamientos preocupantes.

Algunas cosas adiciones del Huawei Mate 10

Hay que comentar, al menos, un par de detalles que incluye este terminal y que son importantes. El primero es que con el Huawei Mate 10 llega la opción de conectar el dispositivo con un cable HDMI a un monitor o televisor (no se incluye, pero no son caros los que existen en Amazon), y darle uso como si de un ordenador se tratase. De una forma parecida como hacen los Samsung Galaxy S8, por ejemplo, pero sin necesidad de un dock.

Nos ha gustado que son bastantes aplicaciones que se ajustan al uso con ventanas y a un escritorio tipo ordenador, así como que el rendimiento no decrece en absoluto. La solución nos parece bastante válida (con el uso de teclados y ratones inalámbricos mucho más, aunque el Huawei Mate 10 se puede utilizar a modo de touchpad), y parece que el futuro va por este camino para dotar de soluciones de uso a los usuarios móviles. El caso, es que nos ha gustado y, sin duda alguna, acabarás dando uso a esta posibilidad al viajar o jugar.

Ahora llega el momento de hablar de la NPU (Unidad de procesamiento Neuronal) que ha integrado Huawei en este modelo como opción de descarga del procesador Kirin que integra y para mejorar la experiencia de uso que se consigue con el phablet. Lo cierto es que su funcionamiento no se detecta mucho en un primer momento, por lo que uno piensa que no ofrece nada novedoso realmente. Pero la cosa cambia con el paso del tiempo.

Al entender el uso que se le da al Huawei Mate 10, este va adaptando su funcionamiento y se consigue cierto afinamiento tanto en autonomía como en velocidad de proceso. No es determinante, la verdad, pero sí que se nota y curiosamente cuando pasan unos días, la sensación de tener un dispositivo adaptado a cada usuario es muy evidente.

También hemos notado algunas mejoras en lo que tiene que ver con la cámara, en especial al reconocer escenas, pero esto es algo que vamos a comentar a continuación. Hicimos un amplio análisis del nuevo Kirin 960 y las funciones de su Inteligencia Artificial, en el que podéis ampliar este aspecto.

Cámaras del Huawei Mate 10

El doble sensor se mantiene en el terminal, con la colaboración con Leica, y el modo de uso y combinación es la habitual en la compañía China: uno para imágenes monocromáticas y, el otro, para las RBG. Cada uno de ellos son los siguientes: 20 megapíxeles y 12 Mpx (F:1.6) respectivamente, sin que falte estabilizador óptico, enfoque láser y PDAF. Una combinación que apunta buenas maneras… y que las confirma, y que los resultados que hemos conseguido con el Huawei Mate 10 son realmente buenos y hay un claro salto evolutivo en este terminal.

Cámara del Huawei Mate 10

Estamos ante una cámara de funcionamiento muy rápido que hace unas excelentes fotos con buena luz y que cuando esta falta, ha avanzado de forma sustancial ya que ahora está entre las tres mejores del mercado sin duda alguna. Buen balance de blancos y rango dinámico, por lo que se representan estupendamente los colores y no hay problemas de quemados o ruido añadido. Nos ha gustado, y mucho, las fotos que se hacen con el Huawei Mate 10.

Aparte, hay que comentar que el uso del HDR es efectivo, lo que se agradece ya que con disparar en el 90% de los casos se consigue una buena toma, y que el Modo retrato tan habitual ahora está bien implementado y reconoce las escenas con solvencia (aquí entra en juego la NPU, como por ejemplo al detectar lo que se está enfocando, lo que ayuda bastante). En fotos en blanco y negro, todo va como la seda y este modelo se posiciona como uno de las mejores que hay en la gama alta de producto.

Estos son algunos ejemplos de lo que se puede conseguir con la cámara del Huawei Mate 10:

La cámara para los selfies, por su parte, es eficiente y ofrece un ángulo de visión bastante bueno. Por lo tanto, se mantiene el nivel. La aplicación, es sencilla de utilizar y con muchas opciones, como el Modo manual, por lo que en poco tiempo uno se adapta a su uso y gracias a los gestos no se tiene ni fundas ni fallos.

Las grabaciones llegan a calidad 4K, como no puede ser de otra forma (y existe opción de grabar a cámara lenta, pero sin llegar a lo que ofrecen algunos modelos de Sony). El caso es que se consiguen buenos vídeos con una calidad de imagen más que buena, con rapidez en el enfoque y estabilizador (ojo, no hay que olvidar activar la opción en los Ajustes, ya que más de uno puede llevarse una sorpresa en los vídeos resultantes):

Conclusión

El salto evolutivo que se ha producido con el respecto al modelo al que sustituye en el mercado, es grande. El diseño es mucho más atractivo y ergonómico, con un buen aprovechamiento frontal y líneas incluso atrevidas. El hardware, en general responde bien, pero los 4 GB de RAM nos parece un pequeño fallo para el momento del año en el que estamos. Su cámara, por cierto, es excelente.

El uso de la NPU se va notando con el paso del tiempo, pero no hablamos de un elemento que aumente la funcionalidad del Huawei Mate 10 de forma dramática, ya que por sí mismo esta es buena. El caso es que estamos ante un terminal muy potente, bonito y que recorta distancias con los modelos “top”, y que además tiene un precio que es atractivo (699 euros). Eso sí, la protección IP68 debería estar presente.

Lo mejor

  • Gran autonomía
  • Cámara de buena calidad
  • Buen rendimiento en general

Lo peor

  • Sólo incluye 4 GB de RAM
  • Se resbala más de lo esperado
  • EMUI no avanza tanto como se esperaba

Puntuación Huawei Mate 10


Opiniones



Los campos con * son obligatorios.

Sin opiniones