Honor 10

Análisis del Honor 10

Valoración: 8 de 10

Ya hemos probado uno de los modelos que, ya lo adelantamos, creemos que van a reinar en la gama media de producto en este año 2018. Hablamos del Honor 10, un dispositivo que incluye todo para destacar y ser diferencial en un segmento del mercado en el que es muy complicado ser de lo mejor que existe.

La evolución del mejor de los modelos de la compañía Honor está siendo realmente buena, desde el Honor 7, que fue un buen aperitivo, hasta el terminal que hemos analizado en esta ocasión lo cierto es que hay avances importantes y, por ello, no es de extrañar que la cuota de mercado de la compañía aumenta año tras año. El caso, es que el Honor 10 es un muy buen teléfono, con muchos rasgos que son habituales en la gama alta sin que por ello su precio sea desorbitado (la versión de 128 GB de almacenamiento, que es la que hemos probado, se queda en sólo 449 euros). Es decir, que puede que estemos ante un cambio de paradigma en el mercado Android y que esta firma sea la nueva OnePlus.

Imagen trasera del Honor 10

Sin más, pasamos a indicar la experiencia de uso y opciones -sin olvidar los resultados en las pruebas- que ofrece el nuevo Honor 10, un modelo que tiene características muy importantes y un diseño que para nada desentona en el mercado actual ya que utiliza opciones que le hacen ser atractivo.

Aspecto y líneas del Honor 10

En la presentación en Europa del Honor 10 se hizo mucho hincapié en el diseño que ofrece el Honor 10. Este modelo, acabado en metal y cristal -incluso en su parte trasera-, llega con novedades interesantes. Este, por un lado, le hacen atractivo y por otro aumenta su utilidad en algunas situaciones. El caso, es que el aspecto premium es innegable y se nota un esfuerzo -que da sus frutos- por ofrecer un buen acabado… que salta a la vista nada más tener en la mano el teléfono.

En nuestro caso hemos probado el modelo de color plata, pero los verdaderamente llamativos son los denominados Phamton que cambian de color según es la incidencia de la luz (eso sí, si se pone una funda al dispositivo, esta característica diferencial se pierde en el limbo). Esto permite no aburrirse fácilmente del aspecto del Honor 10. La forma en la que se consigue esto es la inclusión de quince capas de vidrio en 3D que se combinan de forma única y que no aumentan de forma evidente ni el peso ni el grosor del terminal (153 gramos y 7,7 milímetros, respectivamente). Las huellas no se quedan especialmente marcadas, pero sí que se notan, y la durabilidad que hemos comprobado que ofrece el dispositivo es alta -incluso al llevarlo en el bolsillo del pantalón-.

Aspecto frontal del Honor 10

En la parte frontal del Honor 10 hay dos elementos que destacan, aparte del buen aprovechamiento frontal y que el terminal es estrecho debido a que el panel tiene un ratio de 19:9. El primero es que, como ocurre con el Huawei P20, el dispositivo incluye notch en la parte superior. Este incluye el altavoz para las conversaciones, así como la cámara frontal y los sensores -que ya comentaremos que posibilitan el uso de reconocimiento facial-. Con unas dimensiones correctas, este elemento es posible ocultarlo por software y permite al dispositivo unirse a la tendencia actual lo que hace que sea moderno -otra cosa es que te guste más o menos este añadido, pero como hemos indicado tiene solución-.

El segundo elemento que destaca en la parte delantera del Honor 10 es el lector de huellas, que tiene unas dimensiones reducidas pero que es fácil localizarlo. Se integra bajo el cristal frontal, y esto hace que sea diferencial, pero a la vez permite que se pueda utilizar en situaciones complejas, como por ejemplo con las manos mojadas como hemos comprobado. Su respuesta es excelente y permite el uso de algunos gestos que ayudan a la navegación. Un buen accesorio que no era habitual encontrarlo de esta forma y que, lo cierto, va de maravilla.

Lector de huellas del Honor 10

En la parte posterior, aparte de lo indicado de los colores, el Honor 10 es un modelo muy uniforme y que llega con un buen acabado que favorece el agarre (muy bien la ergonomía, por cierto). Aquí destaca especialmente la cámara trasera que consta de dos sensores en horizontal -y que sobresale algo de la carcasa, pero no hace que el smartphone baile al colocarlo en una mesa-. Los laterales con cierta redondez tienen a la derecha los botones hardware de volumen y encendido y, en la parte izquierda, está la bandeja para las dos tarjetas SIM… nada de uso de microSD.

Lateral del Honor 10

En la parte superior del Honor 10 está el emisor de infrarrojos, buen detalle este, y en la inferior estas conexiones: toma de auriculares, bien por la firma asiática; el altavoz para el sonido que no es estéreo pero que no desentona ni en los altos ni en los medios -un poco en los bajos- y,  además, el puerto USB tipo C. Es decir, lo que se espera de un modelo pensado para destacar frente a la competencia y a nuestro juicio lo consigue ya que es muy redondo.

En definitiva, el Honor 10 es un modelo atractivo, de sencillo manejo pese a una pantalla de grandes dimensiones, y que estéticamente es de lo mejor que actualmente hay en el mercado de gama media. La gestión de la incidencia de la luz es muy llamativa, y detalles como el uso de notch o el emisor de infrarrojos le hacen ser completo. Nos ha convencido… pero es una pena que no ofrezca protección frente al agua y polvo, quizá tocaba ya en esta generación.

Notch pantalla del Honor 10

El panel integrado en el Honor 10

Las dimensiones de este componente son de 5,84 pulgadas y, como hemos indicado, incluye un notch en la parte superior -que no es muy grande- y el ratio es de 19:9. Esto hace que la pantalla sea alargada -se ofrece la opción de  ajustar el software que se ejecuta de forma adecuada, lo que se recomendamos hacer para disfrutar al máximo de la superficie de este elemento-. La resolución es Full HD+, ganando unos cuantos píxeles por lo comentado antes, y es posible modificar esto por software. Es decir, que se incluye todo lo que se espera de un modelo de calidad como es el Honor 10, incluida protección Gorilla Glass que es efectiva.

Panel del teléfono Honor 10

La densidad de píxeles que ofrece el terminal es de 432 ppp, lo que asegura una definición sin fisuras, y esto es así junto con una representación muy fiable de los colores en el panel IPS integrado. El brillo es lo suficientemente potente, se llega a los 500 nits como se ve en la ficha técnica del Honor 10, la gestión automática de este no da problemas (aunque, en interiores, es un poco lenta). Con unos buenos ángulos de visión, lo cierto es que la experiencia visual que se consigue es realmente buena.

Aquí vamos a comentar el reconocimiento facial. Este se vale para trabajar de los sensores frontales así como de la cámara frontal, y su funcionamiento es bastante bueno- incluso algo mejor de lo esperado, y poco o nada tiene que envidiar a la del Huawei P20-. Eso sí, no llega a los niveles que ofrecen algunos modelos de gama alta (esto lo decimos debido a que en lugares con muy poca luz en ocasiones falla un poco). En líneas generales, es una buena herramienta que funciona bastante bien e, incluso, no tiene excesivos problemas con las gafas.

Por cierto, que la funcionalidad de levantar y que se active la pantalla del terminal para que entre en juego esta herramienta es realmente positiva y  funcional -se puede cambiar esto por software-, favoreciendo claramente que se utilice el reconocimiento facial. En definitiva, no se han limitado a incluir esta opción en el terminal sin más. Está bien trabajada.

Análisis en vídeo del Honor 10

A continuación, puedes ver el  vídeo que han grabado en Android Ayuda en el que verás en vivo y en directo las opciones que ofrece el nuevo Honor 10:

Hardware del Honor 10

Los componentes que son parte de este smartphone, seguro, que resultan familiares a más de uno. El procesador es un Kirin 970, el más potente de Huawei que integra ocho núcleos Cortex-A73 los cuatro más potentes y Cortex-A53 los pensados para la ejecución de tareas poco pesadas. En su interior existe un chip NPU, que se utiliza para tareas de Inteligencia Artificial, y una gráfica o GPU Mali-G72 MP12. A esto se le suman 4 GB de RAM que es una cantidad que está bien para su segmento del mercado. El cóctel es positivo, con un rendimiento bastante bueno, que permite una experiencia de uso destacada con todo tipo de aplicaciones -incluso en multitarea- y ejecuciones de su sistema operativo Android oreo (con EMUI). Por lo tanto, está al nivel de muchos de los mejores terminales de gama alta del mercado actual sin ningún tipo de dudas.

Trasera del Honor 10

Almacenamiento puede ser de 64 o 128 GB, sin posibilidad de ampliarlo con el uso de tarjetas microSD. El rendimiento de este componente, al menos en el modelo de mayor capacidad, es muy bueno en la lectura, pero mucho más flojo en la escritura. Una dualidad para la que no encontramos mucha explicación pero que ahí está. Evidentemente no hace que el funcionamiento del Honor 10 sea malo, ni mucho menos. Por cierto, que en la conectividad inalámbrica hemos comprobado que se ha mejorado de forma evidente el funcionamiento de este terminal respecto al que sustituye en el mercado. Así, el acceso WiFi es muy estable y con una muy buena cobertura -en el Honor 9 en ocasiones fallaba- y, en 4G, no detectamos problema alguno a acceder a datos en condiciones de movilidad. Eso sí, la versión Bluetooth es 4.2, por lo que no salta a la quinta siendo esto algo en lo que se aparece al Huawei P20 (eso sí, el chip NFC está presente, por lo que realizar pago móviles es completamente posible).

Resultado en Basemark del Honor10

A continuación, dejamos los resultados de las pruebas de rendimiento que generalmente utilizamos en MovilZona para comprobar la capacidad de los terminales móviles:

La experiencia de uso en general obtenida con el Honor 10 es bastante buena, no hemos detectado “lag” alguno ni con los juegos más exigentes, lo que es una excelente noticia y demuestra que las cosas se han hecho bien. Además, opciones adicionales que se incluyen en el hardware permiten sacar partido al chip NPU integrado -más allá de la fotografía- para un uso más intuitivo del terminal. Un ejemplo es la funcionalidad HiTouch, que activa la identificación de productos con la cámara (para ello se instala software adicional), y que es bastante eficiente. El caso, es que este dispositivo da más de lo que se espera de él.

La batería del Honor 10 llega con una carga de 3.400 mAh, algo más de lo que existe en el modelo anterior de la firma, y en condiciones normales conseguir un día de uso es lo habitual (pero poco más se puede exprimir al dispositivo en este apartado). Con la pantalla encendida de forma constante superar las ocho horas es lo que indica la media de las diferentes pruebas que hicimos, es un tiempo correcto, pero sin llegar a ser lo mejor que se puede encontrar. La razón que hace que esto sea así es que el procesador no ofrece la mejor de las optimizaciones (sin ser crítico en el consumo).

El terminal dispone de carga rápida tipo Super Charge, con un proceso realmente bueno donde en media hora lo normal es superar el 50%. Eso sí, nada de uso inalámbrico, lo que por otro lado es lógico debido al precio que tiene el Honor 10 -y, esto, pese al uso de cristal en su carcasa trasera-. En resumidas cuentas, cumple en autonomía, pero no destaca especialmente.

Cámaras del Honor 10

Tres son los sensores que llegan con el Honor 10, dos para la cámara principal y trasera y, otro, para la propia que se utiliza para hacer selfies. Los primores son elementos de 16 (F:1.8)  y 24 megapíxeles, siendo el primero el que se utiliza para las imágenes en color y, el segundo, para las monocromáticas. Es decir una forma de trabajar que ya es conocida en la marca. El componente frontal es de 24 Mpx  con apertura F:2.0, y esta es una marca excelente todo hay que decirlo.

Cámara del Honor 10

La calidad de las fotos que se hacen con la cámara del Honor 10 es muy buena, no llega a los niveles del Huawei P20 pero cumplen más que sobradamente para todo tipo de situaciones. Buen rango dinámico en general, colores bastante reales y con una ausencia de ruido bastante notable. Esto también es así con poca luz, pero lo cierto es que aquí aparece algo de grano y en ocasiones tiene dificultades para enfocar rápida (lo que he hecho que algunas tomas salieran ligeramente movidas y el Modo noche no corrige especialmente esto).

El terminal llega con opciones como Modo retrato, que se comporta con bastante dignidad pero no hay milagros (como ocurre con los nuevos Huawei, creemos que funciona más el apartado denominado Apertura para este cometido). Y, además, no falta el zoom 2X, que es bastante preciso pese a no ser óptico al 100%. En resumen, un buen comportamiento.

Al Honor 10 no le falta inteligencia artificial para reconocer diferentes escenas (con hasta 500 elementos en veintidós categorías exactamente) y su funcionamiento es bastante positivo ya que es muy rápido y efectivo. Eso sí, se tiende a sobresaturar los colores y, por ello, es un poco agresivo el funcionamiento… pero la inmensa mayoría de los usuarios seguro que lo agradecen y es un gran añadido ya que incluso es capaz de ajustar diferentes áreas de una misma toma.

Estos son algunos ejemplos de lo que es posible hacer con el Honor 10 a la hora de hacer fotografías:

La aplicación es muy parecida a la que utiliza el Huawei P20, pero hay algunas diferencias que no limitan su usabilidad. Una de las que creemos que es importante es la opción de deshabilitar en un botón directo la inteligencia artificial lo que siempre es una buena posibilidad. Por lo demás, este desarrollo es rápido y nos ha gustado mucho.

En lo que tiene que ver con la grabación de vídeo, los resultados son bastante buenos, con una calidad máxima de 4K y que, por suerte, ofrece un autoenfoque rápido y, además, con una estabilización mejor de lo esperado -pero sin ofrecer milagros, claro-.

Conclusión

Está clarísimo que el Honor 10 es uno de los mejores terminales de gama media que se pueden encontrar en el mercado y, además, con un precio realmente competitivo. Su rendimiento es propio de la gama alta y el diseño muy llamativo y que le hace ser de los mejores de este año. Además, sus hasta 128 GB de almacenamiento, desgraciadamente no ampliables, son todo un caramelo para muchos.

No todo es bueno, ya que la autonomía no nos ha dejado el mejor sabor de boca posible, sin ser excesivamente mala, y no nos ha gustado que este modelo no incluye protección frente al agua y polvo ya que hubiera sido un excelente colofón. Por contra, nos han convencido sus cámaras, pese a lo agresivo de la inteligencia artificial, y la inclusión de notch en la pantalla le confieren un aspecto muy actual. En definitiva, un gran terminal este Honor 10.

Lo mejor

  • Diseño muy atractivo
  • Rendimiento sin fisuras
  • Cámara de buen comportamiento

Lo peor

  • Autonomía algo por debajo de lo esperado
  • No permite ampliar el almacenamiento
  • No dispone de protección frente al agua y polvo

Puntuación del Honor 10